viernes, 3 de febrero de 2012

LA DAMA DE HIERRO -THE IRON LADY- (2011)


SEGÚN ESTA FALAZ PELICULA, ERA DE PELUCHE

CALIFICACION: 1,5/5

Gran Bretaña, 2011.- 105 minutos.- Director: Phyllida Lloyd.- Intérpretes: Meryl Streep, Jim Broadbent, Anthony Head.- DRAMA.- ¡Ay, pobrecita la Margaret! Que tiene demencia senil. ¡Ay, pobrecita Tatcher! Que tuvo que lidiar como mujer (pobre) en un mundo de hombres (ricos). ¡Ay, pobrecita, Margaret Thatcher que se vio obligada a cargar contra unos sucios mineros que tuvieron la osadía de pedir mejores condiciones laborales y que protestaban contra la supresión de los derechos laborales por los que murieron sus antepasados! En ese tono de cuento (de terror, eso sí) para niños es en el que la tal Phyllida Lloyd quiere convencernos de que la dama de hierro también es un ser humano (claro, no va a ser una mesa). También fueron seres humanos Hitler y Stalin ¿Y?



Pues lo que no cuenta la película ¡Ay, pobrecito su país! (y el mundo, ya que sus políticas se convirtieron en modelo para todos los neo-com que nos han llevado a donde estamos) que tuvo que ver como luchó contra hombres malos para convertirse en una mujer peor que todos ellos -¿mala conciencia de clase?- que arrasó con las conquistas sociales de varias generaciones en sólo una década y que perpetuó las constantes de una de las sociedades más clasistas del mundo, la británica.

Esta pornográfica película (esto es auténtica pornografía y no una peli de Sasha Grey) es una muestra más del sucio y rastrero revisionismo histórico que nos ha arrasado cual tsunami y que ha sido una de las principales armas de una revolución conservadora que empezó, a principios de los 80, con la Thatcher y su amigo Reagan (Pinochet tampoco le caía mal que digamos) y que, 30 años después, ha ganado por goleada. Con espíritu deportivo, los derrotados les damos la mano para felicitarles por su victoria sin paliativos, deseándoles la mejor de las suertes, porque de su acierto a la hora de gobernarnos, dependerá nuestro futuro y la de las próximas generaciones.

Que Meryl Streep rodara hace 35 años El cazador y ahora este film, es el mejor resumen de este cambio de tendencia absoluto. No hay mejor metáfora. Bueno, que los mayores de 40 años se traguen esta manipulación de la historia sin rechistar esta casi a la misma altura metafórica. Los menores de 40, ya tenemos bastante con lo que se les viene encima.

Hasta ahora una crítica ideológica y no cinematográfica, lo que siempre he odiado. ¡Que contradicción! Para paliar este injustificable error, decir que la Lloyd rueda la película más aburrida posible sobre un personaje que puede gustar más o menos, pero que, sin duda, es fascinante. El tedio es el eje sobre el que gira un film que provoca sopor del que sólo te saca alguna de las muchas tergiversaciones y falsedades del film (¿La Tatcher bailando con Nelson Mandela?)

La dirección es pobre, plana, sin profundidad dramática ni hallazgos narrativos ni visuales. Todo parece confiarse (con cierta lógica) a la portentosa interpretación de Meryl Streep, una de las mejores actrices cinematográficas de los últimos 50 años, que no hace de Margaret Thatcher, es Margaret Thatcher.

No hay comentarios: