viernes, 26 de agosto de 2011

BETTY ANNE WATERS (CONVICTION) -2011-


COMO HACER INTERESANTE UN GENERO AGOTADO

CALIFICACION: 2,5/5


Estados Unidos, 2011.- 103 minutos.- Director: Tony Goldwyn.- Intérpretes: Hilary Swank, Sam Rockwell, Juliette Lewis, Ari Graynor, Minnie Driver, Clea DuVall, Melissa Leo, Peter Gallagher.- DRAMA.- Un film sólido y convincente que no apura completamente todas las posibilidades de un guión que intenta dar un nuevo giro al manido género judicial presentando unos personajes principales con matices distintos a los habituales y enfocando la trama en cómo afectan los hechos descritos a las vidas cotidianas de ciudadanos anónimos y humildes.

Betty Anne Waters es un auténtico ejemplo de estoicismo, solidaridad y entrega. En 2001, su hermano Kenny fue puesto en libertad tras haber pasado 18 años en la cárcel de Walpole por un asesinato que no había cometido. Por aquel entonces, Betty Anne, que trabajaba como camarera en un bar, era una mujer de 28 años divorciada y con dos hijos. Cuando su hermano fue condenado a cadena perpetua, absolutamente convencida de su inocencia, se puso a estudiar derecho, terminó la carrera en un tiempo récord y se convirtió en su representante legal. Tras muchas dificultades, logró que lo exculparan gracias a un análisis de ADN que demostró que él no había sido la persona que en 1983 había asestado treinta puñaladas a Katharina Brow.

La cinta evita casi siempre el dramatismo exacerbado y la lágrima fácil y sólo en contadas ocasiones cae en el sentimentalismo. A ello colabora, decididamente, además del mencionado guión, el trabajo de los actores (todos excelentes, incluida una Minnie Driver que parece haber reverdecido laureles con su nueva etapa como secundaria de lujo) que y una dirección que no intenta subrayar con efectos un drama humano que no los necesita.






--

1 comentario:

inma dijo...

ok, voy a verla, como no me guste prepárate, no entro más en el blog, llevo una temporada que no doy ni una, y ya no cuela ni el carnet de estudiante...