viernes, 26 de agosto de 2011

CONVENCION EN CEDAR RAPIDS -2011- (CEDAR RAPIDS)



LA VIDA AMERICANA ACTUAL EN TODA SU CRUDEZA

CALIFICACIÓN: 3/5

Estados Unidos, 2011.- 86 minutos.- Director: Miguel Arteta.- Intérpretes: Ed Helms, John C. Reilly, Anne Heche, Isiah Whitlock Jr., Sigourney Weaver.- COMEDIA DRAMATICA.- Tiene apariencia de comedia y, de hecho, provoca más de una carcajada en su descripción de las ridículas situaciones a las que conduce la forma de vida en los actuales Estados Unidos, especialmente en lo que hace referencia al mundo laboral.
Podríamos hablar de El apartamento del siglo XXI, pero el clásico de Billy Wilder de 1960 era cine comercial puro y duro, producido con los mejores medios económicos y artísticos, perfectamente publicitado y distribuido y triunfador de los Oscars. Sin embargo, el film que nos ocupa es cine residual, hecho con 4 duros, sin estrellas y negligentemente publicitado y distribuido. Esta diferencia abismal es sintomática de los tiempos (cinematográficos y globales) que nos ha tocado vivir donde el cine sobre temas serios no interesa o se cree que no interesa al público en general.

Comedia sobre un grupo de vendedores de seguros que intentarán aprovechar una convención anual en Cedar Rapids (Iowa) para escapar de sus rutinarias vidas, algo así como ir a Las Vegas, pero con campos de maíz.

Concisa y sin grandilocuencias, Arteta (The Good girl) reflexiona sobre las relaciones laborales en un país donde las empresas exigen dedicación absoluta los trabajadores y que éstos tengan una vida privada acorde con los principios morales y religiosos de la compañía, aunque, en realidad los propietarios y dirigentes de la misma tengan comportamientos amorales y corruptos.

Tambien pone el dedo en la llaga en referencia a un pensamiento único impuesto por el sistema capitalista democrático estadounidenses, ideología que parece buscar el bienestar del individuo (eliminación de vicios, pulsiones, hábitos perjudiciales) pero que es tan totalitario en sus resultados como otros regímenes tildados de fascistas. Y lo peor de todo es que los individuos afectados creen que es lo mejor para ellos mismos y, lo que es peor, que son ellos los que han decidido libremente esa manera de actuar,vivir y sentir. Por ello, la ingenuidad de muchos estadounidenses queda en el punto de mira de este loable film puramente indie.

La dirección de Arteta es funcional y está al servicio del guión, verdadera estrella de la función, perfectamente sazonada por un elenco actoral magnífico en el que destaca un inconmensurable John C. Reilly





No hay comentarios: