viernes, 15 de abril de 2011

SIN LIMITES -LIMITLESS- (2011)


UN DIVERTIDO GUION CON MÁS AGUJEROS QUE UN QUESO DE GRUYERE

CALIFICACION: 2,5/5

Estados Unidos, 2011.- 105 minutos.- Director: Neil Burguer.- Intérpretes: Bradley Cooper, Abbey Cornish, Robert De Niro.- DRAMA FANTASTICO.- Un producto comercial muy ágil y entretenido que sólo intenta, y consigue, hacernos pasar un buen rato.

Un escritor, que sufre una crisis de creatividad, prueba un día una nueva droga que lo pone en condiciones de usar al máximo todas sus facultades mentales; es una especie de píldora inteligente gracias a la cual consigue triunfar en Nueva York. Un poderoso financiero de Wall Street siente una extraordinaria curiosidad por averiguar qué se esconde detrás de tanto éxito...

Película desprejuiciada e inmune a las voces que, entre público y crítica, denuncian el efectismo, la exageración, la falta de rigurosidad… Es decir, todo aquello que hacía tan divertido el cine de décadas pasadas. El cine peliculero, con su propio lenguaje no deudor de otras expresiones de la cultura popular, sino puramente cinematográfico y que, a fuerza de parodias, intertextualidades y revisiones criticas, cada es más difícil de encontrar y de disfrutar.

Técnicamente brillante y competente dirigida e interpretada, sólo se debe comentar respecto a este último aspecto que, los espectadores que acudan atraídos por Robert de Niro se sentirán decepcionados, ya que su presencia en el film es casi testimonial.

Es cierto que la cinta cae en la redundancia y en lo previsible demasiadas veces pero no sería justo dejar de destacar que en otros momentos encontramos originales giros de guión, ruptura de las expectativas del espectador, y negativa a transitar por lugares comunes…un guión indomable.

Lo mejor es disfrutarla y no analizarla al salir del cine. Si no, se comprobará que el argumento no tiene ningún sentido desde los primeros minutos. Eso sí, es lúcida en el análisis de los atajos para alcanzar el éxito, tan de moda en la sociedad actual.


.

HAPPYTHANKYOUMOREPLEASE (2011)


NADA QUE CONTAR

CALIFICACION: 1/5


Estados Unidos, 2010.- 100 minutos.- Director: Josh Radnor.- Intérpretes: Kate Mara, Malin Akerman, Josh Radnor.- DRAMA.- Sam Wexler, un joven aspirante a escritor, tiene un día pésimo: debe acudir a una importante cita con el director de una prestigiosa editorial de Nueva York y se despierta tarde y con resaca; por el camino se encuentra con un niño que ha perdido a su madre en el metro; Sam se debate entre continuar su camino o hacerse cargo de él hasta que encuentre a su madre. Como ésta no aparece, decide entonces llevarlo consigo a la editorial. La cita constituye un estrepitoso fracaso. Su vida sentimental no va mucho mejor que su carrera, pasa de una relación a otra, evitando cualquier tipo de compromiso, hasta que conoce a Mississippi, una hermosa camarera que es también cantante. Queda tan fascinado por ella que le propone un curioso trato que hará tambalearse su vida y la de sus amigos.

Ejemplo paradigmático de los principales problemas creativos del cine actual, en general, y del cine independiente americano en particular.

En primer lugar, el motor de los proyectos. En el pasado un autor luchaba contra viento y marea por conseguir plasmar en imágenes cinematográficas aquello que sentía imperiosamente que tenía que contar, esa historia que le salía de las tripas. Sin embargo, actualmente, parece que el objetivo primigenio es rodar una película (la que sea) sin partir de la necesidad de expresarse. Simplemente poner el pie en la puerta entreabierta, a ver si tu propuesta gusta y te acogen en la industria para rodar la quinta o sexta parte de una saga comercial. Una industria, en definitiva, capitaneada por técnicos más que por artistas.

En segundo lugar, como bien dice el propio protagonista, proyecto de escritor, su vida ha sido tan cómoda, tan normal, tan exenta de sobresaltos que tiene serios problemas para encontrar en ella algún suceso susceptible de convertirse en materia artística. Lo mismo le ocurre al director, guionista y actor que interpreta a este personaje: nos endilga un libreto carente de verdaderos conflictos y de personajes potentes. Si además los diálogos oscilan entre la estupidez y el sopor, el fracaso es casi absoluto.

En las antípodas, por tanto, de los grandes directores del pasado que, además de ir pasando por cada uno de los oficios cinematográficos vivían la vida intensa y peligrosamente, siendo unos grandes conocedores de la condición humana.

En tercer lugar, estos directores se inspiraban en la vida para crear sus obras. Sin embargo, las nuevas generaciones formadas en escuelas de cine, crean productos perfectos pero carentes de vida. Como dijo Paul Mazursky (el rompedor director americano de los años 70 y 80) los jóvenes directores se inspiran en el cine para hacer más cine, no en las cuitas del ser humano.

Finalmente, decir que si el director opta por inspirarse en el pequeño mundo que conoce, como es el caso de la cinta que nos ocupa, el resultado es aún peor. Ya que este está plagado de tipos superficiales, que hacen pocas cosas interesantes y que su manera de hablar oscila entre el tostón, la pedantería y la estupidez.

En definitiva, esta cosa es un rollo importante.

SIN COMPROMISO -NO STRINGS ATTACHED- (2011)


…Y SIN INTERÉS

CALIFICACION: 1,5/5

Estados Unidos, 2010.- 105 minutos.- Director: Ivan Reitman.- Intérpretes: Ashton Kutcher, Natalie Portman, Kevin Kline.- COMEDIA ROMANTICA.- Una cinta absolutamente prescindible que, si bien no es tan horrorosa como otras muestras de este género totalmente devaluado, no alcanza la suficiente entidad para dedicarle tiempo y dinero.
Emma y Adam son, desde hace mucho tiempo, dos buenos amigos, pero casi arruinan su relación por pasar una noche juntos. Deciden, entonces, preservar su amistad por encima de todo, aunque tengan relaciones íntimas. Muy pronto descubrirán que es muy difícil mantener una relación estrictamente física sin contraer compromiso alguno y al margen de los sentimientos.
La película es totalmente predecible y hasta el espectador menos despierto tiene muy claro cómo va a concluir. Ese no es el verdadero problema, sino una constante de la comedia romántica. Nunca ha importado en ésta el destino, sino lo bien que lo pasamos durante el viaje viendo cómo la pareja se pelea, se separa y se odia hasta llegar al final desenlace. Sin embargo, y cómo divertidamente apunta en su crítica mi admirado Roger Ebert del Chicago Sun-Times, éste es uno de esos viajes en los que continuamente preguntas ¿cuándo llegamos? ¿falta mucho?
Sólo soportable por la naturalidad de Portman, algún que otro dialogo brillante, la presencia de un genial Kevin Kline y el omnipresente torso desnudo de Kutcher, la cinta trascurre de manera lánguida y rutinaria hacia su autodestrucción.


.

ENCONTRARAS DRAGONES -THERE BE DRAGONS- (2011)


UNA HAGIOGRAFIA MAS MODERADA DE LO ESPERADO

CALIFICACION: 2/5

Estados Unidos-España, 2010.- 120 minutos.- Director: Roland Joffé.- Intérpretes: Charlie Cox, Wes Bentley, Dougray Scott, Unax Ugalde, Olga Kurylenko, Ana Torrent, Alfonso Bassave, Jordi Mollà, Rodrigo Santoro, Geraldine Chaplin, Charles Dance.- DRAMA HISTORICO.- Confieso que acudí a ver esta cinta con sentimientos encontrados. Por un lado, la dirección de Joffé (La misión, Los gritos del silencio) era garantía de un mínimo de calidad y una moderación en el tratamiento de un tema tan delicado.

Por otro lado, era bastante temible que la película estuviera producida por la Obra. No porque fuera concretamente esta institución. También me daría yuyu una película producida por, no sé, el partido comunista. Creo que el arte debe ser libre y, por tanto, el artista debería tener el derecho a expresar su verdadera opinión, no ser el vocero del que le paga.

Es cierto, que casi todas las productoras tienen su propia ideología (aunque la de muchas es únicamente el beneficio económico) pero la manipulación puede ser mayor cuando produce alguien ajeno al panorama artístico.

De todas formas, si la Obra se gasta su propio dinero, está en su derecho absoluto de hacer la película que le dé la gana. Simplemente, el público debería estar informado de quién está detrás de cada proyecto (para que no se crea a pies juntillas todo lo que ve en pantalla) y de que este film también ha contado con dinero público para su elaboración, a través del ICO y otras instituciones, lo cual también puede servir como indicador de que el proyecto no es exageradamente partidista.

Robert, un joven periodista que vive y trabaja en Londres, descubre la relación que unió, desde la niñez, a su padre con el sacerdote José María Escrivá de Balaguer, fundador del Opus Dei, fallecido en 1975.

Entrando en el análisis de la cinta, señalar que Joffé vuelve a demostrar su gran profesionalidad y dominio de su oficio ofreciéndonos un trabajo con mucho empaque, seriedad y calidad técnica. El ritmo es adecuado y mantiene el interés durante casi toda narración (quizá el desenlace sea algo flojo), a pesar de contar varias historias a la vez, algo que siempre dificulta el trabajo de un director.

Algunos críticos han señalado, con razón, que el estilo de Joffé no ha cambiado ni un ápice en los últimos 25 años y, por tanto, la cinta aparece ante nuestros ojos como bastante antigua a nivel plástico, estético y narrativo. Es lógico, Joffé nunca ha sido un innovador, sino un profesional de estilo clásico, y el argumento pide a gritos un estilo clasicista.

Respecto al otro gran aspecto a la hora de analizar artísticamente una película, el tratamiento del tema y de los personajes, decir que afortunadamente no se cae en un simplista maniqueísmo de buenos y malos, sino que se explican y se comprenden las razones de los bandos enfrentados y se es capaz de apreciar las virtudes de personajes con los que los productores no tienen ninguna afinidad.

En definitiva, una cinta algo antigua artísticamente, pero perspicaz a la hora de trasmitir claramente sus presupuestos ideológicos sin caer en el fanatismo.