viernes, 30 de septiembre de 2011

LOS AMOS DE BROOKLYN (2009) -BROOKLYN´S FINEST-


CONVENCIONAL Y CARENTE DE GARRA

CALIFICACION: 2/5

Estados Unidos, 2009.- 132 minutos.- Director: Antoine Fuqua.- Intérpretes: Richard Gere, Don Cheadle, Ethan Hawke, Wesley Snipes, Jesse Williams, Lili Taylor, Ellen Barkin, Will Patton.- POLICIACO.- Ya la hemos visto muchas veces y con mejores resultados. Sin ser despreciable y resultando recomendable para aficionados al policiaco (un género cada vez menos presente en nuestras salas), queda claro que con estos mimbres se podían haber obtenido muchos mejores resultados.
Tres policías, que no se conocen y que han seguido carreras muy diferentes, coinciden en una multitudinaria redada en la zona más peligrosa de Brooklyn. Eddie es un hombre honrado pero autodestructivo que ha perdido el respeto de sus compañeros. Sal ha caído en la corrupción y se siente culpable porque ha asesinado por dinero a un traficante. Finalmente, Tango, que trabaja infiltrado en un caso de tráfico de drogas, se verá obligado a traicionar a Caz, un traficante que se ha convertido en su mejor amigo.

De las tres historias, sin duda, la mas conseguida es la del infiltrado ya que Don Cheadle le da una dimensión trágica a su personaje muy de agradecer. Las fronteras entre los buenos y los malos se difuminan, constante del género, y acaba contando exclusivamente las afinidades personales con un Wesley Snipes, que obtuvo un permiso especial para salir de la carcel donde se encontraba en 2009 por evasión de impuestos.

Hawke consigue que podamos llegar a entender a un policia tan corrupto como atormentado. Por su parte, Gere (cuya interpretación ha sido incomprensiblemente bien recibida porque sigue actuando tan mal como siempre, limitándose a abrir y cerrar los ojos como zenit del registro actoral) da vida al personaje más incomprensible por mal dibujado. Sin embargo, su presencia física –adoro a este hombre y su elección de papeles- puede con todo.

Elogiar, de todos modos, su intento de hacer cine adulto en un contexto hollywoodiense concebido para un público menor de 25 años.

No hay comentarios: