jueves, 25 de febrero de 2016

SPOTLIGHT (2015)

EN LA MEJOR TRADICIÓN DEL PERIODISMO DE INVESTIGACIÓN 

Calificación: 3/5 


El director Thomas McCarthy se recupera del fracaso artístico pero también comercial de sus dos últimas películas, Win Win y Con la magia en los zapatos, y recobra el tono de sus dos mejores trabajos, Vias cruzadas y The visitor. Además, por primera vez, consigue salir de la esfera indie y llegar al gran público con un film que si bien no tiene nada que ver con el cine comercial actual tampoco mantiene las constantes, a veces reiterativas y agotadas, del cine independiente. Sin embargo, con Spotlight se vuelve a constatar que es mejor guionista que director, brillando mucho más en la construcción de relatos cinematográficos que en la puesta en escena. Eso sí, en sus películas (siendo ésta un ejemplo paradigmático) siempre consigue sacar el máximo partido al reparto, erigiéndose en uno de los más competentes directores de actores del Hollywood actual.

Con un material tan interesante y prometedor como el caso real en el que se basa el film, McCarthy se tenía que limitar a no fastidiarla…y eso es básicamente lo que hace. En pocas ocasiones consigue la brillantez o la excelencia pero nunca comete errores ni tampoco aburre, se dispersa o patina a la hora de recrear el caso y sus implicaciones.

A todos nos viene a la cabeza lo que hubiera podido hacer David Fincher con este argumento pero McCarthy opta por soluciones más convencionales que dan lugar a un film que hubiera sido magnífico hace 30 o 40 años pero que hoy en día luce un tanto apagado y convencional.

Los hallazgos principales los encontramos en la caracterización de algunos personajes como el que magníficamente interpreta Ruffalo, representación de todo el genuino dolor de aquél que se ha educado en la tradición católica y asiste con horror ante los delitos de algunos de sus miembros y la pasividad de las altas jerarquías de la iglesia. No se queda a la zaga como acierto la descripción de la importancia de la religión católica como vertebradora de toda una ciudad, Boston y el riesgo que supone para el personaje de Keaton sacar a la luz toda la inmundicia ocultada por sus amigos y compañeros de escuela, a la sazón fuerzas vivas fundamentales de la urbe. Keaton se enfrenta al dilema de tener que seguir viviendo entre ellos, una vez que la verdad salga a la luz o mirar para otro lado.

Sin embargo, la película da demasiadas vueltas sobre sí misma en el tramo central y carece de genuina emoción como para recibir la consideración de algo más, que no es poco, de una sólida y recomendable cinta.



 FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Estados Unidos, 2015.- 121 minutos.- Director: Thomas McCarthy.- Intérpretes: Mark Ruffalo, Michael Keaton, Rachel McAdams, Liev Schreiber, John Slattery, Stanley Tucci, Brian d'Arcy James, Gene Amoroso, Billy Crudup, Elena Wohl, Doug Murray, Sharon McFarlane.- DRAMA PERIODISTICO.- En 2002, un equipo de reporteros de investigación del Boston Globe destapó los escándalos de pederastia cometidos durante décadas por curas de Massachussets. La publicación de estos hechos, que la archidiócesis de Boston intentó ocultar, sacudió a la Iglesia Católica como institución

martes, 23 de febrero de 2016

LA JUVENTUD –YOUTH- (2015)

LA GRAN BELLEZA DE LA VEJEZ, LA FRUSTRACIÓN Y LA REDENCIÓN 

Calificación: 3,5/5 



Paolo Sorrentino, el director de ese placer estético llamado La gran belleza mantiene el pulso en su nuevo film y, conservando el alto nivel de éxtasis visual, se adentra en senderos narrativos bastante diferentes pero complementarios con los de su anterior e inolvidable obra. Si en aquel film ganador del Oscar reflexionaba sobre la decadencia de la ciudad eterna y, por extensión, de toda una cultura y una forma de ver la vida esencialmente mediterránea, aquí su foco de interés es bien diferente. Su bisturí nada indoloro con el alma se centra en tipos anglosajones y las preocupaciones discurren por los terrenos de la decrepitud, la frustración, las oportunidades perdidas, la redención, la dificultad de conciliación de carrera profesional y vida personal, el perdón, la reconciliación con los errores del pasado, la inevitable desconexión con el progreso imparable que se lleva por delante la educación sentimental y la cultura popular de generaciones enteras…

Esta amplitud de temas e inquietudes lleva obviamente a la dispersión y a la ambición desmedida y, por tanto, los detractores del italiano tienen espacio de sobra para defenestrarlo. No sólo se le puede achacar un exceso de ambición sino también algunos pueden ver toneladas de pedantería. Si no se entra en la propuesta del director italiano más destacable del cine actual, el film puede resultar aburrido, hueco y pedante. Sin embargo, y en mi caso, disfrute enormemente de la propuesta por su riesgo, su belleza, su nulo temor a tratar temas incomodos sobre las relaciones personales y sentimentales.

De esta manera Sorrentino me atrapó desde el primer minuto gracias también a un perfecto ritmo interno coherente con lo que se está contando, unas prodigiosas interpretaciones (recomendable verla en versión original) y un inteligente uso del lenguaje cinematográfico. Sólo algunos bajones de ritmo y ciertas escenas prescindibles alejan al film de la excelencia.



FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Italia-Suiza-Francia-Reino Unido, 2015.- 121 minutos.- Director: Paolo Sorrentino.- Intérpretes: Michael Caine, Harvey Keitel, Rachel Weisz, Paul Dano, Jane Fonda, Tom Lipinski, Poppy Corby-Tuech, Madalina Diana Ghenea.- DRAMA.- Fred Ballinger, un gran director de orquesta, pasa unas vacaciones en un hotel de los Alpes con su hija Lena y su amigo Mick, un director de cine al que le cuesta acabar su última película. Fred hace tiempo que ha renunciado a su carrera musical, pero hay alguien que quiere que vuelva a trabajar; desde Londres llega un emisario de la reina Isabel, que debe convencerlo para dirigir un concierto en el Palacio de Buckingham, con motivo del cumpleaños del príncipe Felipe.

jueves, 18 de febrero de 2016

EL RENACIDO –THE REVENANT- (2015)

Se puede acusar al cine de Iñarritu de muchas cosas pero no, desde luego, de rutinario. Iñarritu y su equipo se complica la vida, se mete en berenjenales más que importantes y se reta a sí mismo para alcanzar la excelencia. En El renacido, el director y su cómplice el director de fotografía argentino Emmanuel Chivo Lubezki (que ya puede ir haciendo hueco en su estantería para un nuevo Oscar) se lían la manta en la cabeza y filman las dos horas y media del film prácticamente en su totalidad en exteriores, en condiciones extremas y con una deslumbrante y arriesgada fotografía que se salda con un triunfo histórico y en la verdadera marca de estilo de esta probable ganadora de los Oscars de 2015.


LA DIRECCION DE FOTOGRAFIA COMO MARCA DE ESTILO


Calificación: 3,5/5



 Si confrontamos superficialmente las dos cintas más recientes del director mejicano (la ganadora de los Oscars del año pasado, Birdman, y el film que  nos ocupa que va por el mismo camino en la ceremonia de este año) podríamos pensar que no tienen nada en común y que están concebidas por autores distintos. Ni las preocupaciones vitales, ni los personajes, ni su hábitat, ni la época histórica ni la concepción del mundo que se puede extraer muestran relación alguna. Desde luego, no se puede acusar al director de 21 gramos o Amores perros de repetirse un ápice en sus films más recientes.

Sin embargo, a nivel estético y narrativo, ambas obras son coherentes y complementarias. Tanto la odisea psicológica de Michael Keaton como la lucha contra la naturaleza de Di Caprio tienen en común la concepción de la profesión cinematográfica como un oficio en continua búsqueda de la superación y la innovación. Muchas veces he denunciado que muchos directores y técnicos de la industria hollywoodiense actual se toman su profesión como un trabajo de 9 a 5 en el que el principal objetivo es complicarse la vida lo menos posible, asumir cero riesgos, cumplir sino reducir los plazos de rodaje, repetir fórmulas gastadas y llenar la pantalla de primeros planos (haga falta o no) para reducir al máximo los problemas de producción de todo tipo (fotografía, decorados, localizaciones, raccord), Todo ello,  sabedores que a la mayoría del público sólo le interesa ver rostros bellos y famosos en pantalla y la anécdota argumental, desprendiendo así al séptimo arte de lo que le diferencia del teatro o la literatura: la capacidad de trasmitir emociones de manera inconsciente a través del despliegue de recursos visuales que el brillante artista cinematográfico comparte en su lienzo personal: el fotograma que será proyectado en las pantallas de todo el mundo. Esta manera rutinaria de hacer películas ha dado lugar a que el cine haya involucionado convirtiéndose en un medio de comunicación analfabeto en el que la mayoría de las veces no se utiliza ni el 10% de sus posibilidades expresivas.

Se puede acusar al cine de Iñarritu de muchas cosas pero no, desde luego, de rutinario. Iñarritu y su equipo se complica la vida, se mete en berenjenales más que importantes y se reta a sí mismo para alcanzar la excelencia. Si Birdman estaba concebida como un gran, único (y gracias a las nuevas tecnologías) falso plano secuencia con el reto que eso supone para la dirección, la interpretación y la fotografía, en El renacido, el director y su cómplice el director de fotografía argentino Emmanuel Chivo Lubezki (que ya puede ir haciendo hueco en su estantería para un nuevo Oscar) se lían la manta en la cabeza y filman las dos horas y media del film prácticamente en su totalidad en exteriores, en condiciones extremas y con una deslumbrante y arriesgada fotografía que se salda con un triunfo histórico y en la verdadera marca de estilo de esta probable ganadora de los Oscars de 2015.

La concepción del film es hiperrealista sin olvidar el componente poético que recuerda por momentos al mejor Terrence Malick. Desde la primera secuencia, el film nos coge por el cuello y ya estamos imbuidos de la salvaje Norteamérica del siglo XIX. Eso sí, aunque hay evidentes críticas al colonialismo y a la codicia, que nadie espere una trama compleja (el argumento se puede resumir en una página), metáforas que expliquen el sentido de la vida ni subtextos perspicaces. Sin embargo, el aburrimiento no me invadió en ningún momento, aunque, por desgracia y eso la aleja de la condición de obra maestra, los bajones de ritmo son evidentes. Este es un film fundamentalmente experiencial cuyo objetivo es que compartamos con el personaje de Di  Caprio una odisea sobrehumana de supervivencia. El film, que se inspira en la misma novela que dio lugar a un film de 1971, El hombre de una tierra salvaje, me recordó mucho más a otro maravilloso film de aquella época, Las aventuras de Jeremiah Johnson de Sydney Pollack con Robert Redford. El film que nos ocupa sería su actualización sin autocensura. Porque un aviso para navegantes: la crudeza de la vida salvaje es mostrada sin tapujos y, por tanto, el film no es apto para todos los estómagos.

Finalmente indicar que si, después de cinco nominaciones, no le dan el Oscar a Di Caprio ya no se lo harán hasta que sea un octagenario al que le cueste articular sus palabras de agradecimiento. No se queda a la zaga uno de los actores del momento, Tom Hardy (Mad Max) también nominado. Pero me quedo con la mirada inquisitiva de Leo al auditorio en el plano final, momento en el que ya se ha quedado sin razones para seguir sobreviviendo.


FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS

Estados Unidos, 2015.-  156  minutos.- Director: Alejandro Gonzalez Iñarritu.- Intérpretes: Leonardo Di Caprio, Tom Hardy, Domhnall Gleeson, Will Poulter, Forrest Goodluck, Paul Anderson, Kristoffer Joner, Joshua Burge.- WESTERN DRAMATICO Y DE SUPERVIVENCIA.- Año 1823. En las profundidades de la América salvaje, el explorador Hugh Glass (Leonardo DiCaprio) participa junto a su hijo mestizo Hawk en una expedición de tramperos que recolecta pieles. Glass resulta gravemente herido por el ataque de un oso y es abandonado a su suerte por un traicionero miembro de su equipo, John Fitzgerald (Tom Hardy). Con la fuerza de voluntad como su única arma, Glass deberá enfrentarse a un territorio hostil, a un invierno brutal y a la guerra constante entre las tribus de nativos americanos, en una búsqueda implacable para conseguir vengarse

martes, 16 de febrero de 2016

LA GRAN APUESTA –THE BIG SHOT (2015)

La gran fortaleza de esta magnífica cinta está en sus interpretaciones y en el brillante guion firmado a cuatro manos entre el director y Charles Randolph (autor de Amor y otras drogas y La vida de David Gale). Este libreto obra el milagro de trasmitir un arsenal de densa y rigurosa información que el espectador medio puede asimilar gracias a una sublime habilidad didáctica que usa como eficaz arma un humor vitriólico. Que el tono sea ligero no significa que las cargas de profundidad crítica sean descafeinadas


HILARANTE MACROECONOMIA PARA DUMMIES…COMO YO


Calificación: 3,5/5 



 He de confesar que acudía a ver una de las cintas más importantes de la carrera por los Oscars de este año con bastante prevención. Margin call e Inside Job fueron dos cintas respetables pero que me dieron más dolor de cabeza que otra cosa. Especialmente la segunda (Oscar al mejor documental) me pareció un aluvión asfixiante de datos que poco tenía que ver con lo que yo entiendo por cine y que si tuviera que definir con una palabra sería: EMOCION, concepto bastante olvidado por el Hollywood actual, industria siempre reflejo de una sociedad americana actualmente dominada por la dictadura de los fríos datos, todavía más fáciles de manipular que las emociones.

Por otra parte el director de bodrios como Hermanos por pelotas pero también de las hilarantes dos partes de las aventuras del reportero Ron Bugurdy nos daba la esperanza de encontrarnos con un espectáculo lúdico pero, seguramente, demasiado superficial. Pero, sin duda alguna, el cuarteto masculino protagonista era la mayor garantía de que podíamos encontrarnos con un film más que recomendable. Estos cuatro tipos raramente se suben al carro del fracaso.

La gran fortaleza de esta magnífica cinta está en sus interpretaciones y en el brillante guion firmado a cuatro manos entre el director y Charles Randolph (autor de Amor y otras drogas y La vida de David Gale). Este libreto obra el milagro de trasmitir un arsenal de densa y rigurosa información que el espectador medio puede asimilar gracias a una sublime habilidad didáctica que usa como eficaz arma un humor vitriólico. Que el tono sea ligero no significa que las cargas de profundidad crítica sean descafeinadas. Bien al contrario, y usando la máxima latina de enseñar deleitando, el film es tremendamente eficaz a la hora de denunciar sin tapujos y de manera sorprendente descarnada, en la cobarde industria hollywoodiense actual, quienes son los verdaderos culpables de nuestras miserias económicas actuales y sus perversos (aunque no se ha inventado todavía un adjetivo adecuado para su miseria moral) métodos para desplumar a los ciudadanos y a países enteros.

Si bien es cierto que, a pesar de los denodados esfuerzos por resultar diáfanos en las explicaciones (con descacharrantes intervenciones de invitados especiales de las que es mejor no saber nada antes de acudir a la sala de cine), sólo alcanzamos a comprender la idea general de lo que nos quiere trasmitir el film, no por ello su poso de amargura queda en saco roto. El personaje de Carrell concluye su participación con una frase con la que los autores del film son conscientes de la dificultad del objetivo que se han planteado y con la que cuentan estos depredadores económicos insaciables: Es más fácil echarle la culpa de nuestros males a los pobres y a los inmigrantes que esforzarse en entender este complejo entramado de macroeconomía.

Lo único que no me creo de la cinta, y permítanme la nota de humor, es que el personaje de Steve Carell focalice su vida en desenmascarar toda esta inmundicia, cuando está casado con la incomparable, maravillosa y nunca bien ponderada Marisa Tomei, a la que nunca ve. Perdónenme, pero eso no hay quien se lo crea.

FICHA ARTISTICA Y SINOPSIS

Estados Unidos, 2015.- 123 minutos.- Director: Adam McKay.- Intérpretes: Christian Bale, Steve Carell, Ryan Gosling, John Magaro, Finn Wittrock, Brad Pitt, Hamish Linklater, Rafe Spall, Jeremy Strong, Marisa Tomei, Melissa Leo.- COMEDIA DRAMATICA.- Cuando cuatro tipos fuera del sistema descubren que los grandes bancos, los medios de comunicación y el gobierno se niegan a reconocer el colapso de la economía, tienen una idea: "La Gran Apuesta"… pero sus inversiones de riesgo les conducen al lado oscuro de la banca moderna, donde deben poner en duda todo y a todos... Adaptación del libro “La gran apuesta” de Michael Lewis, que reflexiona sobre la quiebra del sector inmobiliario norteamericano que originó la crisis económica mundial en 2008.

jueves, 11 de febrero de 2016

STEVE JOBS (2015)

Sabedor de los peligros del subgénero, Sorkin se cubre las espaldas ante los agoreros que no disculpan ni una licencia poética y se marca un titánico ejercicio de concentración argumental,  condensando, en tres instantes de vida, una biografía fundamental para entender la transición de la era contemporánea a la tecnológica (de la que hablaran los libros de historia más pronto que tarde). Y los momentos no son elegidos al azar. Son definitorios de un personaje que entendió a la perfección que la gente no quiere que le vendan un producto, sino un storytelling vital, la sensación de pertenencia a una vanguardia de visionarios que entienden antes que nadie lo que está por venir.


MAGNIFICA SUBLIMACION DE LAS LIMITACIONES DEL BIOPIC


Calificación: 3/5




Los que me conocen saben que una de mis diversas cruzadas contra el Hollywood actual es contra su abuso de las biopics (películas biográficas) y, en general, la búsqueda de la inspiración en las historias basadas en hechos reales. Siempre he defendido que el tener que atenerse a lo realmente sucedido, limitaba la creatividad y la capacidad de fabulación inherente a la narración de historias. Pero ha tenido que llegar Aaron Sorkin (guionista de Algunos hombres buenos, La red social, Moneyball, El ala Oeste de la Casa Blanca, The newsroom –casi nada-) para taparme la boca. Este brillante escritor nos demuestra que el problema no estaba en la fuente de la que beber sino en la manera de utilizarla.

Sabedor de los peligros del subgénero, Sorkin se cubre las espaldas ante los agoreros que no disculpan ni una licencia poética y se marca un titánico ejercicio de concentración argumental,  condensando, en tres instantes de vida, una biografía fundamental para entender la transición de la era contemporánea a la tecnológica (de la que hablaran los libros de historia más pronto que tarde). Y los momentos no son elegidos al azar. Son definitorios de un personaje que entendió a la perfección que la gente no quiere que le vendan un producto, sino un storytelling vital, la sensación de pertenencia a una vanguardia de visionarios que entienden antes que nadie lo que está por venir, en definitiva no quieren un qué sino un porqué como explica Simon Sinek en su teoría del Circle of Gold. https://www.youtube.com/watch?v=u4ZoJKF_VuA

Estos tres destellos fugaces en la vida de Jobs son las presentaciones de sus tres productos informáticos estrella. En las horas previas a esos momentos que parecen dar sentido a la vida del visionario, Sorkin concentra la mayoría de aspectos personales, profesionales y familiares que componen una visión fundamentalmente agridulce del personaje. Sorkin, demostrando su perspicacia e inteligencia, va de lo particular a lo general, golpeándonos con una reflexión especialmente lúgubre de los claroscuros de la filosofía del éxito capitalista, especialmente la estadounidense, en la que hay que dejar a atrás la honestidad, los valores y la vida personal si se quiere llegar a la cima, donde, por supuesto, siempre hace mucho frío.

Que Sorkin nos iba a regalar un portentoso libreto entraba dentro de las expectativas al igual que no podíamos esperar otra cosa de Michael Fassbender y de mi idolatrada Kate Wislet que unas brillantísimas actuaciones que les han reportado sendas nominaciones a los Oscars, muy bien acompañados por la joven hija del gran actor secundario Sam Waterson, Katherine, que ya demostró su valía en la reciente y recomendable Puro vicio.

Sin embargo, era mucho más dudoso, por un lado, que necesitáramos una segunda biografía sobre el personaje tras la que llegó a nuestras pantallas hace un par de años interpretada por Ashton Kutcher y diversos documentales que han ido apareciendo ultimamente. El film que nos ocupa supera con creces esas reticencias previas que muchos teníamos gracias a las virtudes antes reseñadas.

Pero la gran duda era si el, muchas veces, acelerado, efectista y vacuo Danny Boyle iba estar a la altura del guion y los actores que le habían tocado en suerte. Y hay que reconocerle que se porta bien y no estropea lo que tiene entre manos. Sin renunciar a su discutible estilo visual, lo suaviza,  demostrando un notable trabajo de contención y una imaginativa experimentación con la evolución de las texturas de la fotografía cinematográfica, adecuándola a cada uno de los periodos narrados, desde principios de los 80 hasta los albores del siglo XXI. 

FICHA ARTISTICA Y SINOPSIS

Estados Unidos, 2015.-  121  minutos.- Director: Danny Boyle.- Intérpretes: Michael Fassbender, Kate Winslet, Seth Rogen, Jeff  Daniels, Katherine Waterston, Sarah Snook, Michael Stuhlbarg, Perla Haney-Jardine, Adam Shapiro.- DRAMA BIOGRAFICO.-   Biopic del mítico empresario y programador informático Steve Jobs (1955-2011), centrado en la época en la que lanzó los tres productos icónicos de Apple. 

miércoles, 10 de febrero de 2016

LOS ODIOSOS OCHO (THE HATEFUL EIGHT) -2015-

Siendo una mezcla de western pos-crepuscular, novela de misterio de Agatha Christie y reflexión sobre los mitos de la historia y las relaciones sociales de su país, Tarantino nos mete de lleno en las penurias de la dura vida en el Oeste y nos presenta un cuadro humano totalmente representativo de la sociedad multiétnica que se estaba formando en ese momento y que acabaría siendo una de las señas de identidad de ese inmenso país. 


TARANTINO MANTIENE EL TIPO PERO TIRA DE OFICIO Y RECURSO FACIL

                                                           CALIFICACION: 3/5



Dividida en varios capítulos bellamente fotografiados (aunque la filmación en interiores de gran parte del metraje desperdicia en cierto modo el formato panorámico) y punteados por una evocadora partitura del maestro Ennio Morricone, la cinta está nominada al Oscar en ambas categorías, junto a una tercera y última nominación para la soberbia interpretación secundaria de Jennifer Jason Leigh.

 El guión arranca con fuerza aunando diálogos ingeniosos, personajes pintorescos y cautivadores y situaciones que mezclan realismo descarnado con violencia pirotécnica (marca de la casa) y brillante excentricidad.  Aunque el film aguanta el tipo casi dos horas largas, muestra desmayos narrativos a partir de ese momento, baches de interés impropios en el cine de Tarantino y, sorprendentemente en su cine, uno empieza a desear que el film termine. Además, el autor de 'Pulp Fiction' se saca de la manga una vergonzante voz en off que no viene a cuento, que no apareció antes y que no vuelve a oírse después y que no queda claro a quien pertenece… más allá de un narrador del que no había noticia hasta ese momento.


 No sabemos si por su agria polémica con la policía estadounidense o por su -ATENCION SPOILER- por una magnífica anécdota que, como no, cuenta el personaje de Jackson sobre la, posiblemente, más descarnada y políticamente incorrecta felación jamas mostrada en un film de Hollywood -FIN DEL SPOILER-, el caso es que éste es el primer guión de Tarantino no nominado a los Oscars en mucho tiempo. Pero el film vale mucho la pena aunque sólo sea por las interpretaciones, algunos diálogos, esta anécdota y la memorable escena final en la que Tarantino, dentro de una narración de alta calidad cinemática, nos dice lo que opina sobre los mitos surgidos tras la Guerra Civil americana sobre las relaciones raciales en su país.


SINOPSIS Y FICHA TECNICA Y ARTISTICA

Pocos años después de la Guerra de Secesión, una diligencia avanza a toda velocidad por el invernal paisaje de Wyoming. Los pasajeros, el cazarrecompensas John Ruth y su fugitiva Daisy Domergue intentan llegar rápidamente al pueblo de Red Rock, donde Ruth entregará a Domergue a la justicia. Por el camino, se encuentran con dos desconocidos: el mayor Marquis Warren, un antiguo soldado de la Unión convertido en cazarrecompensas de mala reputación, y Chris Mannix un renegado sureño que afirma ser el nuevo sheriff del pueblo. Como se aproxima una ventisca, Ruth, Domergue, Warren y Mannix se refugian en la Mercería de Minnie, una parada para diligencias de un puerto de montaña. Cuando llegan al local se topan con cuatro rostros desconocidos. Bob, que se encuentra allí refugiado junto con Oswaldo Mobray (Tim Roth), verdugo de Red Rock, el vaquero Joe y el general confederado Sanford Smithers (Bruce Dern). Mientras la tormenta cae sobre la parada de montaña, los ocho viajeros descubren que tal vez no lleguen hasta Red Rock después de todo...

 Estados Unidos, 2014.- 167 minutos.- Director: Quentin Tarantino.- Intérpretes: Samuel L. Jackson, Kurt Russell, Jennifer Jason Leigh, Demian Bichir, Walton Goggins, Tim Roth, Bruce Dern, Michael Madsen, James Parks, Dana Gourrier, Zoë Bell, Channing Tatum, Lee Horsley, Gene Jones, Keith Jefferson, Craig Stark, Belinda Owino. WESTERN DRAMATICO.-

lunes, 8 de febrero de 2016

STAR WARS EPISODIO VII: EL DESPERTAR DE LA FUERZA (STAR WARS EPISODE VII: THE FORCE AWAKENS)

El reto que afrontaba Abrams con este nueva entrega de Star Wars era enorme. Contentar a públicos muy diferentes: Tanto a los nacidos en el siglo XXI como a los fans de la saga pertenecientes a varias generaciones, desde aquélla que fue en masa a las salas en 1977 a disfrutar de la cinta original a las que se unieron al fenómeno con la segunda trilogía. Contaba con una importante baza a su favor: los capítulos I-III fueron tan decepcionantes en líneas generales que bastaba hacerlo un poco mejor para ganar en la comparación. Y su film triunfa en esa confrontación, ya que es indudablemente superior al capítulo I y bastante mejor que los aceptables capítulo II y III. 


VOLVER A SER UN NIÑO...SOLO A RATOS

CALIFICACION: 3,5/5




Pero el verdadero desafío era no palidecer con los capítulos IV-VI y ahí lo pasa un poco peor a pesar de que intenta, desesperadamente, imitarlos. Además, no sólo lucha contra las pelis originales sino contra un contrincante mucho más duro: la memoria que todos guardamos del impacto que nos causaron las aventuras de Han Solo, Leia y Luke Skywalker. Posiblemente si pusiéramos delante de la pantalla a algún habitante de las regiones más remotas de nuestro planeta, aparte de pensar que estamos locos al dedicar tanto tiempo a ver las vidas ficticias de otros en lugar de vivir las nuestras propias, no apreciaría tanta diferencia entre las antiguas cintas y la nueva. Pero la memoria y la retroalimentada cultura popular lo magnifica y engrandece todo.

 Podemos decir que Abrams compite bien pero pierde finalmente en la comparación, especialmente en el careo con La guerra de las galaxias y El imperio contraataca ya que El retorno del Jedi es la prueba fehaciente de que todo se fue al garete cuando aparecieron los Ewoks.

 Abrams intenta que nos sintamos aquellos niños o adolescentes que vimos por primera vez las pelis originales y pone todo su empeño. Demuestra al usar soluciones narrativas y de montaje calcadas que se ha empapado de aquellas pelis, pero se queda en un aventajado imitador. No hay nada que demuestre que al otro lado del objetivo hay un autor con voz propia. Por supuesto, es algo deliberado ya que lo que se buscaba, legítimamente, era contentar y emocionar a las legiones de seguidores, fans e integristas de la saga. Imagino que tres de los grandes momentos de la peli ATENCION SPOILER ver de nuevo al Halcón milenario surcar los cielos, la demasiado previsible muerte de otro de los personajes y la aparición final de uno de los grandes personajes, les ha hecho soltar más de una lagrimita ya que hasta a mí me emocionó. FIN DEL SPOILER

 Star Wars VII arranca con fuerza gracias a una notable secuencia de acción y al protagonismo del gran actor de los últimos tiempos, Oscar Isaac, un tipo al que me creo haga el papel que haga. Es cierto que los dos actores jóvenes, especialmente él, presentan cierta bisoñez y falta de carisma provocando que cuando sólo están ellos en pantalla la cinta decaiga un poco pero nunca hasta límites intolerables.

 Quizá, bajo mi muy subjetivo punto de vista al respecto, se abuse de la acción pero, al menos, está narrada con claridad expositiva y las constantes idas y venidas consustanciales a la saga no crean confusión narrativa. Lo de acción es el signo de los tiempos. Hollywood es consciente que tras tres décadas adocenando al público con una acción inversamente proporcional a la profundidad psicológica, no puede de golpe y porrazo agobiar a las nuevas generaciones con la intensidad de El imperio contraataca. Porque no nos engañemos: Star Wars VII va dirigida a los fans pero que el film vaya a ser uno de los más taquilleros de la historia (sino el que más) va a depender que la mayoría silenciosa también pase por taquilla. Ayer era sociológicamente interesante observar como parte del público (el que acude por la consideración de acontecimiento del que se quiere ser participe y para poder tener algo de qué hablar estas navidades) suplicaban a sus amigos y familiares más avezados a que le resumieran la saga en lo que duraba la cola para sacar la entrada y así más o menos poder entender algo. En definitiva, no soy ni mucho menos un experto ni un fan de la saga Star Wars. De las 6 películas anteriores hay una que me gusta mucho (Episodio IV), otra que me parece una obra maestra del cine de entretenimiento (Episodio V) y tres que tolero (Episodio II, III y VI). Pero creo que el nuevo film contiene suficiente entretenimiento, carga icónica y nostágica para satisfacer a fans y no fans. Por lo menos, la saga que se cargó el cine hollywoodiense que realmente amo (el de estudio de personajes e introspección psicológica de los años 60 y 70) no me hace abandonar la sala como otras que no prefiero nombrar. Los que me conocen bien saben a lo que me refiero.

                                              SINOPSIS Y FICHA ARTÍSTICA

 Treinta años después de la victoria de la Alianza Rebelde sobre la segunda Estrella de la Muerte, la galaxia está todavía en guerra. Una nueva República se ha constituido, pero una siniestra organización, la Primera Orden, ha resurgido de las cenizas del Imperio Galáctico. A los héroes de antaño, que luchan ahora en la Resistencia, se suman nuevos héroes: Poe Dameron, un piloto de caza, Finn, un desertor de la Primera Orden, Rey, una joven chatarrera, y BB-8, un androide rodante. Todos ellos luchan contra las fuerzas del Mal: el Capitán Phasma, de la Primera Orden, y Kylo Ren, un temible y misterioso personaje que empuña un sable de luz roja.

Estados Unidos, 2015.- 135 minutos.- Director: J.J. Abrams.- Intérpretes: Daisy Ridley, John Boyega, Harrison Ford, Carrie Fisher, Oscar Isaac, Adam Driver, Domhnall Gleeson, Max von Sydow, Gwendoline Christie, Lupita Nyong'o, Andy Serkis, Anthony Daniels, Mark Hamill, Peter Mayhew, Kenny Baker, Katie Jarvis, Christina Chong, Miltos Yerolemou, Warwick Davis.- AVENTURAS DE CIENCIA-FICCION.