miércoles, 5 de noviembre de 2014

SERENA (2014)

HABÍA UNA BUENA PELI DEBAJO DE LOS ERRORES DE ÉSTA. 

CALIFICACION: 2/5 



Estados Unidos, 2014.- 109 minutos.- Director: Susanne Bier.- Intérpretes: Jennifer Lawrence, Bradley Cooper, Toby Jones, Rhys Ifans.- MELODRAMA.- Ya lo comenté a propósito del estreno de este film. Susanne Bier es una directora interesante pero tiende a ser una pesada y, huyendo de lo evidente, cae en la falta de emoción y autenticidad.

 La película posee suficientes ingredientes para ser un éxito de público y crítica: dos estrellas que se defienden como actores, buenos secundarios, base literaria, buena ambientación, holgado presupuesto, temas y personajes bigger than life…Y sin embargo, la cinta se va muriendo conforme avanza sin que ninguno de los profesionales que participan en ella puedan hacer nada para evitarlo. 

La película no empieza mal aunque tampoco es que alcance la excelencia, ni siquiera picos notables de calidad o interés. Pero le damos el beneficio de la duda. La presentación de personajes y conflictos es correcta pero cuando llega el momento de desarrollarlos se cae el andamiaje narrativo. La progresión dramática nunca resulta creíble y cualquier gurú del guión diría que le falla el segundo acto. Se trata de un caso paradigmático de film cuya presentación dura demasiado y su desenlace no se acaba nunca. Y por el medio, casi nada: giros sobre sí mismo buscando el fatalismo trágico y sólo alcanzando la previsibilidad y la indiferencia ante el destino de los personajes. Esta amarga sensación crece al abandonar la sala porque la primera mitad es llevadera, aunque sólo sea porque algunas tramas secundarias (como la lucha entre proteccionistas del medio ambiente –en aquella época el término ecologista aún no había sido acuñado- y madereros) parecen prometer algo mucho más interesante de lo conseguido.

 La pareja protagonista tampoco ayuda. No pegan en un drama de esta época. En los 70 (La gran estafa americana) aún, aún…pero viéndolos tuve una sensación parecida a la de ver a jovencitos actores españoles jugando a interpretar caracteres de la época de la segunda república, guerra civil o primer franquismo. No me los creo.


En definitiva, una decepción previsible con unos personajes simbólicos que nunca parecen personas (Serena repite una y otra vez frases que constituyen su visión del mundo, el experto cazador es una especie de extraño fanático que representa la irracionalidad de los extremismos religiosos –creo- y Cooper es el típico hombre muy hombre que quiere cazar un puma, que se queda enganchado a una explosiva relación sexual y que necesita un primogénito). La escena final tiene potencial para ser uno de los grandes desenlaces del cine moderno -de esos que hacen una gran revelación al tiempo que cierran una estructura circular perfecta- pero, llega tan tarde que te la refanfinfla.

 Años 20. George y Serena son un apasionado matrimonio de recién casados que se trasladan de Boston a las montañas del norte de Carolina para montar un negocio maderero. George ya está acostumbrado a vivir en el campo, pero para Serena es una experiencia completamente nueva. A pesar de ello, pronto se adapta a la nueva situación. Lo que acabará perturbando la vida de la pareja es la noticia de que Serena nunca podrá tener hijos.

No hay comentarios: