lunes, 31 de marzo de 2014

HER (2013)

LAS RELACIONES SENTIMENTALES DEL NUEVO SER HUMANO HÍBRIDO 


Si Jonze hubiera escrito esta historia hace 10 años, la reacción general habría sido ¿Ande vas Spike?...Pero en 2014 la fantasía futurista que nos propone nos parece bastante más cercana a la realidad. 


 CALIFICACION: 3,5/5 

 Estados Unidos, 2013.- 126 minutos.- Director: Spike Jonze.- Intérpretes: Joaquin Phoenix, Scarlett Johansson, Amy Adams, Rooney Mara, Olivia Wilde, Chris Pratt, Sam Jaeger, Portia Doubleday, Katherine Boecher.- TRAGICOMEDIA FANTASTICA.- Si Jonze hubiera escrito esta historia hace 10 años, la reacción general habría sido ¿ande vas Spike?...Pero en 2014 la fantasía futurista que nos propone nos parece bastante más cercana a la realidad.

 Con un diseño de producción casi invisible pero magnífico, nos adentramos en un futuro próximo (que, por una vez, no es utópico ni diatópico) que reflexiona sobre las nuevas formas de relación sentimental, con dispositivos informáticos de por medio. Si sustituimos el sistema operativo con el que se comunica el protagonista por una joven al otro lado del chat (que podría ser una anciana, un hombre o un niño ¿Quién lo puede saber?), las peripecias de Phoenix serían las mismas que una parte de las vidas de muchas personas de hoy en día.

 Gracias a un ritmo y tono que puede encandilar e hipnotizar o aburrir e irritar según el tipo de espectador y el estado de ánimo, Jonze firma (con Oscar al mejor guión incluido) una obra melancólica, triste, humana, punteada toda ella por un gran cariño por sus criaturas perdidas en la inmensidad de un nuevo mundo plagado de seres humanos híbridos para los que la realidad virtual es igual de válida o más que la convencional. Porque ¿Qué es la realidad para los chavales que ya dedican más tiempo al día a ver imágenes en pantallas que de primera mano?


 En un futuro cercano, Theodore, un hombre solitario a punto de divorciarse que trabaja en una empresa como escritor de cartas para terceras personas, compra un día un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial, diseñado para satisfacer todas las necesidades del usuario. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y Samantha, la voz femenina de ese sistema operativo. 

viernes, 28 de marzo de 2014

LA GRAN ESTAFA AMERICANA (2013)

¿REVELADOR TITULO ESPAÑOL? 

Es difícil escribir una crítica a bote pronto de la mayoría de las películas de David O´Rusell, especialmente las últimas. Son como enormes y preciosas pompas de jabón que se difuminan en el recuerdo sin llegar a saber muy bien si dentro tenían algo más que aire sin sustancia. 


 CALIFICACION: 3/5 



Estados Unidos, 2013.- 138 minutos.- Director: David O. Russell.- Intérpretes: Christian Bale, Amy Adams, Bradley Cooper, Jennifer Lawrence, Jeremy Renner,Louis C.K., Michael Peña, Jack Huston, Alessandro Nivola, Shea Whigham, Paul Herman, Elisabeth Röhm, Saïd Taghmaoui, Adrián Martínez, Robert De Niro - TRAGICOMEDIA DE INTRIGA.- Es difícil escribir una crítica a bote pronto de la mayoría de las películas de David O´Rusell, especialmente las últimas. Son como enormes y preciosas pompas de jabón que se difuminan en el recuerdo sin llegar a saber muy bien si dentro tenían algo más que aire sin sustancia.

 La cinta me entretuvo en casi todo momento, cuenta con un diseño de producción impresionante que nos traslada “ipso facto” a los personalísimos años 70 los cuales describe a la perfección, realiza una evocadora, original y magnífica presentación de los 2 protagonistas e incluye 2 números musicales imaginativos, divertidos y tan nostálgicos como bien integrados en la trama.

 Quizá esos fueran los principales (y quizás únicos) objetivos del cineasta. Entonces, debería haber sido más valiente, más radical, más innovador (en comparación con los tiempos convencionales que corren) y haberse olvidado, despreciado totalmente la trama y no preocuparse de si eso iba a ser un problema para llegar al gran público.

 Pero no lo hace. La película parece darle mucha importancia a una trama no suficientemente interesante. Gracias a ello, el director consigue alejarse del estigma de “rarito” que le ha perseguido durante sus primeras obras. Y también, debido a esto, la academia le concedió una lluvia de nominaciones que, justamente, no se plasmó en ningún premio. Podríamos hacer una excepción a esta afirmación: la categoría de diseño de producción



 Estado de Nueva York, años setenta. Irving Rosenfeld, un brillante estafador, y su inteligente y seductora compañera Sydney Prosser se ven obligados a trabajar para un tempestuoso agente del FBI, Richie DiMaso, que sin querer los arrastra al peligroso mundo de la política y la mafia de Nueva Jersey.

miércoles, 19 de marzo de 2014

Hoy he visto (1) ..."EL CUARTO MANDAMIENTO" (The magnificient Ambersons) de Orson Welles


VALORACION: 3/5

La productora RKO mutiló vilmente la película que Welles dirigió tras "Ciudadano Kane" así que no podemos saber cómo era este film realmente. Lo que queda es un film algo inconexo (lógico) y bastante teatral con 3 o 4 momentos magníficos: la reflexión sobre el progreso, la constatación de que es imposible hacerle ver a alguien de 20 años como se ven las cosas cuando se tienen 40, la despedida de los dos jóvenes protagonistas y la evolución de las ciudades americanas gracias al automovil.

Esta versión aparece ante nuestros ojos como un rollete por momentos, su mayor interés es completar la filmografía del genio de Kenosha, Wisconsin.

Análisis en la magnífica Web Miradas de cine:
http://www.miradas.net/0204/estudios/2002/08_owelles/el_cuarto_mandamiento.html




viernes, 14 de marzo de 2014

NYMPHOMANIAC VOLUMEN II

NO SOY ADICTA AL SEXO. SOY NINFOMANA. 


Von Trier hace una obra antiburguesa cuando ya nadie cree ser burgués y, sin embargo, la sociedad ha creado enormes fronteras entre lo que se considera lo normal y los desviados, intentando englobar lo segundo en adicciones que se pueden curar. Lo que nos parece decir el director de Dogville es que, igual que hoy en día a nadie medianamente no cavernario se le ocurriría decir que la homosexualidad es una adicción que se pueda curar con terapia, en el futuro nadie pretenderá “curar” a las personas como la protagonista. Ella lo tiene muy claro: “no soy adicta al sexo, soy ninfómana. Amo a mi coño y no quiero cambiar”. Igualmente se aboga por la libertad de las personas que viven intensamente relaciones sadomasoquistas. 


 CALIFICACION: 3/5 

 Dinamarca, 2013.- 124 minutos.- Director: Lars von Trier.- Intérpretes: Charlotte Gainsbourg, Stellan Skarsgård, Shia LaBeouf, Willem Dafoe, Jamie Bell,Connie Nielsen, Christian Slater, Jesper Christensen, Jean-Marc Barr.- DRAMA EROTICO.- Coherente segunda entrega de la artificial díptico en el que la productora ha convertido el film de cinco horas de Lars von Trier. Nos sigue faltando casi una hora (intuimos que la parte de sadomasoquismo ha sido bastante, nunca mejor dicho, mutilada) y habrá que espera a que la versión completa sea editada en formato doméstico para valorar esta obra en toda su importancia.


 Von Trier hace una obra antiburguesa cuando ya nadie cree ser burgués y, sin embargo, la sociedad ha creado enormes fronteras entre lo que se considera lo normal y los desviados, intentando englobar lo segundo en adicciones que se pueden curar. Lo que nos parece decir el director de Dogville es que, igual que hoy en día a nadie medianamente no cavernario se le ocurriría decir que la homosexualidad es una adicción que se pueda curar con terapia, en el futuro nadie pretenderá “curar” a las personas como la protagonista. Ella lo tiene muy claro: “no soy adicta al sexo, soy ninfómana. Amo a mi coño y no quiero cambiar”. Igualmente se aboga por la libertad de las personas que viven intensamente relaciones sadomasoquistas.




 Otro elemento fundamental del incendiario discurso de la cinta es la comprensión y reconocimiento que en ella se hace de las personas que, teniendo impulsos sexuales asociales e incluso ilegales, los controlan. El director danés aplaude su mérito y critica la falta de empatía que hacia ellos sienten los que no presentan dichos impulsos. Por último, la culpa, trasmitida especialmente por la religión católica, también recibe aquí su merecido.

 Estéticamente la película está muy cuidada y forma y fondo conviven en armonía. No hay excesivos tiempos muertos, aunque la trama que llena el tramo final de la película chirría un poco con el conjunto y sus claves y desenlace se escapan a mi comprensión.

 Sin embargo, el epílogo es memorable, genial, inconmensurable y da sentido completo a la par que justifica el enfrentamiento entre los dos protagonistas y los extremos que representan: lo intelectual frente a lo pasional, lo teórico frente a lo práctico y dos tipos de soledades muy diferentes. Pero lo más importante, este epílogo se erige en el grito de rabia de un von Trier en contra de los que se arrogan derechos sexuales sobre las mujeres por el simple hecho de conocer su promiscuidad sexual. Historia de una ninfómana contada por ella misma. Una fría noche invernal, un viejo solterón encuentra en un callejón a una joven herida y casi inconsciente. Después de recogerla y cuidarla, siente curiosidad por saber cómo pudo haber llegado esa mujer a semejante situación; escucha atentamente el relato que ella hace de su vida, una vida llena de conflictos y turbias relaciones.

jueves, 13 de marzo de 2014

EL LOBO DE WALL STREET (WOLF OF WALL STREET)

COMUNIÓN PERFECTA DE FORMA Y FONDO


Radiografía del exceso. Partiendo de una historia real, Scorsese y su equipo documentan el espíritu de una época loca, absurda y vacía que, corregida y aumentada con redes sociales y buenrollismo, es, básicamente, la misma que vivimos hoy en día. 


CALIFICACIÓN: 3,5/5 


 Estados Unidos, 2013.- 179 minutos.- Director: Martin Scorsese.- Intérpretes: Leonardo DiCaprio, Jonah Hill, Margot Robbie, Matthew McConaughey, Rob Reiner, Jean Dujardin.- COMEDIA NEGRA.- Radiografía del exceso. Partiendo de una historia real, Scorsese y su equipo documentan el espíritu de una época loca, absurda y vacía que, corregida y aumentada con redes sociales y buenrollismo, es, básicamente, la misma que vivimos hoy en día.

 La película presenta los defectos de repetición, subrayado y alargamiento innecesarios que caracterizan el cine de Hollywood de nuestro tiempo… Y también la forma de vida de los protagonistas. Todo ello perjudica al resultado final pero también presenta una indudable coherencia interna. También tiene un efecto efímero en nuestro recuerdo como casi toda la comunicación audiovisual actual.

 Trufada de momentos excelentes, el film es irregular aunque nunca llega a provocar desinterés. Prodigio de dirección, la película decae a mitad de la proyección pero su epílogo es más que memorable, ya que contiene una lúcida reflexión sobre lo barato que sale el delito y lo cara que resulta la honradez.



 Película basada en hechos reales del corredor de bolsa neoyorquino Jordan Belfort. A mediados de los años ochenta, Belfort era un joven honrado que perseguía el sueño americano, pero pronto en la agencia de valores aprendió que lo más importante no era hacer ganar a sus clientes, sino ser ambicioso y ganar una buena comisión. Su enorme éxito y fortuna cuando tenía poco más de veinte años como fundador de una agencia bursátil le valió el mote de “El lobo de Wall Street”. Dinero. Poder. Mujeres. Drogas. Las tentaciones abundaban y el temor a la ley era irrelevante. Jordan y su manada de lobos consideraban que la discreción era una cualidad anticuada; nunca se conformaban con lo que tenían.