miércoles, 4 de enero de 2012

SOPRESAS Y RAREZAS DEL CINE DE 2011...SIN UN ORDEN ESPECIAL




1) AMOR Y OTRAS DROGAS
Estados Unidos, 2010.- 113 minutos.- Director: Edward Zwick.- Intérpretes: Jake Gyllenhaal, Anne Hathaway, Hank Azaria, Oliver Platt, George Segal. TRAGICOMEDIA.- Ante todo, no estamos ante una buena película, no nos llevemos a engaño. Los notables méritos de este film no provienen de su calidad intrínseca.
Lo que hace destacable a este film es lo que tiene de anomalía con respecto a la aburrida, mimética y repetitiva producción de género romántico con la que Hollywood nos bombardea semana sí, semana también.
Por un lado, sorprende, y no es un dato baladí, la ingente cantidad de desnudos de la pareja de estrellas protagonista que incluye la cinta. Si la semana pasada decíamos que Peter Weir, al rodar con grandes planos generales su film Camino a la libertad, estaba incurriendo en un acto de rebeldía contra la tendencia general; Zwick hace lo mismo contra una industria cada vez tan pacata, puritana e hipócrita como la sociedad de la que surge. No son nunca desnudos gratuitos, simplemente en una historia sobre el deseo sexual y el amor son absolutamente necesarios. Además, nos ahorramos la vergüenza ajena de contemplar la típica escena de la chica yendo al baño enrollada como una momia con la sábana (¿alguien se cubre el cuerpo después de echar un polvo?)
Por otro lado, es de agradecer que, en lugar del típico pastel que sigue paso a paso lo que el público espera (la gente despotricaba a la salida por lo rara que era la película y me preguntó ¿qué interés tiene ir al cine a ver lo de siempre…otra vez?) estemos ante una bella y auténtica historia de amor donde el conflicto no viene por algún burgués malentendido sino por un dilema moral auténtico: amar y convivir o no con una persona enferma que va a ir a peor.
Además, el verdadero tema del film son las tácticas mafiosas de las farmacéuticas para vender productos que la gente no necesita con el beneplácito y colaboración de médicos corruptos.

2) BAD TEACHER
Estados Unidos, 2011.- 92 minutos.- Director: Jake Kasdan.- Intérpretes: Cameron Diaz, Justin Timberlake, Jason Segel, Lucy Punch. – COMEDIA.- Acudí a ver Bad teacher con muchas prevenciones. El trailer es espantoso, Cameron Diaz no me cae muy bien y los guionistas se han curtido en The office, serie de televisión que nunca me ha llegado a calar pese a los esforzados intentos de un querido amigo por hacerme fiel creyente de la misma.
Sin embargo, a los pocos minutos de empezar la proyección, me sorprendí riéndome bastante más de lo que esperaba. Pero lo más importante es que esta caricatura desmadrada, exagerada, zafia y vulgar no se queda en eso, si no que se erige una furia incontrolable que fustiga las bases de la mentalidad dominante en los Estados Unidos y que, debido a la globalización reinante, se extiende como la pólvora por el mundo occidental.

A saber:
Hipocresía desaforada ejemplificada en personas cuyo modus vivendi es “ni una mala palabra, ni una buena acción”,
Maniqueísmo que simplifica el análisis de la realidad a una lucha entre el bien y el mal (olvidando el imprescindible relativismo)
Dictadura de lo políticamente correcto, castrando la necesidad humana de discrepar y expresarse con libertad, aunque pueda molestarse a otros
Absoluta falta de comprensión por las debilidades humanas, típica de la juventud, pero que no se puede convertir en ideología dominante, olvidando la imprescindible aceptación de nuestra naturaleza
Anulación de las pulsiones humanas que nos hacen tan imperfectos e interesantes a la vez
Puritanismo y consiguiente represión.

3) COMO ACABAR CON TU JEFE
Estados Unidos, 2011.- 100 minutos.- Director: Seth Gordon.- Intérpretes: Jason Bateman, Charlie Day, Jason Sudeikis, Jennifer Aniston, Colin Farrell, Kevin Spacey, Jamie Foxx, Julie Bowen, Donald Sutherland.- COMEDIA NEGRA.- Una grata sorpresa. Sin ser nada del otro mundo, consigue con creces su objetivo. Dada las cotas abisales de la comedia actual (Adam Sandler a la cabeza) y el contexto descreido actual donde no es fácil hacer reír a la gente, el film de Gordon nos proporciona risas y carcajadas durante bastantes momentos de la narración. No es poco.
Un guión que maneja bien el crescendo cómico de diversas situaciones y un reparto en estado de gracia (especialmente los 3 jefes: Farell, Aniston y Spacey), sin olvidar el memorable personaje al que da vida Jamie Foxx, son las bazas más destacadas en un film que realiza un análisis crítico de la precariedad laboral sin olvidarse en ningún momento de su objetivo principal.

4) CRAZY, STUPID, LOVE
Estados Unidos, 2011.- 118 minutos.- Director: Glenn Ficarra, John Requa.- Intérpretes: Steve Carell, Ryan Gosling, Julianne Moore, Emma Stone, Analeigh Tipton, Marisa Tomei, Kevin Bacon.- COMEDIA.- Confirmación del talento de la pareja Ficarra-Requa que ya demostraron altas dosis de observación y perspicacia sobre su sociedad en un contexto hollywoodiense de películas totalmente desconectadas de la realidad del país con su film Te quiero, Phillip Morris. Aunque aquí no se reflexiona directamente sobre aspectos sociales sino emocionales, los primeros están siempre presentes.
La cinta funciona perfectamente como comedia, como cine romántico del siglo XXI y cómo entretenimiento ya que, llegados a un punto de la narración, nos hemos enamorado de esos personajes y queremos saber más de ellos y no tenemos ganas de acabe la película. Todo un milagro, hoy en día. Los actores ayudan bastante: los matices de Carell, la naturalidad de Moore, la presencia de Gosling, el encanto de Stone y Tomei y la autoparodia de Bacon. Sin embargo, se ha de reconocer que se podía haber llegado más lejos en algunas osadías temáticas y que el ritmo es muy irregular.

5) EL INOCENTE
Estados Unidos, 2011.- 122 minutos.- Director: Brad Furman.- Intérpretes: Matthew McConaughey, Ryan Phillippe, Marisa Tomei, William H. Macy, Josh Lucas.- THRILLER JUDICIAL.- Una pequeña sorpresa inesperada, pues, ni el género, ni el director, ni, mucho menos, el protagonista hacían concebir demasiadas esperanzas. Sin embargo, El inocente consigue retrotaernos a agradables sensaciones cinéfilas de antaño sin que la película deje de ser rabiosamente actual, tanto en su lenguaje cinematográfico como en su cosmovisión y acercamiento a la naturaleza humana.
Esas sensaciones a las que me refiero son la consistencia narrativa, un convincente realismo no reñido con la capacidad de evasión y diversión y, sobre todo, unos personajes que nada tienen que ver con el buenismo ni con la aburrida pulcritud a la que obliga lo políticamente correcto. De ahí viene la falaz idea de que el cine tiene que dar ejemplo y ser inspirador, como defienden algunos críticos que valoran la calidad de las películas por su contenido moral o inmoral.

6) LA BODA DE MI MEJOR AMIGA
Bridesmaids.-Estados Unidos, 2011.- 128 minutos.- Director: Paul Feig.- Intérpretes: Kristen Wiig, Maya Rudolph, Rose Byrne, Jon Hamm.- COMEDIA DRAMATICA.-
No estamos ante el reservo femenino de Resacón en Las Vegas ni ante una película de bodas. Más bien se trata de un retrato femenino del siglo XXI en el mundo occidental, especialmente centrado en la contradictoria protagonista que fluctúa entre el encanto, la estupidez y la autodestrucción emocional.
La cinta funciona mucho mejor a partir de mediada la proyección, cuando deja de obsesionarse con ser graciosa, para centrarse en ser perspicaz en el retrato de lo que significa ser mujer en el tiempo actual. La película alcanza una cadencia especial en la que ya deja de ser importante el qué, la peripecia y su desenlace y pasa a ser más importante el cómo y la evolución de los personajes. Entonces desaparece la apariencia de camino trillado, de formula comercial para aparecer la sensación de vida real en pantalla, algo cada vez menos frecuente en el cine actual. Y si conectas con ella, ya no te importa cuanto falta para el desenlace sino que quieres saber más de esa protagonista y su entorno.

7) EL MUNDO SEGÚN BARNEY
Canadá, 2010.- 134 minutos.- Director: Richard J. Lewis.- Intérpretes: Paul Giamatti, Rosamund Pike, Dustin Hoffman, Scott Speedman, Minnie Driver, Bruce Greenwood, Rachelle Lefevre.- COMEDIA DRAMATICA.- Aunque es una decisión artística lógica y coherente, ya que la historia se ambienta, en gran parte, en los años 70 y 80, quizá no sea totalmente acertada la opción manierista por la que opta el televisivo Lewis. Aunque disfruté terriblemente al estar viendo una película que parecía hecha a principios de los 80 del siglo pasado (que raro suena lo de siglo pasado para el siglo XX), ya que adoro esa época del cine americano, eso no anuló la sensación de que esa forma de hacer cine ya está superada y no funciona tan bien ante mis ojos como cuando reviso una cinta filmada efectivamente en aquel tiempo.
La cinta comienza con fuerza, narrando, tras un breve prólogo en el presente, las andanzas de un joven Barney, que ya da muestras de un sentimiento trágico de la vida, totalmente alejado de la cosmovisión anglosajona. Desde temprana edad, una serie de pequeños accidentes, casualidades o absurdos golpes del destino van marcando su vida de una forma que no puede controlar. Tampoco su carácter impulsivo o caótico ayuda, o sí, según cómo se vea, o lo que entendamos por una vida plena.
Las escenas que comparten esos dos genios de la interpretación que son Giamatti y Hoffman ya merecen el precio de la entrada. Son divertidos, son patéticos, son ridículos…son humanos.
Pero sin duda, el cenit del film se alcanza en los capítulos dedicados al enamoramiento y acoso y derribo que Giamatti hace del personaje de Pike. La magia llega a la pantalla en la larga e imprescindible secuencia de la boda y la memorable escena de la estación de tren.

8) EVA
España, 2011.- 107 minutos.- Director: Kike Maíllo.- Intérpretes: Daniel Brühl, Marta Etura, Alberto Ammann, Lluís Homar, Claudia Vega, .- CIENCIA-FICCION.- Más que interesante debut de Maíllo en el largo con un producto mucho más sólido (a nivel técnico y artístico) y original de lo que nos tiene acostumbrado nuestro cine.
Se debe resaltar la valentía de levantar la producción de una cinta de ciencia-ficción en un contexto industrial tan poco favorable. Y los resultados son positivos.
Con una conseguida atmósfera, un relato que mantiene siempre el interés y unos actores que cumplen con creces su función (mención especial merece un Lluis Homar divertidamente inmenso), Maíllo aprueba con nota.

9) HANNA
Estados Unidos, 2011.- 122 minutos.- Director: Joe Wright.- Intérpretes: Saoirse Ronan, Eric Bana, Cate Blanchett, Tom Hollander, Olivia Williams.- DRAMA DE ACCION.- Hay varias películas dentro de Hanna y no todas funcionan a la misma altura. Empieza como un interesante film casi antropológico sobre una niña que se ha criado totalmente aislada de la civilización y sus conocimientos del mundo se circunscribe a los libros. Luego parece convertirse en un convencional trama de espionaje que parece el eje central de argumento. Pero sólo es un espejismo.
A partir de la salida al mundo exterior de la protagonista la cinta se centra en lo que realmente le interesa a sus creadores. Y no es fácil descubrir qué es. Si el espectador no está fresco ese día, toda la segunda mitad de la película le puede parecer una estupidez supina sin sentido alguno, ya que parece toda ella una digresión con respecto al supuesto tema central. El tema del film es la educación y los errores de los padres y los gobiernos. A saber: educación demasiado teórica sin conexión con la realidad, castración de las emociones por un excesivo pragmatismo y la inexperiencia sino estupidez de los padres.

10) X-MEN: PRIMERA GENERACION
X-men: First class.- Estados Unidos, 2011.- 131 minutos.- Director: Matthew Vaughn.- Intérpretes: James McAvoy, Michael Fassbender, Kevin Bacon, January Jones, Rose Byrne, Oliver Platt, Jennifer Lawrence, Rade Serbedzija, Michael Ironside- COMIC FANTASTICO.- Una auténtica gozada y la prueba fehaciente de que el cine no necesita recurrir a mundos fantásticos paralelos para maravillar al espectador. De hecho, hacerlo supone, en ocasiones, un menosprecio al arte cinematográfico y su autonomía y una falta de confianza en sus propias posibilidades.
Simplemente navegando en su iconografía pretérita, en los géneros y subgéneros cinematográficos y en los universos estéticos de décadas pasadas tiene más que suficiente para convertirse en un espectáculo total y una indudable fuente de diversión que es a lo que, fundamentalmente debe aspirar el cine comercial.

No hay comentarios: