lunes, 4 de julio de 2011

HANNA (2011)


TAN IRREGULAR COMO CURIOSA

CALIFICACION: 2,5/
5

Estados Unidos, 2011.- 122 minutos.- Director: Joe Wright.- Intérpretes: Saoirse Ronan, Eric Bana, Cate Blanchett, Tom Hollander, Olivia Williams.- DRAMA DE ACCION.-

Nuevo giro en la carrera de Wright que parecía especializado en el drama de época, de hecho su nuevo film para 2012 es Anna Karenina, tras sus dos primeros films Orgullo y prejuicio y Expiación. Tras rodar en 2009 el fallido drama contemporáneo y urbano El solista, se atreve con la acción. El resultado es desconcertante, irregular y otra vez fallido, pero también perspicaz, curioso y personal.

Hanna no es una chica común. Criada por su padre, un ex-agente de la CIA en lo más lejano de Finlandia, ella tiene la fuerza, la resistencia y el instinto agudo de un soldado. Enviada por su padre al mundo en una misión, Hanna viaja a hurtadillas por África del Norte y Europa mientras elude a agentes y matones clandestinos que responden a las órdenes de una despiadada espía.

Hay varias películas dentro de Hanna y no todas funcionan a la misma altura. Empieza como un interesante film casi antropológico sobre una niña que se ha criado totalmente aislada de la civilización y sus conocimientos del mundo se circunscribe a los libros. Luego parece convertirse en un convencional trama de espionaje que parece el eje central de argumento. Pero sólo es un espejismo.

A partir de la salida al mundo exterior de la protagonista la cinta se centra en lo que realmente le interesa a sus creadores. Y no es fácil descubrir qué es. Si el espectador no está fresco ese día, toda la segunda mitad de la película le puede parecer una estupidez supina sin sentido alguno, ya que parece toda ella una digresión con respecto al supuesto tema central. El tema del film es la educación y los errores de los padres y los gobiernos. A saber: educación demasiado teórica sin conexión con la realidad, castración de las emociones por un excesivo pragmatismo y la inexperiencia sino estupidez de los padres.

Esa es la razón de ser de la presencia de la familia americana de vida alternativa con hija malcriada, las digresiones en el viaje por España (repleto de tópicos y errores, una vez más) y el énfasis en lo agresivo que resultan los elementos cotidianos para Hana, mucho más peligrosos que los asesinos que quieren darle caza.

Wright aporta un trabajo a la altura de un discutible guión tan anómalo como la protagonista.

No hay comentarios: