viernes, 1 de octubre de 2010

"EL GRAN VAZQUEZ" -2010-


UN CARADURA CONTRA LA INJUSTICIA

España, 2010.- 106 minutos.- Director: Óscar Aibar.- Intérpretes: Santiago Segura, Álex Angulo, Manolo Solo, Mercè Llorens, Enrique Villén, Jesús Guzmán, Pere Ponce.-BIOGRAFIA COMICA.-

Una sugerente propuesta del cine español que, a pesar de sus limitaciones, subrayados y reiteraciones, resulta estimable por su capacidad evocativa y lúdica, falta de maniqueísmo y lucidez a la hora de diseccionar la hipocresía social y la mezquindad que todo lo atrapa en su deseo de uniformidad y revancha contra cualquiera que intente escapar al destino del hombre del traje gris, prototipo perfecto del sistema.

Biopic del dibujante de cómics español Manuel Vázquez (Madrid, 1930-Barcelona, 1995), creador de famosos tebeos para la mítica editorial Bruguera como "La familia Cebolleta", “Las hermanas Gilda” o "Anacleto, agente secreto". Barcelona, años 60. Vazquez disfruta de lo que quiere cuando quiere, no paga nada, esquiva con ingenio a sus acreedores, burla y tima a sus jefes y se casa alegremente coleccionando una familia tras otra. Hasta que un gris contable de su editorial decide que debe pasar por el aro como todo hijo de vecino.

Para cualquiera que pasará las largas tardes veraniegas de la infancia devorando a los personajes de Vázquez, Ibañez, Escobar (siempre he detestado a Zipi y Zape, pero bueno, también son historia del comic español) o Jan, entre otros, este film tiene la capacidad de retrotraernos a aquel tiempo de inocencia y despreocupación, a través de una estética de cómic español menos subrayada pero más creíble que la del film de Mortadelo y Filemón.

Pero el gran éxito de la cinta es convertir en héroe urbano a Vazquez sin hacer una hagiografía, ni mucho menos, del personaje. Su heroicidad no radica en sus virtudes sino en su cruzada contra la mezquindad, la envidia, la mediocridad que radica en los seres humanos grises que no aceptan la genialidad y excepcionalidad de otros y, por tanto, usan las armas que el sistema pone a su alcance (en este caso acentuadas por tratarse de una dictadura fascista) para destruirlos o anularlos.

La conversación sobre los derechos de autoría que se apropian burócratas incapaces –literalmente- de dibujar una escoba es paradigmática. Aunque sin duda, el mejor dialogo al respecto es el que tienen Segura y su mujer Llorens en la que ésta le reprocha que se cree más listo que nadie y que piensa que “los demás son gilipollas porque se matan a trabajar para poder pasar unas mini vacaciones de mierda en verano”. Ahí está la tesis del film y sobran más palabras.

Finalmente decir que Segura no logra librarse del personaje que él mismo ha creado y con el que nos machaca cuando está promocionando una nueva película. Por tanto, desde la guapísima Llorens, como Angulo y Villén superan con creces al creador de Torrente.

No hay comentarios: