viernes, 30 de septiembre de 2011

NUESTRA CANCION DE AMOR (2010) -MY OWN LOVE SONG -


TAN KITSCH Y ESTETICAMENTE DESVERGONZADA QUE ACABA CAYENDO SIMPATICA

CALIFICACION: 2/5


Estados Unidos, 2010.- 109 minutos.- Director: Olivier Dahan.- Intérpretes: Renée Zellweger, Forest Whitaker, Elias Koteas, Nick Nolte.- DRAMA.- Quería verla. Le propuse a mi pareja ir juntos al cine. Le di algunos datos. Le sonaron fatal. Lo comprendo. Una película sobre una cantante country. Paralítica. Interpretada por la Zellweger en caída libre. Acompañada por Whitaker. Dirigida por el autor de La vida en rosa. Mi pareja pasó de mí. Me fui a verla solo. No me arrepentí del todo.

Relata la difícil historia de amistad entre una cantante paralítica, condenada a vivir en una silla de ruedas, y su amigo, un afroamericano traumatizado por un incendio en el que perdió a su familia. Juntos emprenden un viaje a Memphis en el que intentarán superar las tragedias que han arruinado sus vidas.

Como a mí, a Dahan le fascina, el paisaje rural estadounidense, la ética y estética del perdedor y la iconografía de la road movie. Eso queda claro al ver su película, un dramón que, afortunadamente, no carga las tintas lacrimogenas y prefiere exagerar en las soluciones estéticas. Sin vergüenza encadena recursos visuales desfasados, grandilocuentes o directamente kitsch (mezcla de animación anticuada con imagen real, fuegos artificiales de fondo, un jardin iluminado con luces fluorescentes como un videoclip de los 80 o habitaciones de motel con unas imaginarias cristaleras que nos permiten ver desde la calle lo que pasa en el interior).

Lo que mejor funciona es el viaje como metáfora de cambio, el uso del paisaje como un personaje más, la imprevisibilidad de los encuentros de los protagonistas con almas perdidas y que Zellweger evita todos los mohines y tics. Mención especial merece Whitaker, un actor que siempre llena la pantalla con su presencia y buen hacer.

No hay comentarios: