martes, 23 de agosto de 2016

CAZAFANTASMAS (GHOTSBUSTERS) -2016-

Repleta de guiños a los fans e incluso ironizando sobre algunos de los elementos del film de 1984, el film, en parte, naufraga debido a un flojo guión que presenta un malo sin carisma alguno, unas protas casi intercambiables y un Chris Hemsworth, que, aunque hace denodados esfuerzos por resultar gracioso, tiene que defender un personaje con muy pocas lineas de dialogo realmente brillantes.
NOSTALGIA IMPOSIBLE 

Calificación: 2/5 


Una medianamente entretenida actualización de la exitosa saga ochentera que, a pesar de unos personajes poco carismáticos, un bajo porcentaje de chistes realmente desternillantes, un ritmo atonal y un guión demasiado funcional, puede reportarnos dos horas de diversión veraniega si uno no se pone muy exquisito. 

Está comprobado que estas operaciones nostálgicas raramente funcionan óptimamente. Han pasado 30 años y nosotros somos otras personas cuyos gustos, intereses y afinidades han ido evolucionando e, igual de importante, el mundo que nos rodea no es que haya cambiado, sino que pertenece a otra era, la de Internet, donde todo se magnifica. En definitiva, como decía Pablo Neruda, “nosotros, los de entonces, ya no somos los mismos”. Por ello, pretender que este film nos haga salir alucinados del cine como consiguieron los originales Ghostbusters (Akroyd, Murray y el llorado Ramis) al que se dedica la película es algo ingenuo.

Muchos fans acabaron decepcionados después de las expectativas depositadas en actualizaciones de sagas como Indiana Jones o Star Wars. Sin embargo, si revisaramos entregas como El templo maldito o El retorno del Jedi, veremos que no hay una diferencia tan abismal entre antiguas y nuevas películas. Los autores de los nuevos films (como en este caso, Feig) se declaran fans acérrimos de los films primigenios y acometen su labor con reverencia casi sagrada. Pero quizá por eso mismo (o no) sus obras quedan en pálidas fotocopias. Cada época tiene su idiosicrancia e intentar transpolar el espíritu de una historia tan ochentera a nuestros días es trabajo baldio.

Repleta de guiños a los fans e incluso ironizando sobre algunos de los elementos del film de 1984, el film, en parte, naufraga debido a un flojo guión que presenta un malo sin carisma alguno, unas protas casi intercambiables y un Chris Hemsworth, que, aunque hace denodados esfuerzos por resultar gracioso, tiene que defender un personaje con muy pocas lineas de dialogo realmente brillantes (puede ser que sea comentario sobre el signo de los tiempos pero el hecho es que no está conseguido).

El ritmo tampoco acaba de funcionar. La narración es plana y no hay respiro pero tampoco momentos para asentar un relato que deje la más mínima huella en la memoria. Si bien no me aburrí mientras la veía, no puedo recordar ni un solo momento que me llamara la atención. Así el film queda como una burbuja aparente que explota conforme abandonas la sala. Por cierto, los créditos finales valen la pena y esconden en su final, una pequeña escena que prepara una secuela que exisitirá dependiendo del éxito en taquilla del film que nos ocupa, que parece que está siendo más bien escaso.

FICHA ARTISTICA Y SINOPSIS


Estados Unidos, 2016.-  117  minutos.- Director: Paul Feig.- Intérpretes: Melissa McCarthy, Kristen Wiig, Leslie Jones, Kate McKinnon, Cecily Strong, Chris Hemsworth, Andy Garcia, Michael Kenneth Williams, Neil Casey, Matt Walsh, Nate Corddry, Mark Burzenski, Pat Kiernan, Nick Austin, Bill Murray, Ernie Hudson, Sigourney Weaver.- AVENTURAS DE CIENCIA-FICCION.-  Manhattan, Nueva York. Después de casi treinta años sin saber de ellos, los fantasmas y demonios se han vuelto a escapar de los infiernos para destruir la ciudad. Esta vez un nuevo equipo de Cazafantasmas, formado por un grupo de cuatro mujeres, está dispuesto a terminar con cualquier amenaza espectral. 

martes, 16 de agosto de 2016

ESCUADRON SUICIDA –SUICIDE SQUAD- (2016)

A los pocos días del estreno, leí un titular tan falaz como inteligente (como la mayoría de los de la pervertida prensa actual): “un taquillazo contradice las malas críticas de Escuadrón suicida”. La falacia es que se comparan dos elementos que no tienen nada que ver: una opinión con el hecho de comprar una entrada. Habría que comparar las críticas con las opiniones del público al salir de la sala. El hecho de que se vendan miles de miles de entradas no quiere decir que a la gente le guste lo que ha visto. De hecho las críticas de espectadores en internet han sido mayoritariamente negativas. 


MARGOT ROBBIE, BUENAS CANCIONES…Y LA NADA MÁS ABSOLUTA 


Calificación: 1/5 



Un ejemplo paradigmático de las peores características del cine actual basado en comics: argumentos que dan para un corto hinchados hasta las dos horas o más, larguísimas presentaciones del nuevo universo sin apenas nudo y desenlace eterno, peleas cuerpo a cuerpo y enfrentamientos armados eternos, repetitivos e intercambiables entre las diferentes cintas, efectos especiales clónicos, mucho primer plano y escenas nocturnas para ahorrar en producción, desarrollo cero de los personajes (si hubieran quitado al Joker nadie lo hubiera notado) ñoñerías varias como esa insoportable hija de Will Smith, profundidad psicológica abisal, falta de ritmo e interés una vez que se ponen las cartas sobre la mesa, sobrexplicación de algunas claves del argumento y confusión y precipitación en otras, tufo conservador bajo una apariencia destroyer...

  ¿Quieren que siga o es suficiente? El comic es el género dominante del siglo XXI como lo fue el western, el cine negro, el drama o el policiaco en otras décadas. Al igual que con el western dentro de un tiempo, veremos que muchas pelis-comic son intercambiables entre sí, es decir “visto un western, vistos todos”. Pero la diferencia es que hay decenas de westerns memorables que se salen del patrón tópico y creo que nos basta con los dedos de una mano para hablar de pelis-comic que, además, son cine con mayúsculas. Porque ese ese es uno de los problemas de este tipo de películas. Tienen muy poco que ver con el cine. Hay que partir del hecho de que la mayoría de sus fans, son fans de los comics y no del cine, con lo cual no ven otro tipo de películas y, paradigmáticamente, confunden calidad y fidelidad. Asi, una buena peli-comic es aquella que es absolutamente fiel al original, no aquella que está bien narrada, dirigida, producida, ambientada, interpretada y demás parámetros cinematográficos.

El segundo problema es que antes los productores generaban muchas pelis comerciales y reservaban una parte de las ganancias para producir films de calidad que les reportaran prestigio. Ahora los beneficios se dedican a producir más pelis comerciales y ganar más y más dinero. El prestigio no paga ranchos. ¡Por Dios! Si ya no hay ni pelis de polis, ni dramas, ni buenas comedias…

Y seguirán en esta filosofía mientras los blockbusters actuales den dinero. Así cada vez que un blockbusters de este tipo arrasa en taquilla y una peli interesante se da el batacazo, el buen cine muere un poco más.

 Hablemos ahora de la reacción ante este film. Muchos fans del cine-comic esperaban con expectación el estreno de este film gracias a la profusa campaña de marketing que, como en otras ocasiones, parece más importante que el propio film y a la que se dedica una parte importante de su presupuesto. Como ya decía William Goldman en su imprescindible libro de 1982, “Aventuras y desventuras de un guionista en Hollywood” hay algunas películas tan caras, con la que se arriesga tanto dinero que aún se vuelven mucho más caras porque hay que sumarle el dinero de la publicidad para minimizar al máximo el riesgo del descalabro. A los pocos días del estreno, leí un titular tan falaz como inteligente (como la mayoría de los de la pervertida prensa actual): “un taquillazo contradice las malas críticas de Escuadrón suicida”. La falacia es que se comparan dos elementos que no tienen nada que ver: una opinión con el hecho de comprar una entrada. Habría que comparar las críticas con las opiniones del público al salir de la sala. El hecho de que se vendan miles de miles de entradas no quiere decir que a la gente le guste lo que ha visto. De hecho las críticas de espectadores en internet han sido mayoritariamente negativas. Detrás de esa noticia se agazapa la manipulación del mundo del consumo: El consumidor nunca se equivoca, el cliente siempre tiene la razón, el público es soberano. Así matas dos pajaros de un tiro: te cargas a los que te critican y refuerzas a tu cliente al que puede que no le haya gustado tu producto pero se siente reforzado en su decisión compartida con millones de personas.

 ¿El público (entre el que me incluyo) siempre tiene la razón? ¿Decidimos lo que consumimos? Evidentemente no. Porque las elecciones son limitadas. Hay muchos productos culturales que no consumimos porque desconocemos de su existencia. Unos porque no tienen suficiente dinero para hacerse visibles, otros porque fueron concebidos por productores caídos en desgracia en el estudio correspondiente y sus sucesores se aseguran de hundirlos para demostrar que el predecesor no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Otros porque el departamento de marketing no sabe dónde ubicarlos entre los 5 tipos de pelis que se hacen hoy en día (indie, terror, comedia tonta, comic y aventuras fantásticas), otros porque son demasiado molestos, incomodos o críticos, etc Sin embargo, otros los consumimos exclusivamente porque nos lo meten por los ojos y si no los conoces quedas fuera de muchas conversaciones y te sientes fuera de lo que está de moda.

Oferta y moda son elementos fundamentales. ¿Por qué mi madre y sus amigas veían La clave y Lou Grant hace treinta años y ahora la telebasura de Telecinco? Porque la oferta ha cambiado terriblemente y porque si alguna de ellas ven una peli rara no van a poder comentarla con nadie.

 ¿Por qué los progres de los 70 veían cine de autor y ahora se dan cuenta de que bastantes de esas películas son insufribles? Porque era cool ver cine que no gustaba al régimen franquista y tras el debate sesudo podías llevarte a la cama a alguna chica fascinada por tu sapiencia antisistema.

 ¿Por qué la gente iba en masa a ver Love Story, una historia de amor entre chico rico y chica pobre que acaba con la trágica muerte de ella cuando se estaba viviendo la era hippie del amor libre? Porque los chicos sabían que después de un funeral (real o ficticio) la gente se entrega irracionalmente al sexo para contrarrestar la tragedia de la muerte y si llevaban una chica a verla, además de parecer sensibles, esa noche seguro que triunfaban.

 ¿Por qué la peli más taquillera de 1970 fue Aeropuerto y ahora nadie quiere verla y todos preferimos Aterriza como puedas? Pues volviendo a Goldman porque todas esas pelis llegaron en el momento adecuado. No importa su calidad ni la capacidad de perdurar sino de gustar a la gente en el momento en el que se hicieron…y que pasaran por taquilla que es el lógico y comprensible objetivo de la industria del cine.

Hablamos antes de que el Hollywood actual seguirá haciendo este cine hasta que fracase en taquilla. ¿Afecta que Escuadrón suicida no haya gustado en general? Creo que no. El cabreo se nos pasara con la siguiente campaña de marketing. Haremos todo lo posible por olvidar el desencanto e iremos a ver la siguiente peli sobredimensionada porque queremos, deseamos locamente que nos guste lo que se estrena…porque nos gusta ir al cine. Y la peli volverá a ser una castaña. Y el buen cine volverá a morir un poco.

Dirán con razón que casi no he hablado de la peli. Pero es que más allá del título de mi reseña (lo de Margot Robbie hace referencia tanto a su innegable belleza como a su estupenda interpretación) poco más hay que decir. Y eso que la primera media hora de presentación de personajes no me estaba aburriendo…aunque sea una copia barata de la sobrevalorada Doce del patíbulo.

FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Estados Unidos, 2016.- 123 minutos.- Director: David Ayer.- Intérpretes: Will Smith, Jared Leto, Margot Robbie, Jai Courtney, Joel Kinnaman, Viola Davis, Cara Delevingne, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Adam Beach, Jay Hernandez, Karen Fukuhara, Scott Eastwood, Jim Parrack, Ike Barinholtz, Ben Affleck.- COMIC.- Mientras el gobierno de EE.UU no tiene claro cómo responder a una visita alienígena a la Tierra con intenciones malignas, Amanda 'El Muro' Waller, la líder de la agencia secreta A.R.G.U.S., ofrece una curiosa solución: reclutar a los villanos más crueles, con habilidades letales e incluso mágicas, para que trabajen para ellos. Sin demasiadas opciones a dar una negativa, los ocho supervillanos más peligrosos del mundo acceden a colaborar con el Ejecutivo en peligrosas misiones secretas, casi suicidas, para así lograr limpiar su expediente

martes, 9 de agosto de 2016

AHORA ME VES 2 –NOW YOU SEE ME 2- (2016)


Qué ocurre cuando el film original no tiene nada de especial como para merecer una segunda parte, salvo el hecho de que recaudó mucho más dinero del que sus propios responsables esperaban? Pues que la secuela roza la bazofia: un film sin alma ni interés cuyo visionado es básicamente una pérdida de tiempo. 



SI LO EXPLICAS TANTO, PIERDE LA MAGIA
Calificación: 1,5/5 




Una decepcionante secuela del agradable entretenimiento estrenado hace tres veranos. Coppola dijo hace muchos años que una película original es como el sexo que tienes con tu novia idolatrada, se trata de un acto de amor… mientras que las secuelas son como el que tienes con una prostituta, una pura transacción comercial. Aunque no se aplicó el cuento con su magnífica El padrino II, que en ciertos aspectos supera al original, el director de Apocalypse now tenía mucha razón.

Y…¿Qué ocurre cuando el film original no tiene nada de especial como para merecer una segunda parte, salvo el hecho de que recaudó mucho más dinero del que sus propios responsables esperaban? Pues que la secuela roza la bazofia: un film sin alma ni interés cuyo visionado es básicamente una pérdida de tiempo.

En primer lugar, los creadores tratan a la cinta de 2013 como un objeto de culto en lugar del pasarratos que era y durante todo el film dan por hecho de que nos acordamos de las claves de la primera parte como si fuera un film que nos reunimos a ver con los colegas cada seis meses o algo así.  Por ello algunas escenas son básicamente incomprensibles si alguien no se ha tomado la baldía molestia de revisar la peli anterior.

Además, a la cinta le cuesta mucho arrancar y cuando lo hace y desvela sus cartas, es mucho peor. Tenemos una minúscula trama lo cual no sería un problema si los personajes tuvieran encanto y las peripecias fueran sorprendentes. Pero salimos perdiendo con el cambio de Isla Fisher por Lizzy Caplan (y eso que esta actriz me parece muy competente pero aquí le hacen declamar unos diálogos imposibles) y el doble personaje del casi siempre divertido Woody Harrelson resulta estomagante. Por no hablar de la incorporación de Daniel Radcliffe en un inadecuado papel.

El relativo efecto sorpresa de la primera entrega aquí desaparece totalmente y siempre da la sensación de que el guion se ha escrito a toda prisa y que todo el mundo pasaba por allí para recoger el cheque. El film acaba siendo un correcalles sin sentido, formado por una escena fallida detrás de otra, explicaciones de los trucos enormemente anticinematográficas y momentos absurdos que sólo quieren ser fardadas para epatar al público más impresionable como la muy ridícula y alargada (como todo el film) secuencia del cacheo de los héroes en la cámara de seguridad.

 FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Estados Unidos, 2016.- 123 minutos.- Director: Jon Chu.- Intérpretes: Mark Ruffalo, Woody Harrelson, Jesse Eisenberg, Dave Franco, Morgan Freeman, Michael Caine, Daniel Radcliffe, Lizzy Caplan.- COMEDIA DE ACCION.- Un año después de despistar al FBI y conseguir la admiración del público con sus espectáculos mentales, los cuatro jinetes vuelven a la luz pública, pero un nuevo enemigo se propone arruinar su golpe más espectacular y peligroso hasta la fecha...

martes, 2 de agosto de 2016

MONEY MONSTER (2016)

La cinta es esencialmente entretenida y poseedora de un buen ritmo que nunca decae. Es cierto que la tensión es más teórica que real, no llega a palparse. De igual manera, varios tramos del guion son esencialmente inverosímiles del mismo modo que el film podría haber llegado mucho más lejos en su componente crítico. A dicha inverosimilitud colabora el personaje de Clooney, lastrado por una verdad absoluta de la industria: Las estrellas no quieren interpretar personajes esencialmente detestables.


LA LOCURA QUE NOS RODEA PLASMADA CON RITMO Y PERSPICAZ CINISMO


 Calificación: 3/5



 Un film que funciona como entretenimiento pero que también fustiga los claroscuros y la corrupción de nuestra sociedad quizá de manera insuficiente y simplista pero efectiva y mostrando un espíritu critico y (auto)crítico muy de agradecer. El simple hecho de que en el Hollywood actual haya surgido este proyecto y se haya hecho realidad plasmado en un interesante film ya es de agradecer. La industria cinematográfica actual ha encontrado hace años la fórmula que llevaba ansiando desde las sucesivas crisis de finales de los 50, mediados de los 60 y principios de los 80. Esa fórmula con la que ahuyentar el fantasma del que habla William Goldman (guionista de La princesa prometida entre otras muchas) en los dos volúmenes de su imprescindible: “Aventuras y desventuras de un guionista en Hollywood”: La sensación entre los miembros de la industria de que “nadie sabía nada” sobre los gustos del público y que cada film era un prototipo único difícil de vender.

 La fórmula (casi) mágica se ha alcanzado en forma de una filosofía de producción que gira alrededor de escasos géneros y nulo riesgo: Adaptación de comics, traslación a la pantalla de éxitos literarios fundamentalmente fantásticos, cine de terror, algo de comedia simple, dosis de cine indie y…poco más. ¡Dios Mio! Si casi ya ni se producen thrillers y policiacos porque en el último lustro, la mayoría han sido ignorados por el público. Parece que, por fin, Hollywood sabe lo que la gente quiere y no va a dejar de dárselo mientras la cosa siga siendo rentable. Algo por otra parte totalmente lógico y nada criticable. La pregunta sería que ha pasado en nuestra sociedad para que el público de la espalda al resto de géneros.

 En este contexto es muy difícil, aunque nunca imposible, que los artistas se salgan del tiesto, aportando una visión no monolítica de nuestro mundo y tiempo. El productor Heslov, muchas veces asociado a George Clooney, (Agosto, Argo, Los Idus de Marzo, Los hombres que miraban fijamente a las cabras) es de los pocos que todavía hace “pelis de pensar, de reflexionae”, una de las habilidades que nos diferencia como humanos pero que nos empeñamos en evitar. A veces se equivoca pero por lo menos lo intenta.

 Ahora junto a su inseparable Clooney, de la Roberts y confiando en Jodie Foster detrás de las cámaras por cuarta vez y un trio de guionistas acostumbrados a trabajar juntos en cine y televisión (Grimm, The bridge) levanta un proyecto anticorriente que sólo será un relativo éxito comercial por la protagonismo de ambas estrellas.

La cinta es esencialmente entretenida y poseedora de un buen ritmo que nunca decae. Es cierto que la tensión es más teórica que real, no llega a palparse. De igual manera, varios tramos del guion son esencialmente inverosímiles del mismo modo que el film podría haber llegado mucho más lejos en su componente crítico. A dicha inverosimilitud colabora el personaje de Clooney, lastrado por una verdad absoluta de la industria: Las estrellas no quieren interpretar personajes esencialmente detestables. Así su rol pasa de ser un egocéntrico insoportable, un triunfador obsceno en su indecencia a casi un héroe.

 Como contrapartida, el guion nos regala varias escenas en las que parece que la trama se va a perder por el desagüe del sentimentalismo más raciamente hollywoodiense. Aquí está lo mejor de la función. No sólo no lo hace sino que saca a la luz unas cargas de cinismo, inteligente y cómico no amargado ni sabiondo, que son, sin duda, lo mejor de la función.

FICHA ARTISTICA Y SINOPSIS 

Estados Unidos, 2016.- 100 minutos.- Director: Jodie Foster.- Intérpretes: George Clooney, Julia Roberts, Jack O'Connell, Caitriona Balfe, Dominic West, Giancarlo Esposito, Dennis Boutsikaris, Darri Ingolfsson, Christopher Denham, Anthony DeSando, Jennifer Dong, Ivan Martin, Cliff Moylan, Vernon Campbell, Joseph Oliveira, Chris Bauer.- DRAMA.- Lee Gates, un famoso presentador de televisión, es también uno de los principales gurús de Wall Street. Pero cuando el joven Kyle Budwell, siguiendo sus consejos, pierde todo el dinero de su familia, decide secuestrar a Gates durante la emisión en directo de su programa.