viernes, 24 de agosto de 2012

EL LEGADO DE BOURNE (BOURNE LEGACY) -2012-

 UN INGENIOSO, VIBRANTE PERO ALGO HUECO REBOOT 

 CALIFICACION: 2,5/5

Estados Unidos, 2012.- 135 minutos.- Director: Tony Gilroy.- Intérpretes: Jeremy Renner, Rachel Weisz, Edward Norton, Joan Allen, Albert Finney, Oscar Isaac, Scott Glenn, Stacy Keach.- THRILLER DE ACCION.- Cuando tuve noticias de este proyecto pensé: ¡Ya les vale de explotar el filón de la saga Bourne! Sin embargo, el trailer promocional demuestra la proverbial capacidad de Hollywood y, por ende, de toda la industria del espectáculo estadounidense para vendernos mejor que nadie cualquier producto. Tras verlo, me sorprendí a mí mismo, pues había despertado mis deseos de ver la película.

Y lo mismo ocurre con el propio film, cuyo responsable (guionista de la saga y director de la muy recomendable Michael Clayton) se ha molestado en evitar la típica secuela y regalarnos una mezcla entre spin-off (especie de continuación en la que un personaje secundario se convierte en principal) y reboot (nuevo acercamiento a una historia ya conocida bajo un punto de vista diferente) que más bien se trata de un film espejo o simétrico. Efectivamente, los acontecimientos que en ella tienen lugar ocurren más o menos al mismo tiempo que los de la tercera entrega de la saga. Esta idea abre infinitas posibilidades a la narración cinematográfica y su metalenguaje en un tiempo con sequía creativa pero proclive al cine (auto)referencial.

Aaron Cross es creado por el programa Outcome. Los agentes de este programa no han sido diseñados para asesinar, sino para funcionar en solitario en misiones altamente arriesgadas, sin embargo el programa Outcome se convierte en un peligro cuando la historia de Bourne pasa al dominio público.

Centrándonos en el film, señalar que presenta una primera mitad francamente potente a nivel narrativo que engancha al espectador aunque el guión no sea especialmente atractivo. Mención especial merece toda la parte filmada en un desolador paisaje nevado que trasmite la soledad y la inquietud del protagonista.

Igualmente, cuando se desencadena el plan secreto de los responsables del programa Outcome, el dinamismo y la tensión se palpan. También es destacable el pasaje en el que los caminos de Renner y Weisz se cruzan indefectiblemente. Sin embargo, la larga parte final en Manila es muy rutinaria, recuerda demasiado a la fragmento brasileño de El increíble Hulk (también protagonizada por Norton) y alarga el film hasta unos absurdos 135 minutos cuando el fino y minúsculo guión daba para un perfecto thriller de 90 minutos de los de antes. Pero seguimos en los tiempos del cine al peso, qué se le va a hacer.

No hay comentarios: