lunes, 10 de agosto de 2015

UNA HISTORIA REAL –A TRUE STORY- (2015)


Hay más de un acierto en esta interesante reflexión sobre la identidad, la verdad y la ética que funciona cómo un termómetro moral de nuestro tiempo. Pero esta opera prima adolece de defectos que probablemente Goold pueda paliar en sucesivos intentos, siempre y cuando la industria angelina se lo permita.


MEJORES INTENCIONES QUE RESULTADOS 

CALIFICACIÓN: 2,5/5 


Estados Unidos, 2015 - 100 minutos. - Director: Rupert Goold.– Intérpretes: Jonah Hill, James Franco, Felicity Jones, Ethan Suplee, Gretchen Mol, Robert John Burke, Maria Dizzia.- THRILLER DRAMATICO.- Se ha de valorar en su justo mérito el atrevimiento de levantar este proyecto contracorriente de las modas actuales, en el contexto de un Hollywood copado por las adaptaciones de comics, los efectos especiales y las fórmulas de comprobado éxito que se repiten una y otra vez. Aunque, para mí, las intenciones arriesgadas son muy importantes en el arte, no se debe olvidar que los resultados también son muy importantes. Y esta opera prima adolece de defectos que probablemente Goold pueda paliar en sucesivos intentos, siempre y cuando la industria angelina se lo permita.

Y es que hay más de un acierto en esta interesante reflexión sobre la identidad, la verdad y la ética que funcionan cómo un termómetro moral de nuestro tiempo. Para empezar un potente arranque prodigio de concisión narrativa que durante la primera media hora nos embarca en una fascinante peripecia vital que compartimos con los protagonistas. El tono, el ritmo, la ambientación se complementan perfectamente con una prometedora historia y unos actores comprometidos con su trabajo. Todo ello hace concebir la esperanza de estar ante el sleeper del año, el tapado, la cinta que viene de tapadillo y se convierte en una de las mejores del año. 

Sin embargo, a partir del acuerdo al que llegan los dos protagonistas, la película se detiene, agoniza ante nuestros ojos y sólo se recupera en un desenlace de nuevo potente pero, aun así, inferior al arranque. La trama empieza a dar vueltas sobre sí misma y, lo peor de todo, dejas de tener claro que quiere contarte la película. No se puede decir que se pierda totalmente el interés pero está claro que éste decae.

En otras manos más expertas esta fascinante historia podría alcanzar las cotas de un “A sangre fría” la novela llevada al cine por Richard Brooks, adaptación cinematográfica con no pocos puntos en común con esta historia. Sin embargo, se queda a medio camino y no consigue trascender más allá de sus propios aciertos nada despreciables.

Cuando Michael Finkel, un desacreditado reportero del New York Times, conoce al presunto asesino buscado por el FBI Christian Longo –que se ha apropiado de la identidad de Finkel–, su investigación se transforma gradualmente en un inolvidable juego del gato y el ratón. Basada en hechos reales, narra la incesante búsqueda de la verdadera historia de Longo por parte de Finkel.

lunes, 3 de agosto de 2015

DEL REVES –INSIDE OUT- (2015)

 Es difícil que otro film desbanque a este coming of age mental como la mejor película comercial de este verano.  la nueva cinta del director de Monstruos S.A. y Up es una auténtica maravilla, un deleite para los sentidos y una de las mejores películas de la factoría Pixar.  La primera media hora sugiere posibilidades tan infinitas como geniales que el desarrollo posterior no es que decepcione pero no satisface las desmesuradas expectativas que, inevitablemente, el inicio provoca. 


BRILLANTE MARAVILLA PARCIALMENTE DESAPROVECHADA 

CALIFICACIÓN: 3,5/5 

Estados Unidos, 2015 - 100 minutos. - Director: Pete Docter y Ronaldo Del Carmen.– Película de animación.- AVENTURAS COMICO-FANTASTICAS.- El título de esta reseña puede parecer tan confuso como contradictorio. Intentaré arrojar luz sobre el mismo. Una primera idea ha de quedar clara: la nueva cinta del director de Monstruos S.A. y Up es una auténtica maravilla, un deleite para los sentidos y una de las mejores películas de la factoría Pixar.

La filmografía de Pixar siempre se ha enfrentado a un complicado reto o compromiso: agradar tanto a los niños (supuestamente su target principal) como a sus acompañantes adultos. De hecho la clave de la universalidad del éxito de la productora es el haber roto los artificiales límites que tiene la animación en Occidente y arriesgarse a elucubrar fantasías que los adultos disfrutan, sin necesidad de la coartada de acompañar a un hijo, sobrino o primo. De hecho, en las sesiones nocturnas es raro encontrarse a niños en las repletas salas donde se proyectan sus películas. Dicho compromiso impedía que los magistrales y sublimes arranques de Wall-E o Up mantuvieran ese tono e hicieran lógicas concesiones a los más pequeños en forma de peripecias de acción y largas persecuciones.

De nuevo, Inside out cuenta con una primera media hora inolvidable en la que se presentan las claves de un universo, el de las emociones que rigen nuestro comportamiento. Este mundo paralelo sirve para entender psicológicamente a nuestros semejantes y a nosotros mismos de manera más diáfana que con pesados manuales de psicología. Y además, las dos marcas de la casa de Pixar a nivel conceptual alcanzan la excelencia: humanidad y humor inteligente.

 El guión está trufado de ideas geniales y hallazgos narrativos inolvidables y por ello, la trama central palidece ante ellos. Aunque es cierto que la misión aventurera que ha de cumplir la emoción protagonista siempre se vincula con la parte psicológica del film, no deja de parecer alargada y estamos deseando que nos cuenten más sobre lo que pasa por las cabezas de los diferentes protagonistas humanos. Por supuesto, en esa epopeya encontramos lugares mágicos como la literal “fábrica de sueños” o el túnel del pensamiento abstracto (homenaje a la pintura no figurativa) que nos despiertan sonrisas y carcajadas.

¿Entonces por qué hablo de desaprovechamiento? Simplemente porque la primera media hora sugiere posibilidades tan infinitas como geniales que el desarrollo posterior no es que decepcione pero no satisface las desmesuradas expectativas que, inevitablemente, el inicio provoca.

No he dicho nada sobre el apartado técnico porque poco se puede decir a lo ya indicado: Es sublime, insuperable hasta que Pixar lo vuelva a hacer. Sí que me gustaría dedicar unas palabras al tradicional corto que suele preceder siempre a los films Pixar. En este caso, “Lava” se sale bastante del estilo minimalista de sus cortometrajes. Además, se trata de un corto musical que ilustra un amor casi imposible entre dos inesperados protagonistas. No lleguen tarde o se lo perderán. Y quédense a los créditos finales del film, que incluye descacharrantes gags mentales. Es difícil que otro film desbanque a este coming of age mental como la mejor película comercial de este verano.



Hacerse mayor puede ser un camino lleno de obstáculos. Riley debe dejar el Medio Oeste cuando su padre consigue un nuevo trabajo en San Francisco. Ella se deja guiar por sus emociones: Alegría, Miedo, Ira, Asco y Tristeza, e intentará adaptarse a su nueva vida en San Francisco, pero el caos se instala en los Cuarteles Generales de las emociones. Aunque Alegría, la emoción principal, intenta mantener una actitud positiva, las demás emociones chocan a la hora de decidir cómo actuar en una nueva ciudad, un nuevo hogar y una nueva escuela.