lunes, 11 de mayo de 2015

LA SOMBRA DEL ACTOR (THE HUMBLING) -2014-

EL TERRIBLE FANTASMA DE LA DECADENCIA 

CALIFICACIÓN: 2,5/5 

El protagonista se agarra como un clavo ardiendo a uno de los últimos regalos que la vida se va a dignar a ofrecerle. La interacción con el personaje de una cada vez más sólida Gerwig toma forma de catarsis, insuficiente eso sí, para que el personaje de Pacino salga de su estado de supervivencia y vuelva a cierta plenitud emocional. Sin embargo, esa relación entre un hombre cercano a los 70 y una chica que acaba de entrar en la treintena está presentada sin evitar las aristas y las recompensas de esa diferencia de edad.




Estados Unidos, 2014 - 112 minutos. - Director: Barry Levinson. – Intérpretes: Al Pacino, Greta Gerwig, Dianne Wiest, Kyra Sedgwick, Charles Grodin, Dylan Baker, Dan Hedaya.- DRAMA.- Una nueva constatación de que el veterano Barry Levinson depende totalmente de los guiones con los que trabaja a la hora de conseguir trabajos interesantes. Poseedor de una larga pero muy irregular carrera que incluso le reportó un desorbitado Oscar al mejor director por Rain Man (competía entre otros con Mike Nichols, Alan Parker y Martin Scorsese) lleva casi 20 años sin conseguir un éxito de crítica y/o público, concretamente desde 1996 con Sleepers.

Simon Axler es un veterano y famoso actor de teatro que sufre de repente un bloqueo interpretativo. Tras una penosa interpretación de Macbeth en el Kennedy Center de Nueva York, Simon no tiene más remedio que aceptar que los días de éxito pertenecen al pasado, y se ve sumido en una depresión. En un intento por recuperar la magia, se deja llevar a una aventura con una mujer lesbiana, mucho más joven que él.

Aquí se topa con un rico pero complejo texto de Phillip Roth y lo mejor que se puede decir de su trabajo es que no desaprovecha el material que tiene entre manos aunque tampoco lo eleva por encima de sus teóricas posibilidades. Es cierto que la novela tiene tramos poco o nada cinematográficos, ya que se mezclan sin solución de continuidad realidad y elucubraciones y ensoñaciones del personaje principal, pero igualmente está dotada de personajes ricos y profundos y situaciones tan absurdas como cómicas. A pesar de ello, y sin llegar a caer en el tedio, desgraciadamente el film es muy irregular y presenta demasiados altibajos. La presentación no destila el patetismo que pretende conseguir, la estancia en la casa de reposo es confusa, el personaje secundario que quiere convertir a Pacino en asesino a sueldo no es tan gracioso como creen los responsables de la cinta...Sin embargo, con la aparición de Gerwig la película crece y crece hasta alcanzar notas cotas de credibilidad, emoción y patetismo.


Y este el gran asunto sobre el que gira la película, asociado al drama de la decandencia física y mental de un personaje que se agarra como un clavo ardiendo a uno de los últimos regalos que la vida se va a dignar a ofrecerle. La interacción con el personaje de una cada vez más sólida Gerwig toma forma de catarsis, insuficiente eso sí, para que el personaje de Pacino salga de su estado de supervivencia y vuelva a cierta plenitud emocional. Sin embargo, esa relación entre un hombre cercano a los 70 y una chica que acaba de entrar en la treintena está presentada sin evitar las aristas y las recompensas de esa diferencia de edad. Pacino está inconmensurable demostrando que es un monstruo de la interpretación cuando le dan un papel a su altura y su compañera de reparto Greta Gerwig no se queda atrás dando una chispeante e incisiva réplica. En definitiva, estamos ante una película pequeña, intelectual y alejada de las modas que gustará a los interesados en el mundo del teatro y el cinéfilo que busque una cinta que no lo trate como si fuera tonto.

No hay comentarios: