miércoles, 29 de abril de 2015

FOCUS (2014)

UN DESASTRE DE PROPORCIONES INESPERADAS. 

Calificación: 1/5



Hay películas que empiezan mal desde el minuto 1 y no remontan el vuelo en toda la proyección. Este es un film horrible de tantas formas diferentes (algunas viejas y otras nuevas) que es difícil decantarse por sus principales defectos. Hay tanto donde elegir… 

Por Luis López


 Estados Unidos, 2015.- 104 minutos.- Director: Glenn Ficarra y John Requa.- Intérpretes: Will Smith, Margot Robbie, Rodrigo Santoro, Stephanie Honore, BD Wong, Adrian Martinez. COMEDIA ROMANTICA.- Profunda decepción. No cabe otra reacción ante la nueva película de los directores de la irreverente Phillip Morris, te quiero y la muy divertida Crazy, stupid, love. Hay películas que empiezan mal desde el minuto 1 y no remontan el vuelo en toda la proyección. Este es un film horrible de tantas formas diferentes (algunas viejas y otras nuevas) que es difícil decantarse por sus principales defectos. Hay tanto donde elegir…

Un veterano estafador acoge a una atractiva joven bajo su protectorado, pero las cosas se complican cuando ambos comienzan un romance. Todo comienza cuando Nicky, un consumado maestro de la estafa, comienza un romance con Jess, una novata en el oficio. Mientras le enseña los trucos del oficio, ella desea estrechar demasiado los lazos con Nicky, y éste rompe de repente la relación. Tres años más tarde, la mujer que había encendido una llama en él, convertida en una mujer fatal, reaparece en Buenos Aires en un circuito de carreras.



Para empezar, se supone que estamos ante una comedia romántica en el que el amor, el deseo y la pasión son tan arrebatadores que se interponen en las peculiares vidas profesionales de los dos protagonistas. Pues bien, entre los sosos protagonistas de 50 sombras de Grey saltaban chispas en comparación con el asco mutuo y poco disimulado que parecen sentir Smith y Robbie entre ellos. Hacía mucho tiempo que no nos encontrábamos con menos química en una pareja cinematográfica. Todo lo que pasa entre ellos ocurre porque lo dice el guion, no porque lo estés sintiendo como espectador.

Si este aspecto es gravísimo e incapacita al film para alcanzar un logro importante, no es lo peor. Lo impresentable llega con el guion. Si este libreto ha pasado los filtros de Hollywood, aún hay esperanza para los jóvenes guionistas. En realidad, no hay guion sino una burda presentación de personajes, una larga secuencia en la que se pone a prueba las habilidades del personaje de Robbie como carterista, la descripción de un gran timo tan inverosímil como ridículo y una segunda parte ambientada en Argentina en la que la película se pierde definitivamente entre secuencias absurdas, diálogos sonrojantes y soluciones de guion de traca.


Otro error de bulto es un problema de tono. Bien sabe lo que me conocen que no tengo problema alguno con el lenguaje soez y las palabras malsonantes. De hecho, las uso en ocasiones para contrarrestar el encorsetamiento de nuestras relaciones sociales. Pero, en una cinta supuestamente elegante, las continuas salidas de tono de los diálogos perjudican aún más, aunque eso parezca imposible, a un resultado devastador.

 Mención especial para el timo del 55. Si se atreven a verla sabrán a lo que me refiero. No es que haya que suspender la incredulidad para aceptar el engaño, es que te tienes que fumarte algo para no mandar al carajo a los desvergonzados guionistas (de nuevo Ficarra y Requa). No sigo que me caliento y aun le pongo un cero a esta bazofia. Sólo se salvan la belleza de Robbie y los aspectos técnicos que, aunque se dan por hechos en una producción de esta naturaleza, siempre se ha de valorar el trabajo silencioso y poco reconocido de estos profesionales.

No hay comentarios: