martes, 20 de enero de 2015

VENGANZA 3 (TAKEN 3)

POR FAVOR, LIAM...DEJA YA DE VENGARTE

CALIFICACIÓN: 1/5 

Este batiburrillo de tramas, de situaciones y de soluciones argumentales de las de ‘esto es así porque lo pone en el guión’ no lo salva ni el siempre competente Liam Neeson, que se pasa buena parte de la película con cara de indiferencia, como esperando que esta saga de venganzas se acabe de una vez para poder pasar a cosas mucho mejores. Y no es el único.


Por José Antonio Pérez.

Francia, 2014 - 109 minutos. - Director: Olivier Megaton – Intérpretes: Liam Neeson, Framke Janssen, Maggie Grace, Forest Whitaker, Dougray Scott. THRILLER DE ACCIÓN.- Venganza fue una más que agradable sorpresa que llegó a los cines hace siete años. Contundente y con un ritmo trepidante, nos mostraba una nueva faceta del actor Liam Neeson como héroe de acción maduro que lleva explotando desde entonces.



Escrita y producida por Luc Besson nos presentaba a Brian Mills, un hombre con un pasado violento y oscuro, capaz de hacer cualquier cosa por salvar a su hija de unos mafiosos que la habían secuestrado.

Teniendo en cuenta su bajo presupuesto y el merecido éxito que tuvo, la secuela no se hizo esperar. Sin embargo, fue un auténtico fiasco que dejó a los fans de la primera entrega con un palmo de narices. Rutinaria, confusa y aburrida ‘Venganza 2: Conexión Estambul’ no se sostenía ni con la presencia de Neeson. La culpa era de un guión que parecía escrito a la carrera, en base a un montón de clichés del cine de acción y que no soportaba ni el más ligero análisis preliminar. Con todo, a la película también le fue bien en taquilla por lo que era cuestión de tiempo que sus responsables se pusieran de nuevo manos a la obra.

 Y aquí estamos, con Brian Mills vengándose nuevamente en Venganza 3, aunque esta vez no porque secuestren a su hija sino porque asesinan a su mujer y quieren que cargue con la culpa. Lo malo es que Luc Besson sigue escribiendo guiones como quien se prepara un café por la mañana (sólo hay que ver ‘Lucy’ o ‘3 días para matar’ para comprobarlo) y que el director sigue siendo el incompetente Olivier Megaton (lo del apellido ‘transformer’ tiene su guasa) el responsable de la infumable segunda entrega, por lo que el resultado es un ejercicio desganado, monótono, de cámara nerviosa y montaje hecho a base de hachazos.

Este batiburrillo de tramas, de situaciones y de soluciones argumentales de las de ‘esto es así porque lo pone en el guión’ no lo salva ni el siempre competente Liam Neeson, que se pasa buena parte de la película con cara de indiferencia, como esperando que esta saga de venganzas se acabe de una vez para poder pasar a cosas mucho mejores. Y no es el único.

La vida del ex-agente especial Bryan Mills se ve inesperadamente truncada tras el brutal asesinato de su ex mujer. Tras ser acusado de su muerte, se ve obligado a huir de la implacable persecución de la CIA, el FBI y la policía. Una vez más, deberá usar sus “habilidades especiales” para hacer justicia, dar caza a los verdaderos asesinos y proteger lo único que le queda en la vida: su hija. 

No hay comentarios: