martes, 22 de marzo de 2016

MUSTANG (2015)

Se palpa en los fotogramas que la directora y co-guionista, la turca nacionalizada francesa Deniz Gamze Ergüven, nos habla de algo que conoce muy bien y ha vivido muy cerca. Esa inmediatez, esa cercanía a lo narrado, esa rabia apenas contenida es, a la vez, su mejor aliado y su peor enemigo en su doble labor artística.


IMPRESCINDIBLE DENUNCIA NO EXENTA DE CUALIDADES CINEMATOGRÁFICAS

 
Calificación: 3,5/5 



Asistiendo a la proyección de Mustang en imprescindible VOS, tuve la sensación de estar viendo una cinta de denuncia de la época de la transición española. Salvando las distancias geográficas, generacionales, culturales y de medios técnicos de los que se disponía en cada momento, el germen del proyecto es el mismo: la genuina, justificada y visceral rabia ante las injusticias de los totalitarismos, ya sean políticos, religiosos o del signo que sean. No es un cine surgido de la caudalosa mente creativa de un guionista que fabula en el territorio de lo imaginario sino que proviene de la necesidad de plasmar un grito de ira en forma artística.

Se palpa en los fotogramas que la directora, y co-guionista, la turca nacionalizada francesa Deniz Gamze Ergüven nos habla de algo que conoce muy bien y ha vivido muy cerca. Esa inmediatez, esa cercanía a lo narrado, esa rabia apenas contenida es, a la vez, su mejor aliado y su peor enemigo en su doble labor artística. Porque la cinta nos regala momentos memorables como la manera brillante e inesperada en la que se filma el viaje en autobús a un partido de futbol y la posterior asistencia de las chicas al mismo. Recordando a Las vírgenes suicidas (1999), la mejor película de Sofia Coppola, se contrasta la realidad de las frías imágenes televisivas con la fiesta infinita que supone esa escapada para las chicas. Más parece que están danzando a los ritmos de moda en el club más in de la ciudad que asistiendo a un partido de la histérica liga de futbol turca. Otros momentos de gran belleza y sabiduría fílmica son el inicial baño en el mar que lo desencadena todo el drama (aunque la peli deja bien claro que podría haber sido cualquier otra cosa), un terrible disparo en off o los momentos de intimidad entre las hermanas.

Pero junto a ello, encontramos escenas que rayan en el tremendismo, en la exageración y en la excesiva evidencia cinematográfica (seguro que en la vida real es mucho peor, pero “LO REAL” no siempre funciona bien en pantalla) sólo perdonable bajo el parámetro de un cine de guerrilla, de lo inmediato, que, como decía, me recuerda a nuestro cine de la primera democracia, en el que se mostraban los temas más delicados sin filtro alguno. Erguven, afortunadamente, procura mantener la cabeza fría y no caer en efectismos innecesarios y sólo carga las tintas en el personaje del tío de las protagonistas.

Otro defecto del film, bastante más evitable, son algunas inverosimilitudes de guion (ese personaje salvador que aceptamos porque, ante todo, estamos ante una bella fábula moral) y escenas rodadas de manera artificial como la secuencia al poco de iniciarse la cinta en la que la abuela castiga físicamente a las niñas en la que las chicas (al contrario del resto de la cinta aparecen ante nuestros ojos “actuando” en lugar de “siendo ellas”). Aunque se ha comentado mucho, no está de menos señalar que el casting de las 5 hermanas y su interpretación es el gran acierto de un film que podría ser un desastre con actrices peor elegidas.



 FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Francia-Turquía-Alemania, 2015.- 97 minutos.- Director: Deniz Gamze Ergüven.- Intérpretes: Erol Afsin, Ilayda Akdogan, Doga Zeynep Doguslu, Elit Iscan, Ayberk Pekcan, Günes Sensoy, Tugba Sunguroglu.- DRAMA SOCIAL.- En un pequeño pueblo, al norte de Turquía, cinco hermanas huérfanas de edades comprendidas entre los 12 y los 16 años pasan el verano en un jardín paradisíaco de risas y juegos inocentes sobre las olas del Mar Negro con los chicos de la escuela. Sin embargo, la condición de la mujer en el país no tardará en provocar rumores de inmoralidad y escándalo de las jóvenes, así que sus familiares, a través de la abuela y el tío, deciden hacerse cargo del asunto; esto es, prepararlas y precipitarlas hacia su destino de futuras esposas.

jueves, 17 de marzo de 2016

REMEMBER (2015)

Se le acusa de realización televisiva aunque la verdad que, sin ser un prodigio de dirección, Egoyan opta por un trabajo invisible al servicio de la historia y de las interpretaciones. También se habla de inverosimilitud cuando es evidente que si insistes en mostrar 4,5,6 veces como este anciano se salta los controles de seguridad de manera fraglante y obtiene un arma cuando nunca debería hacerlo, no es por un fallo de guión sino porque quieres satirizar la negligencia y el contubernio con la venta y el uso de armas


ATREVIDA, IRREGULAR Y PINTORESCA FABULA MORAL 

 Calificación: 2,5/5


La muy curiosa trayectoria cinematográfica del director canadiense de origen armenio Atom Egoyan y su relación con la crítica especializada es francamente interesante y digna de un estudio mucho más extenso que estas líneas.

Al principio deslumbró a la impresionable critica que acude a los festivales con una serie de films, con Exótica a la cabeza, que mostraban una voz propia indudable. Eran películas entre la pedantería y la genialidad muy alejadas de lo que se solia ver en las pantallas por aquel entonces y quizá por ello fueron sobrevaloradas. Después se volvió más clásico en la forma pero más interesante en el contenido. La critica empezó a desencantarse mientras que yo empecé a seguirlo: El dulce porvenir, El viaje de Felicia, Chloe, Cautivos mantenían su principal virtud como cineasta; su capacidad hipnotica. Dejo de hacer cine indie para empezar a hacer las pelis que le apetecían y a contar las historias que realmente le interesaban.

Todas ellas tienen un sello de autor que no tiene tanto que ver con la forma (aunque sí que la potencialidad para atraparte con sus relatos sigue estando ahí) sino con las inquietudes temáticas: la memoria, el peso del pasado, la obsesión, la necesidad de venganza o al menos de retribución de algún tipo por el dolor sufrido, etc… Se estrena ahora de tapadillo, su film más reciente hasta la fecha, recibido con diversidad de opiniones.

Y ¿Qué quieren que les diga? A mí sus 95 minutos se me pasaron en un santiamén, entré en la historia desde el primer momento y tuve la sensación de asistir a una película libre que no tiene nada que ver con las corrientes dominantes en el cine actual. Se le acusa de realización televisiva aunque la verdad que, sin ser un prodigio de dirección, Egoyan opta por un trabajo invisible al servicio de la historia y de las interpretaciones. También se habla de inverosimilitud cuando es evidente que si insistes en mostrar 4,5,6 veces como este anciano se salta los controles de seguridad de manera fraglante y obtiene un arma cuando nunca debería hacerlo, no es por un fallo de guión sino porque quieres satirizar la negligencia y el contubernio con la venta y el uso de armas…paradigmática es la escena en la que un guardia de seguridad de unos grandes almacenes textiles le revisa la bolsa para comprobar que no ha robado nada al tiempo que se congratula que la pistola que lleva encima es el mismo modelo que su primer arma)

También se ha criticado que banalice el genocidio con una trama rocambolesca. Creo que es eficaz en su forma y resultado y consigue trasmitir su defensa de la necesidad de la memoria histórica del genocidio, siendo respetuosa con las víctimas. Egoyan, en fin, consigue un thriller eficaz y peculiar que sin alcanzar la excelencia sí que funciona como producto artesanal competente.

FICHA ARTISTICA Y SINPOSIS

Canadá, 2015.- 95 minutos.- Director: Atom Egoyan.- Intérpretes: Christopher Plummer, Dean Norris, Martin Landau, Henry Czerny, Jürgen Prochnow, Bruno Ganz.- DRAMA.- Zev es un judío superviviente del Holocausto ya de 90 años y con alzheimer que busca a Rudy, un criminal de guerra nazi que fue responsable de la muerte de su familia, con el objetivo de asesinarlo.

martes, 8 de marzo de 2016

LA HABITACION (ROOM) -2015-

 Contando con una notable dirección y guión es indudable que el film no pasaría de ser otra buena muestra de cine indie si no contara con dos grandes interpretaciones, las cuales representan como pocas veces se ha visto en el cine moderno el intangible, eterno e indestructible vínculo entre madre e hijo. Si a eso añadimos la valentía de dividir la cinta en dos partes antagónicas, encontramos la razón de su triunfo. 


CUANDO EL DRAMA SOCIAL ES CINEMATOGRAFICO Y  NO SOLO BIENINTENCIONADO


CALIFICACION: 3/5



Asistiendo a la proyección de la interesante 'Room', uno siente todavía más indignación cuando recuerda a toda esa pléyade de cine social que lo confía todo a la necesidad de su denuncia y a la crudeza de la injusticia que se está denunciando, sin aportar ninguna cualidad artística añadida. El director de esta cinta, que lleva en activo desde 2004 con tres films más, se convierte en un nombre a seguir que el año pasado ya empezó a hacer ruido con la excéntrica 'Frank', que se atrevía a ponerle una caja en la cabeza al sex-symbol del momento, Michael Fassbender, también conocido como Fassmiembro.

 Contando con una notable dirección y guión es indudable que el film no pasaría de ser otra buena muestra de cine indie si no contara con dos grandes interpretaciones, las cuales representan como pocas veces se ha visto en el cine moderno el intangible, eterno e indestructible vínculo entre madre e hijo. Si a eso añadimos la valentía de dividir la cinta en dos partes antagónicas, encontramos la razón de su triunfo.

Efectivamente, la adaptación de la popular novela de Agnes Donohue está claramente dividida en dos partes y este hecho juega a su favor y en su contra a la vez. A su favor porque hacía tiempo que no nos encontrábamos un film que a la hora parece finiquitado y, por tanto, el espectador se siente profundamente sorprendido, preguntándose qué deparará la hora de metraje que todavía nos espera. Sin embargo, este aspecto también juega en su contra ya que esa expectativa puede devenir frustrante, ya que el primer acto se basa en el suspense mientras que el segundo lo hace en la reflexión, el análisis y la descripción social de una manera mucho más apagada en su tono y ritmo pero coherente con las renovadas inquietudes y objetivos del guión.

 Ya no se busca que el espectador vibre con la peripecia, sino con las cargas de profundidad de las connotaciones terribles de lo narrado anteriormente. Aquí los dos protagonistas se enfrentan a la inmensidad de la vida real y sus connotaciones y, sobre todo, al juicio de los que nunca entenderán el infierno por el que han pasado. Porque el pensamiento único es uno de los temas fundamentales del film. Modélica y paradigmática al respecto es la escena en la que el niño no acepta que su madre le abra los ojos sobre cómo es el mundo real, ya que prefiere el pequeño universo que había creado para él. Siendo la escena más evidente al respecto, no es menos cierto que el momento más revelador sobre este mundo actual, donde el mayor enemigo es el libre pensamiento, es la entrevista televisiva, amarillista e intransigente, a la que someten al personaje de Brie Larson. Este es, quizá, el momento más terrible del film, aunque lo realmente terrorífico es que no provenga del psicópata deleznable, sino de una reputada periodista que no se mueve por su trastorno psíquico, su incapacidad para la empatía, sino por intereses pecuniarios.



FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS

Irlanda-Canada, 2015.- 121 minutos.- Director: Lenny Abrahamson.- Intérpretes: Brie Larson, Jacob Tremblay, Joan Allen, William H. Macy, Megan Park, Amanda Brugel, Sean Bridgers, Joe Pingue, Chantelle Chung, Randal Edwards, Jack Fulton, Kate Drummond.- DRAMA PSICÓLOGO.- Para Jack, un niño de cinco años, la habitación es el mundo entero, el lugar donde nació, donde come, juega y aprende con su madre. Por la noche, mamá lo pone a dormir en el armario, por si viene el viejo Nick. La habitación es el hogar de Jack, mientras que para su madre es el cubículo donde lleva siete años encerrada, secuestrada desde los 19 años. Con gran tesón e ingenio, la joven ha creado en ese reducido espacio una vida para su hijo, y su amor por él es lo único que le permite soportar lo insoportable. Sin embargo, la curiosidad de Jack va en aumento, a la par que la desesperación de su madre, que sabe que la habitación no podrá contener ambas cosas por mucho más tiempo.

jueves, 3 de marzo de 2016

AVE CESAR (HAIL, CAESAR) -2015-

Asistimos a una broma privada con la que los participantes en la misma se lo han pasado genial pero que no consiguen trasmitir esa felicidad y gozo al auditorio.
La anécdota argumental es mínima lo que tampoco sería problema si las diferentes peripecias y personajes presentados a lo largo de la trama tuvieran una cohesión interna. Pero asistimos a una especie de borrador en el que se apuntan muchas ideas interesantes nunca suficientemente desarrolladas.


DIVERTIMENTO MUY MENOR DE LOS HERMANOS COEN 


Calificación: 2,5/5 




Seguramente con el objetivo de preservar su propia salud mental, los Hermanos Coen alternan, como se puede comprobar echándole un vistazo a su ya extensa filmografía, films serios e intensos con obras más ligeras y festivas. Así tras la minoritaria Un tipo serio, el remake del western Valor de ley y la magnífica pero desoladora A propósito de Llewyn Davis… tocaba comedia. En principio, esto no tiene porqué ser algo malo. Los directores de Minnesota nos han regalado gozosas y descacharrantes monumentos cómicos como El gran Lebowski, Arizona Baby o Quemar después de leer, las cuales se cuentan entre sus grandes obras.

Pero en Ave Cesar, como ya les ocurrió a Martin Scorsese con la ya lejana New York, New York (1977) y a otros muchos directores estadounidenses, los Coen se pierden en el laberinto de la nostalgia de la era dorada de Hollywood y se olvidan de contar una buena historia. Da la impresión viendo Ave Cesar que asistimos a una broma privada con la que los participantes en la misma se lo han pasado genial pero que no consiguen trasmitir esa felicidad y gozo al auditorio.



La anécdota argumental es mínima lo que tampoco sería problema si las diferentes peripecias y personajes presentados a lo largo de la trama tuvieran una cohesión interna. Pero asistimos a una especie de borrador en el que se apuntan muchas ideas interesantes nunca suficientemente desarrolladas. Más bien parece lo que los guionistas llaman la biblia argumental de una miniserie en la que sí que habría tiempo y calma para desarrollar todas esas propuestas potencialmente interesantes. Tal y como está presentado el menú cinéfilo de los Coen parece que éstos han rodado el film con el único objetivo de filmar una serie de secuencias manieristas que homenajean diversos subgéneros del cine clásico: el western de serie B (magníficas las escenas del vaquero y su lazo) las películas acuáticas de Esther Williams, el péplum o películas de romanos, el musical de Donen-Kelly con Un día en Nueva York a la cabeza o las películas paranoicas sobre el comunismo amenazante. 

Así el andamiaje argumental es muy débil y deslavazado y como en demasiadas cintas actuales, la historia es presentada durante demasiado tiempo y luego se acaba, sin que prácticamente haya nudo. La película consigue entretener y poco más, olvidándose con la misma facilidad con la que se disfruta.



FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Estados Unidos, 2015.- 106 minutos.- Director: Joel Coen y Ethan Coen.- Intérpretes: Josh Brolin, George Clooney, Ralph Fiennes, Tilda Swinton, Channing Tatum, Scarlett Johansson, Alden Ehrenreich, Frances McDormand, Jonah Hill, Christopher Lambert, Clancy Brown, Wayne Knight, Dolph Lundgren.- COMEDIA.- En el Hollywood de los años 50, uno de los grandes estudios pretende hacer una gran superproducción de romanos protagonizada por una gran estrella, pero el actor es secuestrado durante el rodaje.