viernes, 22 de febrero de 2013

HITCHCOCK (2012)

LA OBSESION DEL PROCESO CREATIVO 

CALIFICACION: 3/5 

 Estados Unidos, 2012.- 98 minutos.- Director: Sacha Gervasi.- Intérpretes: Anthony Hopkins, Helen Mirren, Scarlett Johansson, James D'Arcy, Jessica Biel, Toni Collette, Danny Huston.- DRAMA BIOGRAFICO.- El director del magnífico documental Anvil ha demostrado valentía al realizar esta especie de biopic sobre el mago de suspense, proyecto lleno de riesgos y condenado a la incomprensión de la mayoría. Crear, dirigir es tomar decisiones. La primera fue la del autor del libro al centrarse en un período muy concreto de la vida del director de Vértigo. La segunda fue dar preponderancia a las relaciones con su mujer y con sus actrices que a la faceta de director. La tercera es el tono cambiante del film, a veces lúgubre, otras casi cómico y casi siempre desconcertante.

Los que busquen una descripción exhaustiva del proceso de rodaje de Psicosis saldrán totalmente decepcionados. A la película no le interesa describir técnicamente cómo se rodaron las famosas escenas de la ducha o la caída por las escaleras. Eso es materia de los extras del DVD de la propia Psicosis. El interés para los cinéfilos se encuentra en la detallada descripción del dificultoso proceso de producir una cinta en Hollywood (buscar una buena idea, crear expectación respecto al proyecto, eliminar del mercado toda la información respecto a la historia que se quiere contar, reunir el dinero para la producción, conseguir una buena exhibición, conseguir el sello del censor, sobreponerse a las circunstancias personales para evitar los retrasos en el rodaje y la injerencia de los estudios en el mismo, remontar la película en la sala de edición para dar vida a un ser inane gracias a la música y a ajustar la duración de los planos, preparar el estreno y despertar el interés del público usando las más agresivas técnicas de marketing para contrarrestar la falta de confianza de los exhibidores…) Toda esta parte debería ser de visión imprescindible para todos aquellos futuros creadores audiovisuales que creen que hacer cine se reduce a escribir un guión y filmarlo.

Los mitómanos y sensacionalistas tampoco saldrán muy satisfechos. Aunque hay referencias a las diversas obsesiones psicológicas de Hitch, no son el centro de la trama ni resultan especialmente interesantes, de manera buscada y consciente.

Otro elemento que hará que la cinta decepcione, en este caso, a las nuevas generaciones es que Gervasi demuestra haber estudiado la época y el contexto social que nos narra. Unas formas y costumbres incómodas para la cosmovisión dominante pero que eran moneda corriente en aquel tiempo. Un director que no cree en la introspección actoral y que desprecie toda tentación de psicologismo, un hombre que espía a mujeres cuando se desnudan, que observa con deseo a desconocidas, que le echa los trastos a otras delante de su mujer o que pide comprensión y apoyo cuando ya está recibiendo mucho más del que él da. Otro hombre que hace creer que desea a una mujer cuando su objetivo es acercarse al famoso marido de ésta…en definitiva un tiempo en el que el género masculino era preponderante en la sociedad. Gervasi refleja ese tiempo y en el contextualiza a Hitchcock sin juzgarlo.

 Gervasi también demuestra haber visto mucho cine y conocer la importancia como figura pública y televisiva del director inglés. Algunos de los iconos universales que lo representan son utilizados en el film, pero nunca como mención u homenaje, sino con valor narrativo. El tono de misterio que rodeaba al personaje está muy bien descrito y quizá sólo chirrie los encuentros fantasmagóricos con Ed Gein, el asesino de Wisconsin que inspiró el personaje de Norman Bates.

 Por ultimo y quizá más destacable es la insuperable manera en la que el film contextualiza el fenómeno Psicosis en sus adecuadas coordenadas espacio-temporales haciendo entender al público del siglo XXI lo que tenía , que era mucho, de arriesgado y novedoso el film en 1960, un momento en el que los géneros menores eran muy menores y despreciados y en el que el público era muy, muy ingenuo. La secuencia en la que Hitchcock observa la reacción del público del preestreno ante la escena de la ducha es antológica. Espero que los jóvenes descubran hasta que punto Psicosis fue determinante para que ahora los géneros mayores y menores hayan intercambiado su valoración entre el público. Algo parecido ocurre en la valoración social actual que se tiene de los otros géneros: el masculino y el femenino. Pero esa es otra historia.

En la cima de su carrera como director, Alfred Hitchcock decide filmar una película de terror aparentemente de baja categoría. Ningún estudio apoya el proyecto, así que Hitchcock decide financiarlo él mismo y rodarla con un equipo barato de TV. El resultado fue un fenómeno internacional y una de las películas más famosas e influyentes de la historia.

No hay comentarios: