jueves, 31 de marzo de 2011

SUCKER PUNCH -2011-


EL SUEÑO HÚMEDO DE UN ADOLESCENTE DEL SIGLO XXI

CALIFICACION: 2/5

Estados Unidos, 2010.- 103 minutos.- Director: Zack Snyder.- Intérpretes: Emily Browning, Vanessa Hudgens, Abbie Cornish, Jena Malone, Jamie Chung, Carla Gugino, Jon Hamm, Scott Glenn.- THRILLER FANTASTICO.- Una propuesta tan estimulante y loable como fallida y, lo más imperdonable, aburrida al caer de manera flagrante en la rutina.

Snyder patina en su primer film basado en un guión propio, un libreto que se convierte en una especie de batiburrillo de los principales referentes de la cultura popular que fascina a las nuevas generaciones.

Ambientada en los años 50. Una chica es internada por su padrastro en una institución psiquiátrica para que le practiquen una lobotomía. Mientras espera, su imaginación crea una realidad alternativa que podría salvarla de su dramática situación. A partir de ahí, la joven comienza a preparar su fuga, cuyo éxito depende del robo de cinco objetos.

Técnicamente perfecta y visualmente fascinante (aunque nada novedosa), es en la dirección y, especialmente, en el guión donde encontramos los principales defectos. Nada más empezar el espectador mínimamente avezado notará que algo falla. Fue pasado más de un minuto cuando me di cuenta de que no estaba ante un tráiler de un próximo estreno sino del arranque de un film. Mal augurio.

El resto de la película aparece ante el espectador como una sucesión de avances y secuencias de otras películas sin demasiada sucesión de continuidad y con poco o nulo sentido o lógica. Además, una vez planteado el juego de espejos, queda poco espacio para la sorpresa o la salida de tono. Más locura le hubiera venido muy bien al film, ya que la solidez narrativa queda descartada desde el principio.
Sin embargo, si analizamos detalladamente el guión, aparecen una serie de hallazgos, a los cuales llega Snyder de manera ¿consciente o inconsciente? Por un lado, tiene bemoles que la protagonista (para huir del ambiente de un manicomio donde va a ser lobotomizada y, posiblemente, violada) decida imaginar que está en otro lugar, supuestamente menos agresivo: un night club burlesque donde las chicas son prostituidas ¿!¡?

Por otro lado, es revelador que la prota, para enfrentarse a una situación límite de exigencia que no sabe si va a poder cumplir, huya a los paraísos artificiales de muchos adolescentes actuales: videojuegos, fantasías orientales, literatura fantástica o odisea espacial.

Finalmente, el largo monologo final parece tener cierta trascendencia, aunque el que suscribe reconoce que no llegó a entender muy bien ni lo que se quería decir, ni de que manera se infiere todo ello de lo narrado anteriormente

No hay comentarios: