jueves, 9 de junio de 2011

X-MEN PRIMERA GENERACION (X-MEN: FIRST CLASS) -2011-




NO HAY MEJOR MUNDO FANTASTICO QUE EL DE LA ICONOGRAFIA CINEMATOGRAFICA.

CALIFICACION: 3/5


X-men: First class.- Estados Unidos, 2011.- 131 minutos.- Director: Matthew Vaughn.- Intérpretes: James McAvoy, Michael Fassbender, Kevin Bacon, January Jones, Rose Byrne, Oliver Platt, Jennifer Lawrence, Rade Serbedzija, Michael Ironside- COMIC FANTASTICO.-

Una auténtica gozada y la prueba fehaciente de que el cine no necesita recurrir a mundos fantásticos paralelos para maravillar al espectador. De hecho, hacerlo supone, en ocasiones, un menosprecio al arte cinematográfico y su autonomía y una falta de confianza en sus propias posibilidades.

Simplemente navegando en su iconografía pretérita, en los géneros y subgéneros cinematográficos y en los universos estéticos de décadas pasadas tiene más que suficiente para convertirse en un espectáculo total y una indudable fuente de diversión que es a lo que, fundamentalmente debe aspirar el cine comercial.

Comienzo de la saga de los X-Men. "X-Men: Primera Generación" cuenta una historia secreta que afecta a conocidos acontecimientos mundiales. Antes de que los mutantes se mostraran al mundo, y antes de que cambiaran sus nombres por los de Profesor X y Magneto, Charles Xavier y Erik Lehnsherr eran dos jóvenes que descubrían sus poderes. No había animadversión alguna entre ellos, sino que al principio les unía una sincera amistad y decidieron trabajar juntos y crear un grupo de mutantes para evitar el Armagedón nuclear. Fue entonces cuando una enorme brecha se abrió entre ellos y supuso el comienzo de la eterna guerra entre la hermandad de Magneto y los X-Men del Profesor X.

Los dos primeros tercios del film son una celebración del componente lúdico-festivo y de evasión del cinematógrafo. Como bien señala Jordi Costa en su crítica la cinta es “Un espectáculo dominado por un sentido lúdico que pulveriza todo recuerdo de la pomposidad modelo Christopher Nolan”. Estamos en las antípodas de Origen, film no despreciable pero que se acaba convirtiéndose en anti-cine (al menos lo que yo entiendo que debe ser el cine –una ventana al mundo, a través de una trama y sus personajes, con el objetivo de emocionar y divertir, en el sentido más amplio posible de estas dos acepciones) por su obsesión en retorcer y alargar ad nauseum un farragoso, estéril y finalmente, incongruente, juego mental, que no intelectual.

Los territorios míticos creados o fagotizados por la industria de Hollywood, especialmente durante los años 50 y 60, son el marco espacio-temporal y visual en el que se desarrolla gran parte de la historia. Desde la aventura en clave bondiana con multitud de localizaciones en los rincones más bellos de mundo y malvados glamourosos, pasando por las tramas de espionaje de la fría Centroeuropa, la guerra fría y el pánico nuclear, los campos de concentración nazis, la persecución de ex nazis en el cono sur, el mundo del juego y la prostitución en Las Vegas, el ambiente estudiantil de Oxford o la cultura popular de los jóvenes, entre otras, todos tienen cabida en un vigoroso guión (que da, sin lugar a dudas, para una magnífica serie de TV) con un ritmo frenético pero no atolondrado. Si a eso sumamos la capacidad de inventiva visual desplegada por el autor de las deslumbrantes Layer Cake, Stardust y, en menor medida, Kick Ass, estamos ante una buena película comercial que podría haber sido genial si en el último tercio no se hubiera decantado por un narrativa más convencional que no rutinaria, como peaje al género dominante al que pertenece.

Porque sí, después de más de una década de ingente expotación, podemos decir que el género por antonomasia del Hollywood del nuevo milenio es el comic cinematográfico. Al igual que en los años 40 y 50, las pantallas se plagaron de westerns, de los que ahora se recuerdan los más vigorosos y/o rompedores con sus propias constantes, X-Men: Primera generación será recordado en el futuro como una de las mejores muestras del género.

2 comentarios:

Medusa dijo...

Aún sin haber visto ningún anticipo interesante intuía que esta peli valía la pena.
Como vos comentas, la iconografía resulta poderosa, pero también la historia es sólida, entretenida, los personajes son atractivos, solo me quejo un poco de la extensión.
Cada vez me gusta más James McAvoy! a quien sinceramente solo conocía por Wanted, con Angelina Jolie, y recientemente vi en el filme histórico de Robert Redford, The Conspirator, interpretando un personaje distinto a estos dos filmes de acción.
Y volviendo a X Men- First Class, creo que goza de los mejores elementos de su género y resulta en un disfrute visual del mejor cine de entretenimiento.

Medusa dijo...

Aún sin haber visto ningún anticipo interesante intuía que esta peli valía la pena.
Como vos comentas, la iconografía resulta poderosa, pero también la historia es sólida, entretenida, los personajes son atractivos, solo me quejo un poco de la extensión.
Cada vez me gusta más James McAvoy! a quien sinceramente solo conocía por Wanted, con Angelina Jolie, y recientemente vi en el filme histórico de Robert Redford, The Conspirator, interpretando un personaje distinto a estos dos filmes de acción.
Y volviendo a X Men- First Class, creo que goza de los mejores elementos de su género y resulta en un disfrute visual del mejor cine de entretenimiento.