miércoles, 28 de enero de 2015

SIEMPRE ALICE (STILL ALICE) -2014-

A pesar de sus muchos defectos, Siempre Alice es un film sencillo y bien narrado que, que en ningún momento tiene la pretensión de ser más de lo que es y que tiene en su actriz principal su principal valor. Julianne Moore da un recital interpretativo con el que se ha ganado merecidamente su nominación al Oscar (y no sería de extrañar que también la dorada estatuilla).


PERDIENDO RECUERDOS, PERDIENDO PALABRAS

CALIFICACIÓN: 2/5


Por José Antonio Pérez.

Estados Unidos, 2014 - 101 minutos. - Director: Richard Glatzer, Daniel Westmoreland – Intérpretes: Julianne Moore, Alec Baldwin, Kristen Stewart, Kate Bosworth, Hunter Parrish. DRAMA  La enfermedad de Alzheimer ha sido tratada en varias ocasiones en el cine. Películas como Iris o Amour han abordado el tema, narrando la incidencia de la enfermedad en la persona, pero centrándose principalmente en el impacto que supone para la familia y el duro paso de tener que enfrentarse al progresivo deterioro neuronal del ser querido. En el caso de Siempre Alice no nos vamos a encontrar con prácticamente nada que no hayamos visto en las películas ya mencionadas.

 Basada en la novela homónima de Lisa Genova, Siempre Alice narra la historia de la mujer del título, una profesora de lingüística a la que se le diagnostica una etapa inicial de la enfermedad de Alzheimer. Y es precisamente en la cuestión lingüística en la que este film centra en un principio su desarrollo, narrando cómo esta mujer va perdiendo poco a poco e irremediablemente una de las cosas que más le importa: la palabra. El discurso que lee en un momento dado del film (sin duda el más emotivo) es el mejor ejemplo de cómo se siente Alice al ir experimentando el avance de su enfermedad.

Sin embargo, aunque no llegan a perder de vista el tema lingüístico, sus directores y guionistas acaban por sucumbir un enfoque más convencional, mostrando los lugares más comunes del drama. La aceptación de la enfermedad, el marido que ha de abandonar su trabajo para cuidar de su mujer, los hijos que van viendo cómo van perdiendo a su madre… todo ello se ve reflejado en este film que en su desarrollo deja caer la posibilidad de un giro interesante (y polémico) que al final es solucionado de manera coherente aunque un tanto cobarde.

 A pesar de sus muchos defectos, Siempre Alice es un film sencillo y bien narrado que, que en ningún momento tiene la pretensión de ser más de lo que es y que tiene en su actriz principal su principal valor. Julianne Moore da un recital interpretativo con el que se ha ganado merecidamente su nominación al Oscar (y no sería de extrañar que también la dorada estatuilla), mostrando perfectamente los matices de su personaje en todo su proceso de deterioro. Tanto que a su lado el resto del reparto no sólo queda en un segundo y muy discreto lugar sino que en algunos casos (como el de la ‘crepusculita’ Kristen Stewart) quedan a la altura del betún.


Una profesora descubre que está sufriendo la etapa inicial de la enfermedad de Alzheimer.

No hay comentarios: