lunes, 10 de noviembre de 2014

EL JUEZ (THE JUDGE) -2014-

MENOS PREVISIBLE DE LO ESPERADO. 

 CALIFICACION: 2,5/5 




Estados Unidos, 2014.- 141 minutos.- Director: David Dobkin.- Intérpretes: Robert Downey Jr., Robert Duvall, Vera Farmiga, Billy Bob Thornton, Vincent D'Onofrio.- DRAMA FAMILIAR.- En las últimas semanas hemos asistido al salto al cine serio de dos directores dedicados hasta ahora a la comedia. Primero fue Shawn Levy (Noche en el museo, Noche loca, La pantera rosa, Los becarios y su primer semi intento Acero puro) con la estimable pero inexperta Ahí os quedáis y ahora el David Dobkin de De boda en boda, Fred Claus o El cambiazo se marca este drama familiar sureño con ambiente judicial que, bajos unos parámetros concretos, funciona muy bien.

 Si se analiza bajo el punto de vista de la innovación los resultados no son excesivamente positivos. Si bien es cierto que, sorprendentemente, se da poca importancia al proceso judicial y a su resultado, en honor a la verdad hay que señalar que el film no abre nuevos caminos ni lo pretende resultando, en gran parte del metraje, un reconfortante (al menos para mí) viaje al pasado, a los territorios del cine comercial serio de los 80 y principios de los 90.

Lo más interesante de este trabajo es que pone el acento en los personajes con un tono intimista que presta más atención a las relaciones humanas y al entorno social en el que se desarrollan que a las peripecias, giros y piruetas argumentales. Las sorpresas que nos depara el film no provienen de trucos del guionista sino de momentos absolutamente insólitos en el cine americano de gran estudio: la escena del cuarto de baño, en la que se muestran sin tapujos las consecuencias de la decrepitud humana, parece más propia de un film de autor europeo.

Defectos claro que los hay. El film se nota demasiado preparado para convertirse en un show actoral de las estrellas, especialmente de Robert Downey Jr. que está demasiado “estupendo” a lo largo de la película. Por otro, hay demasiadas soluciones argumentales previsibles para que el espectador medianamente avezado no las vea venir de lejos.

De todas formas, las dos horas y cuarto se pasan en un santiamén y como producto prefabricado fallido para los oscars funciona mucho mejor que los de los dos últimos años: Lincoln y El mayordomo. Esta, por lo menos, no aburre.


Hank Palmer, un importante abogado, regresa a su hogar tras la muerte de su madre. Se entera entonces de que su padre, que es el juez del pueblo y de quien está distanciado, es sospechoso de haber cometido un crimen. Su decisión de investigar el caso lo lleva poco a poco a restablecer con los suyos una relación que estaba rota

1 comentario:

Unknown dijo...

¡Qué poco animado está lo de los comentarios! ¿De qué sirve un blog cinematográfico si luego no hay debates? A ver si tirando la primera piedra, la gente se anima ;)

A mí me gustó mucho la película. Creo que la puntuación que le has dado es un poco baja, pero supongo que será por nuestros gustos cinematográficos 'tan parecidos'.

Creo que Robert Downey Jr. hace un gran papel. Es verdad que el pobre siempre aparece con esa imagen de prepotente y sobrado (que por otra parte creo que representa a la perfección. De hecho no sé si quiera si le cuesta hacerlo) pero creo que en los momentos más difíciles es capaz de expresar emociones que nos llegan, y por ello creo que la película gana bastante. El resto de personajes están muy bien desde los hermanos, pasando por Robert Duvall, la ex-novia o el breve papel de Billy Bob Thornton.

Todo es muy natural y es cierto que no todo lo que muestra es bonito o un simple caso 'policial' en el que hay que descubrir quién ha hecho qué y por qué. La escena que has mencionado del baño es un buen ejemplo, y creo que eso le sube puntos al cine independiente americano. Tenemos metido en la cabeza que todo lo que venga de EEUU tiene que ser por fuerza comercial, y realmente (si sabemos rebuscar) se encuentran pequeñas joyas. Yo al menos pienso añadir ésta a mi lista de 'películas que merecen la pena'.

-de parte de esa traductora con la que no siempre coincides~ M.