martes, 5 de noviembre de 2013

DON JON (2013)

CADA UNO ELIGE SU PORNO 

 CALIFICACION: 3/5 


Estados Unidos, 2013.- 88 minutos.- Director: Joseph Gordon-Levitt,.- Intérpretes: Scarlett Johansson, Julianne Moore, Tony Danza. – TRAGICOMEDIA.- El debut como director del actor Gordon-Levitt (500 días juntos, Origen, Looper, El caballero oscuro) resulta esperanzador. Aunque los defectos de ritmo y redundancia son evidentes, éstos quedan eclipsados por la valentía temática y la perspicacia sociologica a la hora de expresar una serie de verdades que la actual sociedad del pensamiento único no quiere escuchar. El guión de Levitt pone al público de multisalas delante de un descarnado espejo que pocos querrán aceptar.

El prota, una especie de Tony Manero (Fiebre del sábado noche) del siglo XXI es un paradigma de la deshumanización en las formas en las que actualmente predominan. Su vida, compuesta de firmes rutinas, puede llevar a enervar al espectador. Lo vemos incesantemente entrando a su iglesia, confesándose, recibiendo la absolución católica, insultando al resto de conductores, dirigiéndose a la sala de entrenamiento de su gimnasio favorito, llevándose mujeres a la cama y, sobre todo, encendiendo su portátil para hacer lo que más le gusta, con diferencia, : ver porno y masturbarse. Otros usan los servicios de prostitutas ¿Una de las razones? No hay que implicarse con otra persona, aunque sea sexualmente…no hay que corresponder, satisfacer y conectar, sea al nivel que sea, con esa amante ocasional o estable.


El análisis de esta adicción era lo que esperábamos encontrar y la película nos lo da. Pero la gran sorpresa es que el film se adentra en otros “pornos” (entendidos como adicciones que falsean la realidad) socialmente aceptados: los deportes televisados, las falaces comedias románticas hollywoodienses o la propia cultura homogeneizada del éxito social y económico. Porque ¿Quién es más puta? ¿La que realiza prácticas sexuales poco convencionales o la que centra toda la relación en el éxito social y económico de su pareja perpetuando modelos machistas? ¿Quién es más puto? ¿El adicto al sexo deshumanizado o el marido que trata como un objeto a su esposa?

 Sin embargo la parte más floja de la película es la que debería haber supuesto el broche de oro: el desenlace. Y desmerece en su ejecución ya que la idea de partida era notable. Pero ya se sabe que una idea normalucha bien ejecutada funciona mejor que una gran idea mal ejecutada. Esa relación reveladora con Julianne Moore aparece ante nuestros ojos más como una idea teórica que como la verdadera emoción que se le supone.

 Jon Martello, un joven adicto al sexo en general y al porno en particular, intenta ejercer algún tipo de control sobre sí mismo. Jon tiende a deshumanizarlo todo: su apartamento, su coche, su familia, su iglesia y las mujeres. Sin embargo, hasta los ligues más sofisticados no pueden compararse con el placer que obtiene viendo pornografía en su ordenador. Insatisfecho con su vida, decide cambiar. Gracias a la relación con dos mujeres muy distintas, Barbara y Esther, aprenderá grandes lecciones sobre la vida y el amor

No hay comentarios: