jueves, 15 de enero de 2015

MUSARAÑAS (2014)

RELIGIÓN, FAMILIA Y SANGRE.

CALIFICACIÓN: 2/5 

Donde principalmente falla Musarañas es en un guión que hubiera merecido claramente una reescritura. Habida cuenta de determinadas decisiones que toma a la hora de trasladar esta historia, no le habría venido nada mal eliminar o cambiar algunas situaciones, o mejorar algunos personajes.


Por José Antonio Pérez. 

España, 2014 - 91 minutos. - Director: Juanfer Andrés, Esteban Roel – Intérpretes: Macarena Gómez, Nadia de Santiago, Hugo Silva, Luis Tosar, Carolina Bang, Gracia Olayo, Asier Etxeandía. THRILLER DRAMATICO-TERRORIFICO.- Con ciertos ecos de Misery (Rob Reiner, 1990) e incluso  de El seductor (Don Siegel, 1971) se presenta Musarañas, el debut en el largo de los hasta el momento cortometrajistas Juanfer Andrés y Esteban Roel.


Producida por Alex de la Iglesia, la película transcurre en la España de los años 50 y nos presenta a dos hermanas que viven solas tras la desaparición de su padre. La mayor (Macarena Gómez) es una mujer neurótica, obsesiva, agorafóbica y muy religiosa, que pasa las horas entre sus labores de costura. La pequeña (Nadia de Santiago) es el lado opuesto a su hermana y supone su único contacto con el exterior. Cuando un vecino (Hugo Silva) se daña al caer por las escaleras y llama a su puerta para pedir ayuda la vida de ambas cambia radicalmente.

Al centrar toda su trama prácticamente en un escenario, sus autores desaprovechan las posibilidades sociológicas y políticas inherentes a la época en la que transcurre la acción, aunque de esta forma potencian la sensación de ambiente cerrado, de claustrofobia física y mental, potenciada por la religiosidad imperante. Sensación de un clima tenso y malsano que cambia en el tramo final dejando paso a un tono más grotesco y sangriento que casa poco con lo visto hasta ese momento.

Se nota bastante que es el debut en el largo de ambos directores, ya que toman los riesgos justos a la hora de trasladar esta historia y en ocasiones no la potencian como deberían. La historia está resuelta de forma correcta, pero no con la brillantez necesaria para mostrar adecuadamente esa atmósfera gris y opresiva. Eso se nota, por poner un ejemplo, en las distintas apariciones del padre (Luis Tosar), que hubieran merecido una mejor planificación para poder funcionar mejor.

Sin embargo, donde principalmente falla Musarañas es en un guión que hubiera merecido claramente una reescritura. Habida cuenta de determinadas decisiones que toma a la hora de trasladar esta historia, no le habría venido nada mal eliminar o cambiar algunas situaciones, o mejorar algunos personajes como en el caso del de Hugo Silva, que está bastante desdibujado. Decisiones que hacen chirriar el relato en algunos momentos y que, sobre todo, desembocan en un final poco acertado en la forma y mal rematado en el fondo.



A pesar de sus defectos, la película se beneficia del buen hacer de su pareja protagonista, principalmente del personaje encarnado por Macarena Gómez, actriz que con su presencia consigue levantar por sí sola este film que sobre el papel podría haber sido una película bastante mejor de lo que es pero que, por la poca pericia de sus creadores, se queda en un producto entretenido y poco más.

No hay comentarios: