martes, 16 de agosto de 2016

ESCUADRON SUICIDA –SUICIDE SQUAD- (2016)

A los pocos días del estreno, leí un titular tan falaz como inteligente (como la mayoría de los de la pervertida prensa actual): “un taquillazo contradice las malas críticas de Escuadrón suicida”. La falacia es que se comparan dos elementos que no tienen nada que ver: una opinión con el hecho de comprar una entrada. Habría que comparar las críticas con las opiniones del público al salir de la sala. El hecho de que se vendan miles de miles de entradas no quiere decir que a la gente le guste lo que ha visto. De hecho las críticas de espectadores en internet han sido mayoritariamente negativas. 


MARGOT ROBBIE, BUENAS CANCIONES…Y LA NADA MÁS ABSOLUTA 


Calificación: 1/5 



Un ejemplo paradigmático de las peores características del cine actual basado en comics: argumentos que dan para un corto hinchados hasta las dos horas o más, larguísimas presentaciones del nuevo universo sin apenas nudo y desenlace eterno, peleas cuerpo a cuerpo y enfrentamientos armados eternos, repetitivos e intercambiables entre las diferentes cintas, efectos especiales clónicos, mucho primer plano y escenas nocturnas para ahorrar en producción, desarrollo cero de los personajes (si hubieran quitado al Joker nadie lo hubiera notado) ñoñerías varias como esa insoportable hija de Will Smith, profundidad psicológica abisal, falta de ritmo e interés una vez que se ponen las cartas sobre la mesa, sobrexplicación de algunas claves del argumento y confusión y precipitación en otras, tufo conservador bajo una apariencia destroyer...

  ¿Quieren que siga o es suficiente? El comic es el género dominante del siglo XXI como lo fue el western, el cine negro, el drama o el policiaco en otras décadas. Al igual que con el western dentro de un tiempo, veremos que muchas pelis-comic son intercambiables entre sí, es decir “visto un western, vistos todos”. Pero la diferencia es que hay decenas de westerns memorables que se salen del patrón tópico y creo que nos basta con los dedos de una mano para hablar de pelis-comic que, además, son cine con mayúsculas. Porque ese ese es uno de los problemas de este tipo de películas. Tienen muy poco que ver con el cine. Hay que partir del hecho de que la mayoría de sus fans, son fans de los comics y no del cine, con lo cual no ven otro tipo de películas y, paradigmáticamente, confunden calidad y fidelidad. Asi, una buena peli-comic es aquella que es absolutamente fiel al original, no aquella que está bien narrada, dirigida, producida, ambientada, interpretada y demás parámetros cinematográficos.

El segundo problema es que antes los productores generaban muchas pelis comerciales y reservaban una parte de las ganancias para producir films de calidad que les reportaran prestigio. Ahora los beneficios se dedican a producir más pelis comerciales y ganar más y más dinero. El prestigio no paga ranchos. ¡Por Dios! Si ya no hay ni pelis de polis, ni dramas, ni buenas comedias…

Y seguirán en esta filosofía mientras los blockbusters actuales den dinero. Así cada vez que un blockbusters de este tipo arrasa en taquilla y una peli interesante se da el batacazo, el buen cine muere un poco más.

 Hablemos ahora de la reacción ante este film. Muchos fans del cine-comic esperaban con expectación el estreno de este film gracias a la profusa campaña de marketing que, como en otras ocasiones, parece más importante que el propio film y a la que se dedica una parte importante de su presupuesto. Como ya decía William Goldman en su imprescindible libro de 1982, “Aventuras y desventuras de un guionista en Hollywood” hay algunas películas tan caras, con la que se arriesga tanto dinero que aún se vuelven mucho más caras porque hay que sumarle el dinero de la publicidad para minimizar al máximo el riesgo del descalabro. A los pocos días del estreno, leí un titular tan falaz como inteligente (como la mayoría de los de la pervertida prensa actual): “un taquillazo contradice las malas críticas de Escuadrón suicida”. La falacia es que se comparan dos elementos que no tienen nada que ver: una opinión con el hecho de comprar una entrada. Habría que comparar las críticas con las opiniones del público al salir de la sala. El hecho de que se vendan miles de miles de entradas no quiere decir que a la gente le guste lo que ha visto. De hecho las críticas de espectadores en internet han sido mayoritariamente negativas. Detrás de esa noticia se agazapa la manipulación del mundo del consumo: El consumidor nunca se equivoca, el cliente siempre tiene la razón, el público es soberano. Así matas dos pajaros de un tiro: te cargas a los que te critican y refuerzas a tu cliente al que puede que no le haya gustado tu producto pero se siente reforzado en su decisión compartida con millones de personas.

 ¿El público (entre el que me incluyo) siempre tiene la razón? ¿Decidimos lo que consumimos? Evidentemente no. Porque las elecciones son limitadas. Hay muchos productos culturales que no consumimos porque desconocemos de su existencia. Unos porque no tienen suficiente dinero para hacerse visibles, otros porque fueron concebidos por productores caídos en desgracia en el estudio correspondiente y sus sucesores se aseguran de hundirlos para demostrar que el predecesor no tenía ni idea de lo que estaba haciendo. Otros porque el departamento de marketing no sabe dónde ubicarlos entre los 5 tipos de pelis que se hacen hoy en día (indie, terror, comedia tonta, comic y aventuras fantásticas), otros porque son demasiado molestos, incomodos o críticos, etc Sin embargo, otros los consumimos exclusivamente porque nos lo meten por los ojos y si no los conoces quedas fuera de muchas conversaciones y te sientes fuera de lo que está de moda.

Oferta y moda son elementos fundamentales. ¿Por qué mi madre y sus amigas veían La clave y Lou Grant hace treinta años y ahora la telebasura de Telecinco? Porque la oferta ha cambiado terriblemente y porque si alguna de ellas ven una peli rara no van a poder comentarla con nadie.

 ¿Por qué los progres de los 70 veían cine de autor y ahora se dan cuenta de que bastantes de esas películas son insufribles? Porque era cool ver cine que no gustaba al régimen franquista y tras el debate sesudo podías llevarte a la cama a alguna chica fascinada por tu sapiencia antisistema.

 ¿Por qué la gente iba en masa a ver Love Story, una historia de amor entre chico rico y chica pobre que acaba con la trágica muerte de ella cuando se estaba viviendo la era hippie del amor libre? Porque los chicos sabían que después de un funeral (real o ficticio) la gente se entrega irracionalmente al sexo para contrarrestar la tragedia de la muerte y si llevaban una chica a verla, además de parecer sensibles, esa noche seguro que triunfaban.

 ¿Por qué la peli más taquillera de 1970 fue Aeropuerto y ahora nadie quiere verla y todos preferimos Aterriza como puedas? Pues volviendo a Goldman porque todas esas pelis llegaron en el momento adecuado. No importa su calidad ni la capacidad de perdurar sino de gustar a la gente en el momento en el que se hicieron…y que pasaran por taquilla que es el lógico y comprensible objetivo de la industria del cine.

Hablamos antes de que el Hollywood actual seguirá haciendo este cine hasta que fracase en taquilla. ¿Afecta que Escuadrón suicida no haya gustado en general? Creo que no. El cabreo se nos pasara con la siguiente campaña de marketing. Haremos todo lo posible por olvidar el desencanto e iremos a ver la siguiente peli sobredimensionada porque queremos, deseamos locamente que nos guste lo que se estrena…porque nos gusta ir al cine. Y la peli volverá a ser una castaña. Y el buen cine volverá a morir un poco.

Dirán con razón que casi no he hablado de la peli. Pero es que más allá del título de mi reseña (lo de Margot Robbie hace referencia tanto a su innegable belleza como a su estupenda interpretación) poco más hay que decir. Y eso que la primera media hora de presentación de personajes no me estaba aburriendo…aunque sea una copia barata de la sobrevalorada Doce del patíbulo.

FICHA ARTÍSTICA Y SINOPSIS 

Estados Unidos, 2016.- 123 minutos.- Director: David Ayer.- Intérpretes: Will Smith, Jared Leto, Margot Robbie, Jai Courtney, Joel Kinnaman, Viola Davis, Cara Delevingne, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Adam Beach, Jay Hernandez, Karen Fukuhara, Scott Eastwood, Jim Parrack, Ike Barinholtz, Ben Affleck.- COMIC.- Mientras el gobierno de EE.UU no tiene claro cómo responder a una visita alienígena a la Tierra con intenciones malignas, Amanda 'El Muro' Waller, la líder de la agencia secreta A.R.G.U.S., ofrece una curiosa solución: reclutar a los villanos más crueles, con habilidades letales e incluso mágicas, para que trabajen para ellos. Sin demasiadas opciones a dar una negativa, los ocho supervillanos más peligrosos del mundo acceden a colaborar con el Ejecutivo en peligrosas misiones secretas, casi suicidas, para así lograr limpiar su expediente

No hay comentarios: