jueves, 5 de junio de 2014

MALEFICA -MALEFICIENT- (2014)

PERSPICAZ REVISION A UN MITO QUE HA DESTROZADO MILES DE VIDAS…TIRANDO POR LO BAJO 

Se dinamita uno de los grandes mitos que tanto daño han hecho a las mujeres y, por extensión, también a los hombres: el príncipe azul y su consecuencia el amor verdadero. 


Estados Unidos, 2014.-97 minutos.- Director: Robert Stromberg.- Intérpretes: Angelina Jolie, Elle Fanning, Juno Temple, Sharlto Copley, Kenneth Cranham, Lesley Manville, Imelda Staunton, Miranda Richardson, Sam Riley.-FANTASTICO.- Acudí con mucha prevención y pocas ganas a enfrentarme con esta nueva revisión de un cuento clásico. Los mundos fantásticos no me atraen demasiado, prefiero lo irreal, lo fantasioso en un contexto realista.


Esa misma tarde (re)disfrute un claro ejemplo: Todo en un día (Ferris Bueller´s day off) a la que, aunque todo lo que aparece se podría catalogar como “real”, nadie la consideraría una película realista sino que se trata de una fantasía adolescente. Casi todo lo que ocurre es imposible y la narrativa de la película tiene nada o poco que ver con cómo funciona la realidad o el propio cine de su época, encontrándose más cercano al lenguaje del comic o del cine mudo. Sin embargo, nadie la considera una peli fantástica, en oposición a realista. Parece que para optar a ese calificativo deben aparecen criaturas extraordinarias en un entorno opuesto al urbano y los humanos deben vestir al estilo medieval.

Después de esta digresión que caracteriza a este blog, seguramente para mal, centrémonos en el debut tras la cámara de uno de los directores de efectos especiales más reconocidos de los últimos 20 años (Piratas del Caribe, El laberinto del fauno, La vida de Pi, Los juegos del hambre) que se salda de manera inesperadamente positiva. Aunque los mayores méritos del film se deben adjudicar a la guionista, casi siempre vinculada a Disney con libretos como el de El rey león, es indudable que Stromberg consigue una obra con buen ritmo, no abusa de las escenas de acción que ni son rutinarias ni están alargadas y ajusta la narración a una duración de poco más de 90 minutos, algo milagroso en los tiempos que corren y, más aún, en este género.

Si en los 60-70 hubo una importante fiebre revisionista en Hollywood alrededor de la reciente historia estadounidense, en lo que llevamos de siglo XXI, Disney, especialmente, está focalizando los cuentos de hadas (tradicionalmente machistas como no podía ser de otro modo al estar escritos por hombres en una momento histórico en el que ni siquiera existía el término machismo porque no se había interiorizado que esos comportamientos no eran normales ni morales) desde una perspectiva femenina muy interesante. Ya lo hizo en Encantada, por poner un ejemplo, en la que la heroína era la que salvaba al chico y no al revés y anteriormente con toda una serie de heroínas femeninas animadas como Pocahontas o Mulan.

 Aquí se dinamita uno de los grandes mitos que tanto daño han hecho a las mujeres y, por extensión, también a los hombres: el príncipe azul y su consecuencia el amor verdadero. No sólo estamos, como anuncia la publicidad, ante la historia de la Bella durmiente desde la perspectiva de la malvada. En el film se está hablando de la estigmatización de la mujer que no acata la sumisión del gobierno de los hombres, de la idea de una mujer pasiva que sólo puede esperar a que un hombre la rescate de su mediocridad, de las falsas ideas preconcebidas sobre qué tipo de mujer puede ser una buena y protectora madre y, sobre todo, del amor materno-filial el más fuerte, duradero y autentico según la película.

El personaje de Maléfica, engañada por la avaricia de los hombres, se convierte en desgarrador, algo a lo que colabora definitivamente una Angelina Jolie que nunca ha sido santo de mi devoción pero a la que he de reconocer que en este film está magnífica.

Los peros. Evidentes. El film no puede olvidar que aspira a ser un blockbuster para todo tipo de público y simplifica y recalca demasiado algunas ideas convirtiendo algunos pasajes en pueriles y, por otro lado, no se atreve a llevar algunas situaciones hasta las deseables últimas consecuencias.

Por último, señalar que, como siempre, Disney intenta borrar toda huella y reconocimiento en su publicidad a los cuentistas de los que se ha surtido la compañía para enriquecerse aprovechando que eran relatos ya no sujetos a los derechos de autor. Por ello venden la peli como una actualización de su obra clásica del 59 sin referencia alguna a Perrault al que no le reconocen derechos morales salvo en los títulos de crédito como obliga la ley. Eso sí, no oses usar o reproducir ninguna imagen de Disney que caerá todo el peso de la ley sobre ti. Una ley que se olvida del bien común para el que fueron creados los derechos de autor y que alarga los plazos de la propiedad intelectual cada vez que el ratón Mickey va a pasar a dominio público. ¿Casualidad?

Es la historia jamás contada de Maléfica, la villana más querida de Disney, la mala de “Sleeping Beauty” (La Bella durmiente), el clásico de 1959. La película relata los acontecimientos que endurecieron su corazón y la llevaron a lanzar una maldición sobre la pequeña Aurora

1 comentario:

maria_ dijo...

Me encantó! Es más, la he visto tres veces. ;)