jueves, 20 de enero de 2011

AMOR Y OTRAS DROGAS (LOVE AND OTHER DRUGS) -2010-


GOZOSA ANOMALÍA

CALIFICACIÓN: 2,5/5


Estados Unidos, 2010.- 113 minutos.- Director: Edward Zwick.- Intérpretes: Jake Gyllenhaal, Anne Hathaway, Hank Azaria, Oliver Platt, George Segal. TRAGICOMEDIA.-

Ante todo, no estamos ante una buena película, no nos llevemos a engaño. Los notables méritos de este film no provienen de su calidad intrínseca.

Lo que hace destacable a este film es lo que tiene de anomalía con respecto a la aburrida, mimética y repetitiva producción de género romántico con la que Hollywood nos bombardea semana sí, semana también.

Por un lado, sorprende, y no es un dato baladí, la ingente cantidad de desnudos de la pareja de estrellas protagonista que incluye la cinta. Si la semana pasada decíamos que Peter Weir, al rodar con grandes planos generales su film Camino a la libertad, estaba incurriendo en un acto de rebeldía contra la tendencia general; Zwick hace lo mismo contra una industria cada vez tan pacata, puritana e hipócrita como la sociedad de la que surge. No son nunca desnudos gratuitos, simplemente en una historia sobre el deseo sexual y el amor son absolutamente necesarios.

Además, nos ahorramos la vergüenza ajena de contemplar la típica escena de la chica yendo al baño enrollada como una momia con la sábana (¿alguien se cubre el cuerpo después de echar un polvo?)

Por otro lado, es de agradecer que, en lugar del típico pastel que sigue paso a paso lo que el público espera (la gente despotricaba a la salida por lo rara que era la película y me preguntó ¿qué interés tiene ir al cine a ver lo de siempre…otra vez?) estemos ante una bella y auténtica historia de amor donde el conflicto no viene por algún burgués malentendido sino por un dilema moral auténtico: amar y convivir o no con una persona enferma que va a ir a peor.

Además, el verdadero tema del film son las tácticas mafiosas de las farmacéuticas para vender productos que la gente no necesita con el beneplácito y colaboración de médicos corruptos.
No todo son buenas noticias. El film parece deambular sin rumbo fijo durante gran parte del metraje, saltando del drama más intenso a la comedia más grotesca sin solución de continuidad y sin encontrar nunca el tono adecuado. Otro problema es las concesiones a la comercialidad, con los típicos gestos chorras americanos que, no por reales, dejan de ser estúpidos para el espectador europeo.

Por otro lado, Gyllenhaal está demasiado sobreactuado. Todo lo contrario que una maravillosa Hathaway que pone toda la carne en el asador (a veces, literalmente) en un papel al estilo de las heroinas alternativas del cine de los 60-70 (Recordemos la Sandy Dennis de Dulce Noviembre). Esperemos que consiga una merecida nominación al Oscar.

Maggie es una mujer independiente que ha decidido vivir sin ataduras. Pero conoce a Jamie, un joven cuyo irresistible encanto funciona no sólo con las mujeres, sino también dentro del despiadado mundo de las ventas farmacéuticas. La relación entre Maggie y Jamie, para sorpresa de ambos, desemboca en amor. El film se basa en una historia real: la de Jamie Reidy, un vendedor de Pfizer -empresa farmacéutica que puso a la venta la Viagra- que sacó a la luz algunas de las prácticas de las compañías farmacéuticas.

3 comentarios:

José Antonio López Rastoll dijo...

Hola Luis,

Siempre una delicia asomarme a esta ventana de cine.

No he visto la cinta, pensé que sería otra chorrada romántica de los americanos. El tema de las farmacéuticas me seduce, no creas, pero los desnudos... donde se ponga al Bigas Luna de antes.

Un abrazo.

Harold y Maude dijo...

Hola José Antonio

Gracias por seguir este blog, eso da sentido al esfuerzo de seguir actualizándolo.

La peli no es una maravilla pero es curiosa y los desnudos los destaco porque no es normal que una princesita del Hollywood actual como Hathaway se despelote cada dos por tres.

Por mi trabajo me paso todo el día con estadounidenses y valoro las pelis americanas que van contracorriente, una corriente dominante en ese país alucinante para cualquier europeo, por cierto...

Un abrazo

Harold y Maude dijo...

Hola José Antonio

Gracias por seguir este blog, eso da sentido al esfuerzo de seguir actualizándolo.

La peli no es una maravilla pero es curiosa y los desnudos los destaco porque no es normal que una princesita del Hollywood actual como Hathaway se despelote cada dos por tres.

Por mi trabajo me paso todo el día con estadounidenses y valoro las pelis americanas que van contracorriente, una corriente dominante en ese país alucinante para cualquier europeo, por cierto...

Un abrazo