domingo, 10 de febrero de 2013

MOVIE 43 (2012)

SANA PROVOCACION

CALIFICACION: 1,5/5



 Estados Unidos, 2012.- 90 minutos.- Director: James Gunn, Peter Farrelly, Griffin Dunne, Elizabeth Banks, Brett Ratner, Bob Odenkirk, Steven Brill, Steve Carr, Rusty Cundieff, James Duffy, Patrik Forsberg.- Intérpretes: Naomi Watts, Hugh Jackman, Kristen Bell, Halle Berry, Chloë Grace Moretz, Kate Winslet, Gerard Butler, Emma Stone, Johnny Knoxville, Uma Thurman, Elizabeth Banks, Stephen Merchant, Richard Gere, Kate Bosworth, Christopher Mintz-Plasse, Liev Schreiber, Seann William Scott, Josh Duhamel, Anna Faris, Tony Shalhoub, Jason Sudeikis.- COMEDIA DE EPISODIOS.- Debe ser defendida por lo que significa su propia existencia, más que por sus resultados finales. En un país y una industria cada vez más mojigata, no debe haber sido nada fácil levantar este proyecto y, mucho menos, convencer a todas estas estrellas para dedicar dos días de su preciado tiempo a filmar uno de los sketches que conforman esta crítica a la hipocresía americana respecto al sexo y a diversas costumbres yanquis que resultan más que risibles.

Los protagonistas son dos hermanos que buscan en internet la mítica "Movie 43", prohibida en casi todo el mundo.

Muchos espectadores y críticos la rechazan por su esencia: una película que se erige sobre el mal gusto. No debe juzgarse si estamos ante un film vulgar y desagradable. Es justamente eso lo que quiere ser. Lo que hay que valorar es sí consigue sus objetivos de entretener, hacer reír y poner en tela de juicio el modus vivendi americano, como ya hiciera Made in Usa de John Landis y Zucker-Abrahams-Zucker en 1977 con un zapping de televisión aquí sustituido por la navegación por Internet. Lo consigue a medias. Carcajadas no hay, risas pocas y sí mucho estupor, incomodidad y vergüenza ajena. En cuanto a la sátira es irregular. Algunos aspectos quedan claramente ridiculizados, otros no funcionan a nivel desmitificador.

 Otro aspecto a valorar es el deseo de Peter Farelly de levantar una película de episodios, frecuentes en décadas pasadas en el cine europeo, pero casi inéditas en Hollywood. La sucesión de episodios ahuyenta el aburrimiento ya que la escasa brevedad de los episodios casi nunca permite el bostezo.

No hay comentarios: