jueves, 17 de marzo de 2016

REMEMBER (2015)

Se le acusa de realización televisiva aunque la verdad que, sin ser un prodigio de dirección, Egoyan opta por un trabajo invisible al servicio de la historia y de las interpretaciones. También se habla de inverosimilitud cuando es evidente que si insistes en mostrar 4,5,6 veces como este anciano se salta los controles de seguridad de manera fraglante y obtiene un arma cuando nunca debería hacerlo, no es por un fallo de guión sino porque quieres satirizar la negligencia y el contubernio con la venta y el uso de armas


ATREVIDA, IRREGULAR Y PINTORESCA FABULA MORAL 

 Calificación: 2,5/5


La muy curiosa trayectoria cinematográfica del director canadiense de origen armenio Atom Egoyan y su relación con la crítica especializada es francamente interesante y digna de un estudio mucho más extenso que estas líneas.

Al principio deslumbró a la impresionable critica que acude a los festivales con una serie de films, con Exótica a la cabeza, que mostraban una voz propia indudable. Eran películas entre la pedantería y la genialidad muy alejadas de lo que se solia ver en las pantallas por aquel entonces y quizá por ello fueron sobrevaloradas. Después se volvió más clásico en la forma pero más interesante en el contenido. La critica empezó a desencantarse mientras que yo empecé a seguirlo: El dulce porvenir, El viaje de Felicia, Chloe, Cautivos mantenían su principal virtud como cineasta; su capacidad hipnotica. Dejo de hacer cine indie para empezar a hacer las pelis que le apetecían y a contar las historias que realmente le interesaban.

Todas ellas tienen un sello de autor que no tiene tanto que ver con la forma (aunque sí que la potencialidad para atraparte con sus relatos sigue estando ahí) sino con las inquietudes temáticas: la memoria, el peso del pasado, la obsesión, la necesidad de venganza o al menos de retribución de algún tipo por el dolor sufrido, etc… Se estrena ahora de tapadillo, su film más reciente hasta la fecha, recibido con diversidad de opiniones.

Y ¿Qué quieren que les diga? A mí sus 95 minutos se me pasaron en un santiamén, entré en la historia desde el primer momento y tuve la sensación de asistir a una película libre que no tiene nada que ver con las corrientes dominantes en el cine actual. Se le acusa de realización televisiva aunque la verdad que, sin ser un prodigio de dirección, Egoyan opta por un trabajo invisible al servicio de la historia y de las interpretaciones. También se habla de inverosimilitud cuando es evidente que si insistes en mostrar 4,5,6 veces como este anciano se salta los controles de seguridad de manera fraglante y obtiene un arma cuando nunca debería hacerlo, no es por un fallo de guión sino porque quieres satirizar la negligencia y el contubernio con la venta y el uso de armas…paradigmática es la escena en la que un guardia de seguridad de unos grandes almacenes textiles le revisa la bolsa para comprobar que no ha robado nada al tiempo que se congratula que la pistola que lleva encima es el mismo modelo que su primer arma)

También se ha criticado que banalice el genocidio con una trama rocambolesca. Creo que es eficaz en su forma y resultado y consigue trasmitir su defensa de la necesidad de la memoria histórica del genocidio, siendo respetuosa con las víctimas. Egoyan, en fin, consigue un thriller eficaz y peculiar que sin alcanzar la excelencia sí que funciona como producto artesanal competente.

FICHA ARTISTICA Y SINPOSIS

Canadá, 2015.- 95 minutos.- Director: Atom Egoyan.- Intérpretes: Christopher Plummer, Dean Norris, Martin Landau, Henry Czerny, Jürgen Prochnow, Bruno Ganz.- DRAMA.- Zev es un judío superviviente del Holocausto ya de 90 años y con alzheimer que busca a Rudy, un criminal de guerra nazi que fue responsable de la muerte de su familia, con el objetivo de asesinarlo.

No hay comentarios: