jueves, 19 de enero de 2012

THE ARTIST (2011)



UN SINCERO HOMENAJE A LA ETAPA MAS PURA DEL SEPTIMO ARTE

CALIFICACION: 3,5/5

Francia , 2011.- 100 minutos.- Director: Michel Hazanavicius.- Intérpretes: Jean Dujardin, Bérénice Bejo, James Cromwell, John Goodman, Penelope Ann Miller, Missi Pyle, Malcolm McDowell.- TRAGICOMEDIA.- Un placer cinéfilo y bastante más que una mera copia, por perfecta que fuera, de las formas visuales y constantes narrativas del cine mudo; sin duda, el período más puro y auténtico de la historia del séptimo arte. Un tiempo en el que no era necesario el uso del sonido ni excesivos efectos visuales para emocionar al espectador, conectándolo con sus emociones más universales.
Hollywood, 1927. George Valentin es una gran estrella del cine mudo a quien la vida le sonríe. Pero, con la llegada del cine sonoro, su carrera corre peligro de quedar sepultada en el olvido. Por su parte, la joven actriz Peppy Miller, que empezó como extra al lado de Valentin, se convierte en una estrella del cine sonoro.
Hazanavicius ha realizado un portentoso trabajo de documentación, empapándose de los principales títulos del cine silente, para regalarnos este sincero homenajes. Pero sus logros no se detienen ahí. Ha introducido en este corpus una serie de elementos más modernos que casan perfectamente con el entorno creado.

1) Una magnífica banda sonora (confluencia perfecta de lo viejo y lo nuevo) que realza y complementa cada una de las escenas. Un ejemplo magnífico es aquel en el que subraya un angustioso montaje paralelo, propio de las grandes obras del maestro del cine Griffith, con una mítica pieza musical que Hermann compuso para Hitchcock.
2) El uso de una serie de recursos narrativos más propios del período clásico que de los inicios del cine
3) La utilización del sonido con valor dramático (lo único que realmente aportó la novedad sonora al cine) en una magistral secuencia onírica.

Por otro lado, se debe destacar a la pareja protagonista que está perfecta en sus roles. Trasmite emoción, sinceridad, patetismo e ingenuidad según la ocasión. Sin olvidar una de las mejores interpretaciones caninas de la historia. Adoro a ese perro y eso que no soy mucho yo de mascotas.

Finalmente, destacar que la cinta, tras ganar varios Globos de Oro, tiene posibilidades de cara a los Oscars. Y es que no hay nada que guste más a Hollywood que (re) descubrir que en su culturalmente idolatrada e idealizada Europa, nos pirramos por la cultura popular yanqui.

No hay comentarios: