jueves, 15 de noviembre de 2012

ARGO (2012)

¿A QUIEN NO LE MOLA UNA BUENA PELI? 

CALIFICACION: 3,5/5



Estados Unidos, 2012.- 120 minutos.- Director: Ben Affleck.- Intérpretes: Ben Affleck, John Goodman, Alan Arkin.- THRILLER DE INTRIGA.-


Ben Affleck ya no es una promesa como director. Es una realidad que confiamos, por el bien del cine, que no se diluya en la bruma de la pretenciosidad y el ombliguismo en la que caen otros muchos cuando se les alaba demasiado.

Tras la interesante Adios, pequeña, adiós y la vibrante The town, Affleck filma su película más ambiciosa y a la par redonda. Affleck empezó a hacerse un nombre al ganar el Oscar junto a Matt Damon por el efectivo guión de El indomable Will Hunting. Su evidente atractivo físico lo llevó a intentar profundizar en su carrera como actor que demostró sus limitaciones en ese terreno. Su tres películas confirman que debe centrar sus energías detrás de las cámaras.

Affleck no intenta inventar nada nuevo, simplemente se marca como objetivo contar de la mejor manera posible historias atractivas y potentes. Y así, por contraste con lo habitual en el Hollywood actual, marca su propio estilo. Una vez que ya ha fijado los objetivos que en otro tiempo eran simples mínimos de calidad exigibles, Affleck se permite ir más allá mezclando géneros, texturas y experimentando con el tiempo y la narración cinematográfica.

Cuando, en 1979, la embajada de los Estados Unidos en Teherán fue ocupada por un grupo de iraníes, la CIA y el gobierno canadiense organizaron una operación para rescatar a seis diplomáticos estadounidenses. Con este fin se recurrió a un experto en el arte del disfraz y se preparó el escenario para el rodaje de una película ("Argo"), en la que participaba un equipo de cazatalentos de Hollywood.

Basado, inspirado en hechos reales. Me pongo a temblar cuando leo esto al principio de una película. Solo hace falta remitirse a mi reciente reseña de “Lo imposible”. La clave para mí está en las dos primeras palabras. Son las que permiten cierta libertad al artista cuando se enfrenta a la recreación de la realidad. Y eso es lo que hace Affleck. Uniendo sabiamente el thriller político y policíaco de los 70 (con Lumet, Pollack y Pakula como principales referentes) las películas de evasión del telón de acero (Cortina rasgada) y el cambio en la cinefilia y en los gustos del público de finales de los 70. Porque Argo es, ante todo, un canto de amor al cine comercial de calidad, al oficio de hacer películas y al disfrute en una sala oscura de los efectismos, las trampas, los engaños y los trucos de la proyección a 24 fotogramas por segundo.

No hay comentarios: