jueves, 28 de noviembre de 2013

EL JUEGO DE ENDER (ENDER´S GAME) -2013-

RUTINARIA. PARA MI, OBSCENA…Y CON UN HARRISON FORD DE TRACA


CALIFICACION: 2/5

 Estados Unidos, 2013.- 114 minutos.- Director: Gavin Hood.- Intérpretes: Asa Butterfield, Harrison Ford, Hailee Steinfeld, Ben Kingsley, Viola Davis, Suraj Partha, Abigail Breslin, Moises Arias.-CIENCIA-FICCION.- La adaptación de la popular novela de ciencia-ficción de Orson Scott Card presenta una producción irreprochable y un acabado formal excelente. No es poco pero, en mi opinión, no presenta mas virtudes. Se trata de un film rutinario y convencional hasta decir basta, donde todos parecen querer pasar a otra cosa para llegar al final antes posible. El que se lleva la palma es Harrison Ford que está horrible, patético. Claro no hay quien le tosa a Han Solo e Indiana Jones, pero si la interpretación con cara de estreñido y desganado con la que nos machaca en este film, nos la ofrecen Kevin Costner, Ben Affleck o Richard Gere, los crucifican.


 El director tampoco se queda corto en cuanto a desmotivación. Tres momentos son paradigmáticos: los compañeros rechazan a Ender y se van de la mesa del comedor común para dejarlo solo. Todo rodado en angulo zenital. Como tiene miedo a ser peliculero (las nuevas generaciones lo detestan) quiere hacer otra cosa…y al final no hace nada de nada. Una escena baldía y que podría durar más o menos pero nunca lo que dura. Que podía ser planificada, iniciada y concluida de cualquier otra manera menos la que elige.

 En otro momento, Ender tiene dudas. Llaman a su hermana para que vuelva al redil de la milicia infantil (ya hablaremos de ello, ya). Parece que va a ser un clímax, que digo EL CLIMAX. Pues no…lo convence en 0, …más bien parece que lo ha convencido para ir al cine a ver El juego de Ender y el chaval, con buen criterio, tenía sus dudas.

 Finalmente, aparece el personaje de Kingsley lo cual abre unas posibilidades nuevas…y hala! a tomar por saco con las sugerencias…a la sala de entrenamiento que es lo que mola.

 En cuanto a la obscenidad…es totalmente subjetiva. Muchos espectadores se escandalizan con el sexo o la violencia…a mi me pasa con los niños soldado, el odio al diferente simplemente por serlo o con los adolescentes pateando cabezas como en Kick ass…Yo soy así.

Setenta años después de una guerra entre seres humanos y extraterrestres, un niño es enviado a una escuela militar espacial con el fin de prepararlo para una futura invasión. 

BLUE JASMINE (2013)

WOODY LE TOMA LA TEMPERATURA A NUESTRO TIEMPO 

CALIFICACION: 3/5 



Estados Unidos, 2013.- 108 minutos.- Director: Woody Allen.- Intérpretes: Cate Blanchett, Alec Baldwin, Sally Hawkins, Bobby Cannavale, Peter Sarsgaard,Louis C.K., Michael Stuhlbarg, Andrew Dice Clay, Max Casella, Tammy Blanchard,Alden Ehrenreich.- TRAGICOMEDIA.- Nos gusta exagerar. Es divertido y hasta catártico. Pero ni todas las películas recientes de Woody Allen eran tan malas ni ésta es una obra maestra. Es cierto que, posiblemente, sea su mejor cinta reciente pero está muy por debajo de, por ejemplo, Matchpoint. Pero Scoop, Midnight in Paris, Melinda y Melinda y Si la cosa funciona eran pelis de un nivel más que aceptable. 

Lo más destacado del film es que Allen, después de su periplo turístico-cinematográfico por Europa, vuelve a su vertiente de cuento moral que tan buenos resultados obtuvo con trabajos como Delitos y faltas, Hannah y sus hermanas y la misma Matchpoint. El director de Annie Hall (otro magnífico retrato femenino) disecciona con precisión de cirujano las causas y consecuencias de la crisis económica mundial que tiene sus orígenes en la destrucción de la moral en las sociedades occidentales.


En un retrato tierno pero nada condescendiente de la protagonista (impresionante Blanchett; si no fuera nominada a los Oscars sería una injusticia) encontramos la metáfora perfecta de nuestro tiempo: nada parece importar, no queremos enterarnos de las verdades y creemos que nuestros actos no tendrán consecuencias.  
Allen es tan perspicaz que no centra toda su diatriba en los ricos sino que también tiene estopa para los pobres, que seguramente no se comportan como aquellos por falta de tiempo, dinero y posibilidades.

Película que deja con el magnífico deseo de querer saber más de los protagonistas (memorable escena de cierre) sólo falla por la sensación de cierta falta de credibilidad en algunos momentos, en especial en lo que hace referencia al personaje de Sarsgaard. Nada lo suficientemente grave como para no recomendar esta película a todos los fans de Allen e, incluso, a aquellos que no lo son. Jasmine, una mujer rica y glamourosa de la alta sociedad neoyorquina, se encuentra de repente sin dinero y sin casa. Decide entonces mudarse a San Francisco a vivir con su hermana Ginger, una mujer de clase trabajadora que vive con su novio en un pequeño apartamento. Jasmine, que atraviesa el momento más crítico de su vida, se dedica a tomar antidepresivos y a recordar su antigua vida en Manhattan.

lunes, 18 de noviembre de 2013

GRAVITY (2013)

UNA NUEVA EXPERIENCIA SENSORIAL 

CALIFICACION: 3,5/5 

 Estados Unidos, 2013.- 90 minutos.- Director: Alfonso Cuarón.- Intérpretes: Sandra Bullock, George Clooney.-DRAMA DE CIENCIA-FICCION.- Viendo “Gravity” me vino una revelación (o algo así): entendí porque no me gustan aquellas superproducciones espectaculares de los 50-60 que no contaban con grandes guiones sino que lo fiaban todo a la espectacularidad de sus imágenes. Nunca las he visto en la pantalla grande para la que fueron concebidas. No tienen sentido alguno en los televisores donde las descubrimos y despreciamos. Lo mismo ocurre con “Gravity”. Su visionado solo tiene sentido, única y exclusivamente, en un sala de cine…y en 3-D.



 Aunque detesto ponerme las gafas tridimensionales sobre las mías de miope, he de reconocer que, en esta ocasión, valió la pena. Gravity no se contempla, se vive…Con ella se experimenta la ingravidez, el vértigo, el riesgo y el peligro.

 Esta notable cinta de Cuarón no pasará a la historia por su trama, mínima, nimia y nada fascinante. Lo que recordaremos serán las sensaciones que nos produjo asistir a la peripecia de supervivencia de unos competentes Clooney y Bullock que sufrieron, como el resto del equipo, un exigente rodaje.


Durante un paseo espacial fuera de su nave reparando un satélite, dos astronautas sufren un grave accidente y quedan flotando en el espacio. Una es la doctora Ryan Stone, una brillante ingeniera que está en su primera misión espacial. Su acompañante es el veterano astronauta Matt Kowalsky. La misión exterior parecía rutinaria, pero una lluvia de basura espacial les alcanza y ocurre el desastre: el satélite y parte de la nave quedan destrozados, dejando a Ryan y Matt completamente solos, momento a partir del cual intentarán por todos los medios buscar una solución para volver a la Tierra.

domingo, 17 de noviembre de 2013

EL CAMINO DE VUELTA -THE WAY, WAY BACK- (2013)

AUN EXISTE OTRA AMERICA ¿O NO? 

 CALIFICACION: 3/5 



 The way, way back.- Estados Unidos, 2013.- 103 minutos.- Director: Jim Rash y Nat Faxon.- Intérpretes: Steve Carell, Toni Collette, Allison Janney, AnnaSophia Robb, Sam Rockwell, Maya Rudolph, Amanda Peet.- COMEDIA DRAMATICA.- Un debut prometedor y esperanzador. Si de algo adolece el Hollywood actual es de buenas historias, guionistas que aporten aire fresco a un panorama de fórmulas repetidas y agotadas. Por ello se agradece el estimulante debut en la dirección cinematográfica -a 4 manos, una formula cada vez más habitual- de esta pareja de actores secundarios que ya demostraron su pericia como escritores con el guión de Los descendientes, ganador del Oscar.

Si bien su condición de debutantes tras la cámara se hace notar en más de una ocasión con bajones en el ritmo y algunos momentos caóticos, el guión es impecable, especialmente unos diálogos con un ritmo frenético y vibrante que recuerdan, salvando todas las distancias, a los grandes clásicos de la comedia. Paradigmatica es la primera secuencia en la que, acostumbrados al encefalograma plano de Hollywood, podemos perdernos en un terremoto dialéctico que invita a revisar la cinta.

Las bondades del guión se subliman con unos personajes carismáticos perfectamente interpretados por todo el reparto. En este sentido destaca sobremanera el personaje de Rockwell, caótico e inmaduro pero encantador y excéntrico gerente de un cochambroso parque acuático, lugar que funciona como paraíso perdido de los años 80, que recuerda a los protas de las pelis de aquel tiempo: por ejemplo, Bill Murray en Los incorregibles albondigas, esos desequilibrados que nos gustaría que hubieran sido nuestros amigos tanto por su parte chulesca como por su versión más amigable.

Aunque la cinta está ambientada en nuestros días, el espíritu de algunos personajes, especialmente el del mencionado Rockwell y el interpretado por uno de los guionistas (como controlador de un mítico tobogán) remite a los despreocupados e inconscientes primeros 80, antes que el pensamiento único, la globalización, lo políticamente correcto, la neoconservadurismo y el SIDA arrasaran con todo atisbo de auténtica libertad. Los personajes de este film no sé si existen realmente en la América de hoy o sólo están en la cabeza de los guionistas…aunque eso ya es suficiente esperanza de un país y un mundo menos aburrido y uniforme.

 Como ocurría con la notable y desconocida Adventureland, cinta con la que guarda evidentes similitudes, el mayor problema para la cinta y, peor aún para que se siga por esta línea de producción, es encontrar su target, su público objetivo. Demasiado seria y nostálgica para los adolescentes y con demasiado aspecto de comedia tonta para su público natural (la franja de edad entre los 35 y los 50) es difícil que encuentre su público. Una pena, porque vale más la pena que la mayoría de lo que ha producido Hollywood este año.

 La película nos acerca a la falta de autoestima de Duncan, un apocado adolescente de 14 años, que se deja arrastrar por la pésima valoración que de él tiene Trent, el novio de su madre, resignado a la suerte de unas vacaciones que se presentan funestas. Alejado de su padre, al que echa de menos, y ante una madre, Pam, que no es consciente plenamente de la realidad que vive el muchacho, ni siquiera contempla en Steph, la hija de Trent, un mínimo de consuelo. Por fortuna en un panorama tan desolador, dos personas contribuirán a cambiar un cuadro semejante. El más importante, con mucho, es Owen, un tipo abierto y sin prejuicios que trabaja en un parque acuático y que le da lecciones de cómo afrontar la vida y superar los malos momentos. También, en segundo plano, Susanna, una vecina de su edad con la que sentirá los primeros conatos de amor

miércoles, 6 de noviembre de 2013

EL MAYORDOMO –LEE DANIEL´S THE BUTLER- (2013)

ESA MALDITA Y CONSTANTE SENSACIÓN DE ESTAR VIENDO UNA (ANTIGUA) PELÍCULA

 CALIFICACIÓN: 2/5 

 Estados Unidos, 2013.- 132 minutos.- Director: Lee Daniels.- Intérpretes: Forest Whitaker, Oprah Winfrey, David Oyelowo, Cuba Gooding Jr., John Cusack,Terrence Howard, Lenny Kravitz, James Marsden, Vanessa Redgrave, Alan Rickman, Liev Schreiber, Robin Williams, Jane Fonda, Clarence Williams III, David Banner, Michael Rainey Jr., Alex Pettyfer, Mariah Carey.- DRAMA HISTORICO.- Lee Daniels debe creerse que es la hostia. No hay más que ver el título original para darse cuenta de su autoconsciencia como autor. Desgraciadamente para Lee, su filmografía desmiente sus ambiciones. Si bien sus películas anteriores resultaban interesantes, ninguna acaba por ser convincente. Su opera prima me sigue pareciendo la mejor de su filmografía: Shadowboxer era tan excéntrica y bizarra que resultaba reconfortante. Su entrada en el mainstream con Precious caía en el tremendismo y El chico del periódico desperdiciaba una buena historia y unos toques provocadores: esa Kidman curando una picadura de medusa practicando una lluvia dorada entra de lleno en la antología de las grandes y memorables escenas fuera de tono en la corriente principal hollywoodiense.

Todas ellas se podían defender por su condición de rara avis. Sin embargo, el mayor pecado de El mayordomo es su triste convencionalidad. Más allá de elementos anecdóticos como que se muestren los problemas de estreñimiento del presidente Lyndon Johnson, la cinta es muy antigua y sus fotogramas casi nunca trasmiten verdadera vida. Salvo excepciones, como la escena en la que se alterna el entrenamiento de los jóvenes por los derechos civiles para practicar la resistencia no violenta con la preparación de la mesa para una cena de honor en la Casa Blanca, todo suena a sobado, a mil veces visto, a repetición de fórmulas mucho mejor desarrolladas en el pasado.

Concebida para gustar a todos y no molestar a nadie acaba siendo cobarde y pacata en sus planteamientos. Las escenas familiares, con la bastante insoportable Oprah, nos importan un bledo. Si a eso añadimos la sensación continua de estar viendo una peli, la incapacidad del film para trascender de su propia condición de mentira filmada para embaucarnos y emocionarnos sólo se puede hablar de decepción.

También es evidente la sensación de falta de medios y/o talento para rodar las escenas de exteriores, algo francamente complicado cuando se trata de un film ambientado en un pasado reciente que todavía muchos espectadores vivieron y recuerdan. Escenas como la de la estación de autobuses o las del tiroteo en una calle nocturna parecen rodadas con planos tan cerrados para ahorrar en ambientación y nos parece oír a un miembro del equipo decir “3,2,1 y…acción” como si se tratara de un film sobre un rodaje, de cine dentro del cine. Y es que la artificiosidad lo empapa todo.

 Una mirada a la vida de Cecil Gaines, mayordomo jefe de la Casa Blanca durante el mandato de ocho presidentes (1952-1986), lo que le permitió ser testigo directo de la historia política y racial de los Estados Unidos.

martes, 5 de noviembre de 2013

DON JON (2013)

CADA UNO ELIGE SU PORNO 

 CALIFICACION: 3/5 


Estados Unidos, 2013.- 88 minutos.- Director: Joseph Gordon-Levitt,.- Intérpretes: Scarlett Johansson, Julianne Moore, Tony Danza. – TRAGICOMEDIA.- El debut como director del actor Gordon-Levitt (500 días juntos, Origen, Looper, El caballero oscuro) resulta esperanzador. Aunque los defectos de ritmo y redundancia son evidentes, éstos quedan eclipsados por la valentía temática y la perspicacia sociologica a la hora de expresar una serie de verdades que la actual sociedad del pensamiento único no quiere escuchar. El guión de Levitt pone al público de multisalas delante de un descarnado espejo que pocos querrán aceptar.

El prota, una especie de Tony Manero (Fiebre del sábado noche) del siglo XXI es un paradigma de la deshumanización en las formas en las que actualmente predominan. Su vida, compuesta de firmes rutinas, puede llevar a enervar al espectador. Lo vemos incesantemente entrando a su iglesia, confesándose, recibiendo la absolución católica, insultando al resto de conductores, dirigiéndose a la sala de entrenamiento de su gimnasio favorito, llevándose mujeres a la cama y, sobre todo, encendiendo su portátil para hacer lo que más le gusta, con diferencia, : ver porno y masturbarse. Otros usan los servicios de prostitutas ¿Una de las razones? No hay que implicarse con otra persona, aunque sea sexualmente…no hay que corresponder, satisfacer y conectar, sea al nivel que sea, con esa amante ocasional o estable.


El análisis de esta adicción era lo que esperábamos encontrar y la película nos lo da. Pero la gran sorpresa es que el film se adentra en otros “pornos” (entendidos como adicciones que falsean la realidad) socialmente aceptados: los deportes televisados, las falaces comedias románticas hollywoodienses o la propia cultura homogeneizada del éxito social y económico. Porque ¿Quién es más puta? ¿La que realiza prácticas sexuales poco convencionales o la que centra toda la relación en el éxito social y económico de su pareja perpetuando modelos machistas? ¿Quién es más puto? ¿El adicto al sexo deshumanizado o el marido que trata como un objeto a su esposa?

 Sin embargo la parte más floja de la película es la que debería haber supuesto el broche de oro: el desenlace. Y desmerece en su ejecución ya que la idea de partida era notable. Pero ya se sabe que una idea normalucha bien ejecutada funciona mejor que una gran idea mal ejecutada. Esa relación reveladora con Julianne Moore aparece ante nuestros ojos más como una idea teórica que como la verdadera emoción que se le supone.

 Jon Martello, un joven adicto al sexo en general y al porno en particular, intenta ejercer algún tipo de control sobre sí mismo. Jon tiende a deshumanizarlo todo: su apartamento, su coche, su familia, su iglesia y las mujeres. Sin embargo, hasta los ligues más sofisticados no pueden compararse con el placer que obtiene viendo pornografía en su ordenador. Insatisfecho con su vida, decide cambiar. Gracias a la relación con dos mujeres muy distintas, Barbara y Esther, aprenderá grandes lecciones sobre la vida y el amor